(Foto: GEC)
(Foto: GEC)
Alexander Villarroel Zurita

Este lunes finalmente se conoció la salida del fiscal supremo de la Fiscalía de la Nación. El titular del Ministerio Público, quien renunciará al cargo este martes ante la Junta de Fiscales Supremos, asumió funciones a finales de julio del año pasado, en reemplazo de su colega Pablo Sánchez Velarde (2015-2018).

La salida de Pedro Chávarry de la fiscalía se da en medio de cuestionamientos por ser sindicado como presunto integrante de la organización criminal Los Cuellos Blancos del Puerto.



No obstante, también es acusado de obstruir investigaciones fiscales seguidas contra la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori.

Sin embargo, Pedro Chávarry no es el primer fiscal de la Nación con serios cuestionamientos, los cuales desencadenaron sus salidas de la institución.

A continuación, un recuento por casos como los de la fiscal Nélida Colán o Carlos Ramos Heredia.

1. Blanca Nélida Colán
Una sala penal especial de la Corte Suprema condenó a la ex fiscal de la Nación (1992-1997) a 10 años de prisión en enero del 2003 por los delitos de enriquecimiento ilícito, encubrimiento personal y omisión de denuncia por sus vínculos con Vladimiro Montesinos, quien fuera asesor del ex presidente Alberto Fujimori (1990-2000).

En el fallo se estableció que Colán, en la época que manejaba la Fiscalía de la Nación, adquirió una residencia de casi mil metros cuadrados en La Molina, con dinero proveniente de la corrupción.

La sentenciada nunca pudo demostrar cómo hizo para financiar la compra del inmueble, tasado en US$750 mil. El sueldo que ella tenía en la fiscalía no era suficiente para desembolsar los US$4.182 que demandaba el pago mensual de la casa.

Colán Maguiño permaneció recluida durante seis años en el penal de Mujeres de Chorrillos hasta que el 8 de enero del 2008 la Sala Penal Especial de la Corte Suprema ordenara su excarcelación.

Por dos votos contra uno, dicho tribunal concedió a la otrora todopoderosa fiscal del régimen fujimorista el beneficio de la semilibertad por haber cumplido los dos tercios de su condena de diez años de prisión.

2. Miguel Aljovín Swayne
El ex fiscal de la Nación juró en el cargo el 24 de enero de 1997, en reemplazo de Blanca Nélida Colán, y lo ejerció durante tres años.

El 16 de mayo del 2001 el Congreso lo denunció por los delitos de omisión, rehusamiento de los actos funcionales, cohecho propio, encubrimiento personal y omisión de ejercicio de la acción penal en agravio del Estado, por haber archivado en el 2000 la investigación a Montesinos por enriquecimiento ilícito a raíz del hallazgo de una cuenta corriente en el Banco Wiese por US$2 millones.

Aljovín admitió haber visitado el SIN en dos oportunidades. “Sabía quién era Montesinos, aunque no sabía la magnitud del poder que ejercía; tenía un conocimiento de ello, mas no tan profundo”, dijo el ex fiscal.

En setiembre del 2003 ratificó su inocencia y repitió que nunca recibió dinero ni regalos del siniestro 'Doc'. Después de estar en la clandestinidad, falleció el 11 de marzo del 2005.

3. Carlos Ramos Heredia
Un rosario de cuestionamientos ha pesado contra Ramos Heredia, incluso antes de su elección como fiscal de la Nación el 9 de abril del 2014.

En ese entonces, por ejemplo, al ser elegido por la Junta de Fiscales Supremos, tenía dos denuncias ─luego vendrían otras más─ ante el Consejo Nacional de la Magistratura por su actuación como jefe de Control Interno en las investigaciones sobre el Caso Áncash.

Ya para el 13 de mayo de 2015, Ramos Heredia pasó a la historia como el primer fiscal de la Nación en ser destituido del cargo desde la creación del Ministerio Público en 1981. Meses antes había sido suspendido en lo que duraban las investigaciones.

El pleno del CNM finalmente lo halló responsable de “grave inconducta funcional” por tres casos de corrupción en el norte del país vinculados con el ex presidente regional de Áncash César Álvarez.

4. Pedro Gonzalo Chávarry
El renunciante fiscal de la Nación juró -contra todo pronóstico- al cargo el 20 de julio del 2018. Diversas voces, incluso desde el Ejecutivo y el propio Ministerio Público, habían solicitado entonces que se suspenda la ceremonia de juramentación hasta que se aclare su situación.

Todo ello luego de que Pedro Chávarry se viera comprometido en unos audios que revelaron irregularidades en el sistema de justicia. Los denominados CNM Audios.

Desde entonces solo se generó una crisis al interior del Ministerio Público, la misma que alcanzó su punto máximo en enero al conocerse su decisión de remover a los fiscales Rafael Vela y José Domingo Pérez del Equipo Especial del Caso Lava Jato.

Una medida que ─ante la presión─ tuvo que ser descartada por él mismo.

El fiscal de la Nación ha sido sindicado como miembro de la organización criminal Los Cuellos Blancos del Puerto. Pese a los pedidos, hasta el momento no puede ser investigado por este caso debido a su investidura.

También existe una denuncia penal contra un funcionario del ex Consejo Nacional de la Magistratura, por el caso de una presunta alteración en sus notas en su proceso de ratificación como fiscal supremo.

TAGS RELACIONADOS