Módulos Temas Día

Demasiado inflada esa pelota, por Iván Alonso

“El mundial solamente tendrá un efecto positivo en el PBI en la medida en la que genere actividades que de otra manera no se darían, extendiendo, por así decirlo, el circuito económico”.

Iván Alonso Economista

mundial economía

(Ilustración: Giovanni Tazza)

"Sería realmente sorprendente que un evento aislado y temporal como el mundial tuviera un impacto duradero en la marcha de la economía". (Ilustración: Giovanni Tazza)

Para la mayoría de analistas económicos, la clasificación del Perú al mundial tendrá un impacto significativo en el crecimiento del presente año. Piense usted nomás en la venta de televisores y en todo el impulso que eso puede dar a los gastos de consumo, que son, de lejos, el principal componente del Producto Bruto Interno (PBI). 

Ahora saque lápiz y papel, y piénselo de nuevo. ¿Cuánto pueden sumar esos gastos de consumo? Si seis millones de familias, es decir, todo el Perú, compraran un televisor de 1,200 soles cada una, el gasto total sumaría alrededor de 1% del PBI. Un supuesto más realista sería que apenas una familia de cada dos comprará un televisor nuevo o una de cada tres, y eso todavía es mucho. Las ventas de televisores para ver los partidos del mundial no pueden sumar más de un tercio del uno por ciento del PBI

El efecto neto en el consumo es menor aún. ¿De dónde saldrá la plata para comprar tanto televisor? En parte, de las otras cosas que la gente dejará de comprar. Se venderán menos carros, menos muebles, menos refrigeradoras. Es verdad que uno puede comprar el televisor al crédito. Pero el crédito de consumo tampoco se puede estirar ilimitadamente porque la fuente de pago es una sola –los ingresos de la gente–, lo que quiere decir que habrá menos financiamiento para la venta de carros, muebles y refrigeradoras. 

Sin duda, el mundial impulsará también otros gastos de consumo. Aumentarán, por ejemplo, las ventas de pasajes aéreos y las reuniones dentro o fuera de casa para ver jugar a la selección. Pero el efecto neto siempre será menor porque, al mismo tiempo, disminuirá el consumo de otras cosas que no están relacionadas con el mundial.  

¿Cuántos peruanos irán a Rusia? Digamos que sean diez mil, de los cuales cinco mil simplemente estarán cambiando un destino por otro. Si no fuera por el mundial, irían a Miami o a Machu Picchu. Y la parrillada que usted iba a hacer el domingo, la hará entre semana, el día del partido, y se tomará ahí los vinos. Cambia la composición de los gastos de consumo, pero no necesariamente el gasto total.  

El mundial solamente tendrá un efecto positivo en el PBI en la medida en la que genere actividades que de otra manera no se darían, extendiendo, por así decirlo, el circuito económico. Si usted deja de comprar una chompa para ir con esa plata a ver el partido en un bar, su gasto de consumo es el mismo; el consumo total en la economía también es el mismo. Pero si el dueño del bar va y se compra esa chompa con la plata que usted le ha pagado, el gasto total sí aumenta. Usted ha sustituido un gasto por otro, pero al incorporarse el dueño del bar al circuito económico reaparece la demanda para el producto cuyo consumo había sido relegado. La economía produce ahora una chompa y además un servicio de atención en el bar. 

El aumento de la producción, sin embargo, es efímero. Terminado el mundial, las cosas regresarán a la normalidad. El bar volverá a estar tan lleno o tan vacío como solía estar antes. O quizás más vacío. Probablemente los futboleros que pasaron allí algunas tardes de invierno no celebren este año el día de la canción criolla. 

Sería realmente sorprendente que un evento aislado y temporal como el mundial tuviera un impacto duradero en la marcha de la economía. Suficiente con la ilusión de pasar a octavos de final y ojalá a cuartos.

Tags Relacionados:

Economía

Mundial Rusia 2018

Leer comentarios ()

Subir
Ir a portada