Junín: el máximo ente de control evidenció, además, que las obras del nosocomio se llevan a cabo sin certificación ambiental. (Foto: Contraloría General de la República)
Junín: el máximo ente de control evidenció, además, que las obras del nosocomio se llevan a cabo sin certificación ambiental. (Foto: Contraloría General de la República)
Redacción EC

El Comercio

buenas.practicas@comercio.com.pe

alertó que la construcción del Hospital de Apoyo Manuel Higa Arakaki, en la provincia de Satipo, , se ejecuta en un terreno distinto al establecido en el expediente técnico aprobado, lo que podría afectar la culminación de la obra en los plazos previstos, con el riesgo de generar mayores costos al proyecto.

De acuerdo al , el máximo ente de control señala que el contratista ejecutó los trabajos, del 14 de diciembre del 2019 al 7 de febrero de 2020, en un terreno ubicado en la urbanización La Palmeras, en el distrito de Río Negro, pese a que el expediente técnico primigenio establecía la avenida Daniel Alcides Carrión N° 398, en Satipo. .

No obstante, según se lee en el informe de la Contraloría, el Gobierno Regional (Gore) Junín, institución a cargo de la obra, emitió una resolución ejecutiva para la reubicación geográfica del proyecto “sin formular un nuevo expediente técnico”, debido a que el terreno inicialmente elegido presentaba factores de riesgo, como la existencia de un cementerio a 41 metros del proyecto, un grifo de combustible y una escuela.

Lee aquí parte del informe de la Contraloría:

Según la Contraloría, el nuevo terreno donde se edifica el nosocomio tiene deficiencias: no cuenta con los servicios de agua, desagüe y/o alcantarillado, red telefónica, y otros. “Además, carece de la habilitación urbana y licencia de edificación respectiva”, alerta.

También señala que la obra no cuenta con un estudio de impacto ambiental, “y, por ende, sin certificación ambiental, inobservando lo establecido en la Ley del Sistema Nacional de Evaluación de Impacto Ambiental”.

Además, la Contraloría alerta que el Gore Junín pagó al contratista, por ejemplo, más de 8 millones de soles por concepto de adelanto de materiales e insumos, sin que exista un expediente técnico congruente con el nuevo terreno del proyecto, lo que podría afectar la efectividad de los pagos realizados, con el riesgo que se continúe otorgando el adelanto hasta el 20% del monto contractual.

MÁS INFORMACIÓN DE CORONAVIRUS EN PERÚ