Módulos Temas Día

Más en Cine

"La forma del agua": nuestra crítica de la cinta nominada al Oscar 2018

"La cinta de Del Toro es perfecta en su superficie, su sentimentalismo, en cambio, es algo impostado", reseña Sebastián Pimentel sobre el filme de Del Toro

The Shape of Water

Tráiler de "The Shape of Water", cinta nominada a 13 premios Oscar. (Fuente: Difusión)

Como muchas películas del cineasta Guillermo del Toro, "La forma del agua" ("The Shape of Water") es un homenaje a títulos clásicos de fantasía y horror. Muchos de ellos, de bajo presupuesto o de serie B. De hecho, uno de sus largos anteriores, "La cumbre escarlata" (2015), fue un homenaje al imaginario gótico del siglo XIX y al viejo cine de casas poseídas por espíritus malignos. "La forma del agua", por su parte, vuelca la mirada a criaturas marinas como la de "El monstruo de la laguna negra" (1954), de Jack Arnold.

Pero el filme de Guillermo del Toro, con sus 13 nominaciones al Oscar, también comienza a ser muy polémico. Varias acusaciones de plagio han caído sobre él –la más seria tiene que ver con la idea básica de la historia, sospechosamente parecida a la obra de teatro “Let Me Hear You Whisper”, del dramaturgo Paul Zindel–. Más allá de ello, y desde el terreno puramente cinematográfico, es innegable que esta es una de las cintas más elaboradas y personales del director de "Cronos" (1993).

Del Toro aprovecha un contexto histórico –el Estados Unidos de John F. Kennedy, en plena Guerra Fría– para modelar un cuento de hadas moderno: Elisa Esposito (Sally Hawkins), trabajadora de limpieza en una base militar de Baltimore, se enamora de un hombre-pez (Doug Jones) que ha sido capturado en las selvas de Sudamérica y es torturado en cautiverio. Hasta que Elisa decide salvar a la criatura y elabora un plan de rescate con Giles (Richard Jenkins), su viejo y solitario vecino gay que no puede conseguir empleo.

La voz en off de Jenkins otorga un aliento literario al relato. Y el sueño de Elisa, en el que ella duerme en lo profundo de un agua esmeralda, habla del ingreso a una realidad tomada por la fantasía. La gris cotidianidad de estos personajes se subvierte por un universo encantado. Pero Del Toro prefiere transgredir el tono infantil: apenas iniciado el filme, vemos a la heroína en un desnudo completo, para luego mostrarla masturbándose en la tina del baño, acto puntual y mecánico que se repite todos los días.

El universo de Del Toro se ha hecho adulto, freudiano. Si "El espinazo del diablo" (2001) y "El laberinto del fauno" (2006), ambas en el contexto de la Guerra Civil española, están protagonizadas por niños; luego, obras como "La cumbre escarlata" y "The Shape of Water", ambas inscritas en escenarios estadounidenses, cuentan la historia de mujeres jóvenes. Ellas emprenden aventuras de descubrimiento donde la carnalidad, la seducción y la sexualidad no están divorciadas del romanticismo propio de los cuentos clásicos.

Pero hasta allí las transgresiones. Si prefiero "La cumbre escarlata", es por la turbación de su personaje, que debe hacer frente a su propia confusión y la traición. El problema de "The Shape of Water" es que la relación entre los enamorados carece de inflexiones que la hagan interesante. Y Del Toro aglutina varias líneas argumentales de arquetipos sin misterio: el villano materialista (Michael Shannon), el despechado de alma trágica, la intriga de espías soviéticos tan malos como los estadounidenses, etc.

Es verdad que "La forma del agua" es una película llena de excelencia en apartados técnicos. Ostenta un meticuloso trabajo de reconstrucción de época; un elenco de lujo, donde Hawkins se luce en su mudez y fragilidad; la fotografía de tonos azulados y verdes de Dan Laustsen; la música encandilada, aunque algo dulzona de Alexandre Desplat. A eso se agrega una serie de homenajes cinéfilos. No obstante, el conjunto es complaciente. Y si la cinta de Del Toro es perfecta en su superficie, su sentimentalismo, en cambio, es algo impostado. Un pulcro trabajo académico, pero no realmente conmovedor.

La ficha

Título original: “The Shape of Water”.
Género: drama, romance, fantasía.
País y año: EE.UU., 2017.
Director: Guillermo del Toro.
Actores: Sally Hawkins, Richard Jenkins, Octavia Spencer, Michael Shannon.
Calificación: 3/5.

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada