"Salió la inquisición": Así defendió Maduro el Chávez Nuestro


"Señores de la inquisición, exijo respeto al espíritu creador y ya basta de tanta persecución contra Chávez", dijo ayer un enfadado presidente venezolano al defender la oración denominada "" (una versión del Padre Nuestro) que los militantes de su partido leyeron el lunes y que desató la furia de la Iglesia Católica de su país. 

"No pudieron derrocar a Chávez (1999-2013), no pudieron con Chávez en vida y ahora lo quieren perseguir en el amor espiritual que le tiene el pueblo", agregó el mandatario bolivariano, que señaló que la Iglesia ha sido cómplice de la desestabilización contra el Gobierno del fallecido.

El mandatario también defendió a María Estrella Uribe, la delegada del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), que leyó el "Chávez Nuestro" durante un acto de la organización que se realizó el lunes pasado y aseguró que los religiosos han salido a "masacrar a esta humilde mujer" .

"Yo salgo en defensa de esta mujer porque considero que la tratan de mancillar y perseguir solo porque ella de manera auténtica leyó este poema con amor, con sencillez", insistió Maduro.

El lunes pasado la militante psuvista María Estrella Uribe leyó lo que denominó la "Oración del delegado" que se inicia: "Chávez nuestro que estas en el cielo, en la tierra, en el mar y en nosotros, los y las delegadas, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu legado para llevarlo a los pueblos de aquí y de allá".

Y termina: "Danos hoy tu luz para que nos guíe cada día, no nos dejes caer en la tentación del capitalismo, mas líbranos de la maldad de la oligarquía, del delito del contrabando porque de nosotros y nosotras es la patria, la paz y la vida. Por los siglos de los siglos amén. Viva Chávez".

El presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), Diego Padrón, afirmó ayer que el "Chávez Nuestro" genera un "profundo rechazo" en el pueblo venezolano.

Asimismo, el arzobispo de Caracas, también se pronunció ayer al respecto y señaló que "quien dijera esa versión nueva e indebida del Padre Nuestro ateniéndose al texto literal estaría cometiendo el pecado de idolatría, por atribuir a una persona humana cualidades o acciones propias de Dios".