Ilustraciones de Andrea Lértora para el libro "Rodillas sucias", de Jorge Eslava. (Planeta Junior)
Ilustraciones de Andrea Lértora para el libro "Rodillas sucias", de Jorge Eslava. (Planeta Junior)
Juan Carlos Fangacio Arakaki

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

“¡Mira como tienes las rodillas!”, era el grito de la madre de al ver regresar a casa a sus siete hijos, luego de horas de juegos y travesuras callejeras. La frase –clásica de muchas mamás– le sirve de epígrafe y deviene en el título de “Rodillas sucias”, un lindo libro de cuentos que Eslava acaba de poner en circulación con el sello Planeta Junior.

LEE TAMBIÉN: Lina Meruane: “El lenguaje masculino, que supuestamente nos incluye a todos y todas, en realidad no lo hace”

Los seis relatos –breves, de lenguaje sencillo– giran en torno a aquellos juegos infantiles marcados por “la invención y la vivacidad”, como bien pone el autor: las escondidas, el lingo, la cometa, siete pecados y varios otros más que son referenciados en sus páginas. Además, los ambienta en seis regiones diferentes del Perú y su narración se complementa a la perfección con las ilustraciones de , de tonos terrosos como el suelo donde mejor se juega, y de trazo movedizo, fiel a los brincos y al correteo.

“Para mí escribir es un juego –dice Eslava sobre el vínculo entre la escritura y lo lúdico–. Pero jugar no es solo divertirse. ‘Divertere’, origen latino de la palabra, significa desviarse de algo penoso o pesado. Yo he jugado pelota y boxeado hasta antes de la pandemia y siempre estas actividades representaron una gran exigencia. Pocas veces me he parado en el arco para entretenerme, no, mi misión era evitar a toda costa un gol. Casi una cuestión moral con mis compañeros y conmigo, pues para jugar es preciso cumplir con ciertas normas”.

Es justamente en ese equilibrio entre el entretenimiento y el compromiso donde el escritor y docente prefiere posicionarse: “Igual cuando escribo: no se trata de una actividad de recreación, sino de disciplina y rectitud, donde por supuesto siempre hay lugar para el humor. Para decirlo en una frase: un acto de responsabilidad y travesura”.

Jorge Eslava junto a parte de su colección de juguetes populares. Él acaba de publicar el libro "Rodillas sucias". (Foto: Alessandro Currarino)
Jorge Eslava junto a parte de su colección de juguetes populares. Él acaba de publicar el libro "Rodillas sucias". (Foto: Alessandro Currarino)

HABLA, ¿SALES?

Eslava Calvo, quien además es , se ha valido de una profusa bibliografía sobre el juego, con múltiples referencias que se mueven entre la psicología, la filosofía y la ficción. “Desde recreaciones en algunos cuentos como ‘El trompo’ de Diez Canseco, ‘Los escoleros’ de Arguedas o ‘Paco Yunque’ de Vallejo, hasta libros sesudos y estimulantes como ‘La imaginación y el arte en la infancia’ de Vigotsky, ‘Juguetes’ de Walter Benjamin o mi infaltable amigo Constantino Carvallo con ‘El juego en la educación pre-escolar’”, cuenta.

También han influido, cómo no, las experiencias y memorias personales. La infancia en Magdalena, por ejemplo; la casa en la cuadra 8 de Daniel Alcides Carrión, cerca del hoy desaparecido Cine Brasil, y en el límite entre las dos caras del distrito. “La Vieja Magdalena, de hermosa tradición, y la Nueva o del Mar, con los burgueses que no encontraron lugar en San Isidro ni Miraflores”, recuerda Eslava.

¿Entonces por qué ya no se ve a tantos niños jugando en la calle como antes? ¿Es que en efecto vivimos en una ciudad mucho menos segura que la de nuestros padres?, le preguntamos al autor. “Sin duda, tanto el paisaje humano como el paisaje urbanístico sufrieron un duro revés a partir de los años ochenta. La violencia del país obligó a padres y maestros a convertirse en cancerberos de ciudades sitiadas. Es evidente en Lima, donde calles y parques dejaron de ser lugares públicos para transformarse en espacios trancados y enrejados”, afirma.

“Y en estas prisiones erizadas por la desconfianza y el miedo ingresó, casi como un bálsamo, la turbulencia de la tecnología –agrega con evidente pesar–. Recordemos la tranquilidad que ofrecía a los padres tener en casa a sus hijos, bien seguros, aunque atiborrados de tele y PlayStation. De modo que la penosa situación del país fue un caldo de cultivo para erosionar los caminos educativos tanto en el hogar como en la escuela”.

Ilustración de Andrea Lértora para el libro "Rodillas sucias", de Jorge Eslava. (Planeta Junior)
Ilustración de Andrea Lértora para el libro "Rodillas sucias", de Jorge Eslava. (Planeta Junior)

Lo que nos conduce al siguiente dilema: ¿puede competir la artesanal hechura de un trompo contra la virtualidad de “Dota” o “Fortnite”? ¿No es irreversible el paso de la pichanga de barrio a la comodidad sin sudor del “FIFA” o el “PES”?

“No sé si por ventura o desgracia sigo pisando firme el terreno de la utopía –contraataca Eslava–. Como padre y profesor siempre me ha parecido más fascinante lo deseable y lo verosímil que ser custodio de la absurda realidad. Educar como guardián de un orden establecido es, sin duda, menos riesgoso y atractivo que formar jóvenes para la fuga hacia la fantasía. Hay todavía un espacio para seguir soñando en recuperar aquellos juegos populares que ponían en escena la adrenalina, el esfuerzo del músculo, la solidaridad y la inventiva de nuestros primeros años. Y es cuando la presencia de familiares y docentes resulta imprescindible, pues la aventura creadora del juego esencial apenas apela al cuerpo humano y a unos pocos elementos del entorno natural”.

Hay en este libro un primer paso para ello. El siguiente es –hasta donde la pandemia lo permita– salir, buscar un poco de aire, y ponerse a jugar. Solo hay que animarse.

Ilustración de Andrea Lértora para el libro "Rodillas sucias", de Jorge Eslava. (Planeta Junior)
Ilustración de Andrea Lértora para el libro "Rodillas sucias", de Jorge Eslava. (Planeta Junior)

“Rodillas sucias”

Autor: Jorge Eslava (con ilustraciones de Andrea Lértora)

Páginas: 98

Editorial: Planeta Junior

El libro se presentará el próximo viernes 25 de junio, a las 7 p.m., a tráves del Facebook Live Planeta de Libros. Participan Andrea Lértora, ilustradora, y Gianfranco Hereña, fundador de El Buen Librero.

Portada de "Rodillas sucias" de Jorge Eslava, con ilustraciones de Andrea Lértora. (Planeta Junior)
Portada de "Rodillas sucias" de Jorge Eslava, con ilustraciones de Andrea Lértora. (Planeta Junior)

VIDEO RECOMENDADO

J.M. Coetzee, Premio Nobel de Literatura, se solidariza con Paola Ugaz por persecución en su contra
J.M. Coetzee, Premio Nobel de Literatura, se solidariza con periodista Paola Ugaz por persecución luego de investigaciones sobre el Sodalicio. null

TE PUEDE INTERESAR