El presidente Pedro Castillo alcanza el 45% de desaprobación en el primer mes de gobierno. (Foto: Presidencia Perú)
El presidente Pedro Castillo alcanza el 45% de desaprobación en el primer mes de gobierno. (Foto: Presidencia Perú)
Alfredo Torres

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Desde que se tiene registro, nunca antes un presidente de la República había iniciado su gestión, como , con menor aprobación (38%) que desaprobación (45%). Todos sus antecesores empezaron con una popularidad mayoritaria. Fue el caso de los cuatro últimos, Alejandro Toledo (59%/16%), Alan García (63%/16%), Ollanta Humala (55%/20%) y Pedro Pablo Kuczynski (61%/16%), quienes, además, comenzaron su mandato con un respaldo mayor al que habían obtenido en la segunda vuelta electoral, contrario a lo que ocurre ahora.

Una de las razones que puede explicar la baja aprobación inicial de Castillo sería su relación con el líder de su partido Vladimir Cerrón. La mayoría cree que Cerrón toma las decisiones más importantes (40%) o que comparte el poder con Castillo (21%). Además, la mayoría piensa que el primer ministro Guido Bellido le hace más caso a Cerrón (57% que a Castillo (26%). No ayuda a la imagen de un gobernante que la población perciba que está subordinado a un poder tras el trono, peor aún si se trata – como en este caso – de una persona que tiene una condena por corrupción y serias investigaciones por otros delitos.

(Infografía: El Comercio)
(Infografía: El Comercio)

También afectaría seriamente la confianza en el gobierno la designación de Guido Belido como presidente del Consejo de Ministros. Bellido ya era conocido por sus posiciones extremistas y homofóbicas y tenía una investigación por apología al terrorismo antes de su designación. Con posterioridad a su nombramiento, se le han abierto otras dos investigaciones fiscales, por lavado de activos en el caso de los “Dinámicos del Centro” y por presuntos vínculos con la facción de Sendero Luminoso que opera en el VRAEM. El resultado es que su primera evaluación registra una muy baja aprobación (21%), superada largamente por su desaprobación (59%). Lo contrario a lo que ocurrió con otros primeros ministros como Jorge del Castillo (48%/28%), Salomón Lerner (43%/22%) y Fernando Zavala (43%/15%) quienes también inauguraron gobiernos.

En consecuencia, no es de extrañar que el sentimiento prevaleciente en la ciudadanía sea uno de preocupación (50%). Lo que sucede es que la gran mayoría esperaba un gobierno de unidad nacional. Mientras Castillo no recomponga su gabinete en esa dirección, no habrá manera que despierte confianza en la población.

(Infografía: El Comercio)
(Infografía: El Comercio)