Fondos de AFP y El Niño costero, por Jorge Guillén
Fondos de AFP y El Niño costero, por Jorge Guillén

A raíz de las consecuencias negativas del , se han presentado una serie de disposiciones que podrían afectar la naturaleza y comportamiento a largo plazo de los fondos privados de pensiones. Entre ellos, el que permitiría a los afiliados que residan en zonas afectadas disponer de hasta el 20% de sus fondos. 

En mi opinión, este tipo de medidas tiene una rentabilidad política más que una económica. Se trata de iniciativas que tratan de aliviar una situación pero no resuelven en nada el problema previsional en el país. Una medida facilista de libre disponibilidad solo permitiría un alivio de liquidez de corto plazo pero con consecuencias negativas en el largo plazo, ya que se estaría limitando el ahorro previsional.

En finanzas, Berger propone una hipótesis llamada ‘skimping’, que es básicamente buscar retornos cortoplacistas pero con consecuencias negativas en el largo plazo, y que pueden llevar a la quiebra a entidades financieras. Si vamos a la analogía, algo similar se estaría aplicando en el sistema privado de pensiones de capitalización individual. Y es que estas medidas pueden traer problemas para los futuros pensionistas, como tener una tasa de reemplazo tan baja como la chilena.

En Chile, el debate sobre las AFP viene por una baja tasa de reemplazo cercana al 30%. Ello implica que un jubilado reciba un 30% de sus últimos sueldos, lo que genera malestar y despierta suspicacias en algunas bancadas políticas que usan al SPP como caballo de batalla. En el Perú, la tasa de reemplazo es de alrededor del 50%. No obstante, leyes como las publicadas el año pasado que permiten retirar el 25% del fondo para financiar un inmueble o el 95,5% al cumplir los 65 años, la reducen. 

Según fuentes de la Asociación de AFP y la SBS, más de 40.000 afiliados han usado ya el 25% de sus fondos para vivienda. Asimismo, la morosidad tiene una tendencia al alza, ya que la disposición despertó también el ‘skimping’ de los bancos al verse incentivados por más colocaciones hipotecarias. 

En el caso del retiro del 95,5%, la cifra llega a 92.000 afiliados (que representa un 95% del universo de recientes jubilados que no va a tener pensión). El total acumulado de retiro por esta modalidad fue de S/5.000 millones. ¿A dónde se fue este dinero? No a depósitos, ya que según el BCR, los depósitos crecieron en 2,2%, que representan S/2.000 millones. Entonces, la mayor parte del retiro de fondos de pensiones puede haberse ido al pago de créditos o al consumo, lo que desnaturaliza su fin.

En el caso de la propuesta para que los afectados por desastres naturales puedan retirar un 20% de sus fondos, esta iniciativa perjudicaría principalmente a los afiliados que retiren sus fondos. Se calcula que unos 107.000 afiliados podrían estar ubicados en zonas afectadas (los cuales representan a un 2% del total de afiliados). Sin embargo, la cifra sería aun menor, dado que en estas zonas lamentablemente prima el empleo informal, con lo cual los trabajadores no estarían afiliados a ningún sistema de pensiones.

La SBS ha lanzado un estudio sobre la falta de cultura de ahorro y también podemos deslindar, a raíz de los comportamientos descritos arriba, que hay una carencia de cultura previsional que debería ser llevada a cabo en el currículo de las escuelas. El gobierno debe reunir a los mejores técnicos y con un buen presupuesto para tratar de realizar los arreglos en el sistema que sean correctamente comunicados, y que permitan generar valor compartido entre afiliado y AFP. 

TAGS RELACIONADOS