Infanzón Quispe asume el cargo mientras se resuelve la situación jurídica de Ángel  Chilingano (Foto: Villa María del Triunfo)
Infanzón Quispe asume el cargo mientras se resuelve la situación jurídica de Ángel Chilingano (Foto: Villa María del Triunfo)

El pleno del Jurado Nacional de Elecciones () acordó suspender a César Infanzón Quispe en el cargo de alcalde de Villa María del Triunfo (VMT). Esta decisión se tomó debido a que Infanzón fue sentenciado a tres años de prisión efectiva el pasado 9 de noviembre por el delito de concusión.

En el juicio se determinó que en 2015, cuando el procesado era regidor distrital, pidió una coima a un empresario a fin de no obstaculizar el funcionamiento de su feria de pirotécnicos. Desde hace dos semanas, la ex autoridad se encuentra prófuga.

El JNE, mediante la resolución N° 3430-2018, también convocó a la regidora Anatolia Golac Chamoli para que asuma provisionalmente el cargo de alcaldesa distrital. Se dispuso que se le entreguen las credenciales que la acreditan como autoridad, mientras se resuelve la situación jurídica de Infanzón.

Según el organismo electoral, la autoridad incurrió en las causales de suspensión del cargo al recibir una pena de cárcel por un delito contra la administración pública. Además, porque el primer juzgado penal unipersonal de la Corte de Lima Sur lo inhabilitó para ejercer cargos públicos.

También se tomó en cuenta el acuerdo de concejo 051-2018 en donde se aprobó la suspensión de Infanzón y le encargó la Alcaldía a la regidora Golac.

El pleno del JNE también convocó a Víctor Raúl Chalco Santillán para que asuma provisionalmente el cargo de regidor de VMT.

Debido a la crisis política en el municipio, las calles de VMT se encuentran llenas de basura. La comuna informó que hay acumuladas 1.500 toneladas de residuos públicos en el distrito. Estas no pueden ser recolectadas porque se tiene una deuda de S/1,3 millones con la empresa de limpieza pública. Anatolia Golac, la alcaldesa provisional, indicó hace unos días a El Comercio, que debido a que no contaba con la credencial no podía firmar cheques, resoluciones ni disponer legalmente de los fondos municipales.