(Foto: CEOForumLeadership)
(Foto: CEOForumLeadership)
Claudia Inga Martínez

En su última entrevista como gerente general de en el Perú –tras cinco años de gestión– Juan Gabriel Reyes conversa con Día1 sobre la evolución de la empresa y el mercado durante su gestión, hacia dónde apunta el sector y cómo están trabajando
para adecuarse a los nuevos requerimientos de etiquetado en el marco de la .

El ejecutivo estará en la operación peruana de la transnacional hasta el 1 de setiembre; para luego pasar a dirigir otra operación de la gigante en el extranjero.

Durante este quinquenio, ¿cuáles son los cambios más importantes que ha visto en el sector?
Ha sido un período en el que hemos pasado algunos vaivenes económicos en el país, sorteándolos todos de la mejor manera. En el 2014, finalizó el crecimiento a doble dígito y, con el enfriamiento regional, pasó a niveles de 4% y 6% como compañía, en los últimos años. Ante ello, lo importante fue cómo se ha logrado enfrentar este tema.

¿Cómo hicieron para hacer frente a esa coyuntura? ¿Está satisfecho?
Hemos maximizado nuestra operación para obtener crecimientos rentables. La salud de una empresa está en la rentabilidad, porque permite reinvertir en las marcas. Hemos tenido un crecimiento acorde con las expectativas.

No a los niveles de hace siete años, pero estamos satisfechos con la compañía. Ganamos continuamente puntos de mercado en la mayoría de categorías, un buen indicador de que hemos hecho las cosas mejor que la competencia.

¿Cuál es el tamaño que Nestlé ha alcanzado en el país? ¿Qué participación de mercado han captado en total?
A nivel de tamaño, en el Perú hay jugadores más grandes que nosotros, como Alicorp y Gloria, con productos básicos de la canasta familiar, como aceites, pastas o leche, en cada caso.

No obstante, nosotros tenemos liderazgos importantes en bebidas nutritivas como Milo, con el 90% de ‘market share’; café, con casi el 70% del mercado; o en chocolate, con más del 50%. En panetones, donde existe una gran atomización de marcas, alcanzamos el 40%, con un crecimiento de siete puntos de participación. En helados somos los líderes absolutos con el 80% . Como empresa, tenemos una buena salud.

¿En qué rubros aún les falta consolidarse?
Estamos participando también en segmentos más saludables, como galletas funcionales con la marca Fitness. En esta categoría tenemos el 5%, donde hay casi cinco ‘players’ que se disputan los grandes volúmenes.

Por el lado de leche, por ejemplo, somos el segundo jugador, pero distante. Gloria es la líder. Es una categoría importante en la que tenemos el 15% del mercado y con la que estamos trabajando en algunos desarrollos.

¿Se vienen nuevos productos?
Estamos trabajando en varias opciones. Aunque es una categoría muy comoditizada, hemos hecho el lanzamiento de una nueva fórmula infantil como leche evaporada, que permite que este tipo de producto tenga un precio más accesible para los consumidores de ingresos más bajos, ya que las fórmulas suelen tener un precio elevado.

Hablando del sector lácteo, ¿cuán complicado fue para Nestlé afrontar la crisis que se vivió en este sector (por el caso Pura Vida) el año pasado?
Hubo temas semánticos de lo que era o no era leche, que despertaron la desconfianza del consumidor y se generó una crisis. Como sector, tenemos que ir recuperando la confianza con productos de alta calidad y cumpliendo con los estándares. Todos lo sentimos: la categoría arrastra un decrecimiento en los últimos dos años, ha estado golpeada.

¿A qué se debe? ¿el consumidor está migrando hacia otros productos?
Así es, el consumidor va migrando a nuevos tipos de productos y quiere saber más de ellos. En cuanto a los lácteos, busca también nuevas opciones. Se trata de una categoría que tiene muchos años, pero que se seguirá estancando porque en el camino están surgiendo nuevos nichos de productos, por ejemplo, las bebidas ‘ready to drink’ (listos para beber) y sustitutos. Por nuestro lado, hemos incursionado hace un par de meses con Milo en las ‘ready to drink’ en TetraPak (para lonchera) .

¿Esa estrategia se podría extender a otras categorías?
Sí, empezamos con Milo y vamos a extenderla a otras marcas de nuestro portafolio. Hemos apuntado a utilizar la leche que recolectamos a través de formatos en TetraPak. Nuestro rol como compañía es responder a las diferentes intenciones de consumo de los clientes. Aunque algunas categorías no están creciendo, hay subsegmentos que sí se expanden a doble dígito.

Hace un mes se aprobaron los octógonos para el nuevo etiquetado, ¿cómo se está adaptando Nestlé Perú a ello y, en general, a la Ley de Alimentación Saludable?
Nosotros saludamos la implementación de la Ley de Alimentación Saludable. El Gobierno decidió que los octógonos eran la mejor opción y cumpliremos a cabalidad con ello, para que el consumidor tenga un elemento más en su decisión de compra.

Ya conocemos este tipo de implementaciones, porque lo vivimos en Chile, donde hemos visto aprendizajes en cuanto a la implementación y la preparación de todo nuestro portafolio, para etiquetar de la manera correcta. Es una transformación que es parte de nuestro compromiso global de reducción de sodio, grasas, sal y azúcar.

¿Hace cuánto trabajan en ese plan?
Ya venimos trabajando en estas reducciones hace un tiempo. Apuntamos a seguir haciéndolo, sin que se modifique el sabor. Ya nos estamos adelantando: sabemos que los productos con menos sellos (alertas) serán los más consumidos. Pretendemos ser mejor que la competencia en ese aspecto.

¿Qué impacto sentirá el mercado, mientras las empresas se adecúan a los nuevos requerimientos de la ley?
Habrá un impacto, claro. Al principio, el consumidor se va a ir acostumbrando a cómo funciona esta nueva alerta.

Seguro va a ser renuente a consumir productos con tres sellos y empezará a ver que hay categorías como chocolates que siempre tendrán más de un sello. Lo importante será lograr que estén en la porción correcta.

Hoy la ley menciona 100 gramos. No obstante, creemos que sería aun más importante hablar de porciones y extenderlo a una política pública. La ley se enfoca en los productos industrializados, que solo componen el 15% del consumo.

¿Hacia dónde cree que apunta el sector de consumo masivo en los próximos años?
Después del ‘boom’ del 2011 al 2013, las categorías se han estabilizado en un crecimiento de 5% –en promedio– para las compañías. Creemos que ello seguirá así, hemos notado una disminución de un dígito pero no tan constante.

Cada una de las empresas desplegará sus estrategias para seguir creciendo. Dependerá de cada una, el reto es seguir cambiando.