Paolo Guerrero está a tres goles de llegar a los 200 en clubes
Paolo Guerrero está a tres goles de llegar a los 200 en clubes
Jasson Curi Chang

Dremmler también se llama Wolfgang como Mozart y Goethe, pero no es músico ni tampoco escritor, es solo un captor de talentos que se pasea por el mundo con la insignia del Bayern Múnich en el pecho. En el 2001 pasó por Lima y, después de ver un partido del equipo Sub 20 de Alianza Lima, cogió su libreta y apuntó un nombre: , 17 años.

Esta historia, como la de muchos otros goleadores, comenzó con un “no”. No, le dijeron al hijo de doña Peta en Alianza Lima cuando quiso viajar hasta Alemania a pasar una prueba en el Bayern Múnich de Wolfgang Dremmler y, también, de Claudio Pizarro, que jugaba en el cuadro bávaro. Paolo presentó un certificado médico y viajó contra la voluntad de los dirigentes aliancistas. Una decisión que le costó un castigo por parte de la FPF, que lo marginó del Sudamericano Sub 20  (2003).

En el 2017 es fácil pensar que Guerrero se jugó su futuro y acertó. Pero mirando hacia atrás en el inicio de su carrera, cuando jugaba en el Bayern Múnich B de la Regional Sur y era entrenado por nada menos que el ‘Torpedo’ Gerd Müller, Paolo solo contaba con un argumento para triunfar: la fe inconmensurable en sus goles. Y así fue. Paso a paso hizo de su talento su mejor arma y de los goles su carta de presentación. Esta nota existe porque si le contamos los goles desde el arranque de su carrera, podemos decir que Paolo Guerrero está a solo tres tantos de llegar a su anotación número 200 en todos los clubes donde jugó.

Con el Bayern Múnich B llegó a marcar 49 tantos en 67 partidos. Aunque se diga que su debut con el primer equipo fue el 23 de octubre del 2004  ante el  Hansa Rostock por la Bundesliga, en realidad, sus primeros minutos los sumó por la Copa de Alemania el 3 de diciembre del 2003, ante el Hamburgo, en la goleada 3-0 por los octavos de final. Jugó 14’ en lugar de Roque Santa Cruz y compartió el campo con Claudio Pizarro por 6’.

“Mi oportunidad iba a llegar. Admito que volvieron los nervios cuando me llamó el técnico [Hitzfeld] para ingresar al campo. Creo que lo hice bien”, confesaba por entonces Paolo Guerrero, que chateaba con DT El Comercio por el servicio de mensajería instantánea MSN en una laptop que le dio el club.

Se quedaría hasta mediados del 2006 en Múnich, donde jugó 45 partidos y anotó 13 goles. Pasó al Hamburgo, donde jugó cinco temporadas con el saldo de 183 duelos disputados y 51 tantos. En  su dos mejores temporadas  (2007-2008 y 2008-2009) anotó 14 goles en cada campaña.

—Alegría brasileña—

La historia reciente de Paolo nos remonta hasta julio del 2012. Corinthians lo llevó a Brasil y allí encontró la felicidad. Ganó el Mundial de Clubes, la Recopa Sudamericana, un Paulistao y en 126 partidos se hizo el máximo goleador extranjero en la historia del ‘Timao’ con 52 dianas. De Sao Paulo, en el 2015, pasó a Río de Janeiro. El gigantesco Flamengo lo cobijó en sus filas y tuvo un arranque feroz. El 2016 resultó mucho mejor para Guerrero, que alcanzó su mejor año en Brasil (18 goles con Corinthians en el 2013).  Y este 2017 se presenta prometedor. En 13 partidos con el ‘Fla’, el delantero peruano ha firmado 10 goles. Es el mejor arranque de su carrera en la plenitud de los 33 años.

Hoy visita al Paranaense por la Copa Libertadores (7:45 p.m.) y si cruzamos los dedos para ver un ‘hat trick’, podremos escribir para mañana que el juvenil de Chorrillos llegó a los 200 goles con sus clubes. O quizás tengamos que esperar a la final del Torneo Carioca el domingo frente al Fluminense. Si hay una certeza es que ese gol existirá muy pronto.

LEE TAMBIÉN...

TAGS RELACIONADOS