Alejandro Toledo se contradice por compra de casa en Punta Sal
Alejandro Toledo se contradice por compra de casa en Punta Sal

MARIO MEJÍA HUARACA 

La fiscal Elizabeth Parco interrogó ayer a Alejandro Toledo durante cinco horas por el Caso Ecoteva, pero no logró que el reconociera haber tenido la más mínima participación en esa empresa. Tampoco consiguió que admitiera algunos hechos señalados por anteriores testigos. La mayoría de sus respuestas fueron “ no me acuerdo”. 
 
Según fuentes del Ministerio Público, la fiscal le recordó a Toledo que el notario costarricense Melvin Rudelman había señalado que se había reunido con él y Avi Dan On en su oficina de San José para formar Ecoteva  que allí se escogió el nombre. 
 
El ex mandatario admitió que hubo la reunión pero aseguró que allí no se trató nada de Ecoteva, que nunca participó en su creación y que se enteró de su existencia recién en junio del 2013 cuando Josef Maiman habló de ella en un comunicado.
 
En otro momento, Toledo dijo desconocer quién era Harry Wohlstein, notario de Costa Rica que constituyó a pedido de Avi Dan On las empresas Sirlon Dash, Milan Ecotech y Ecostate Consulting.
 
Cuando la fiscal le indicó que Wohlstein dijo que Dan On los presentó en el 2007 en la Universidad de Stanford y que en el 2012 los tres desayunaron y cenaron juntos, el líder de Perú Posible se limitó a decir que no lo recordaba.
 
De acuerdo a nuestras fuentes, Toledo también quiso minimizar el hecho de que buscó a su ex ministro Aurelio Loret de Mola para que, mediante un poder, represente a su suegra Eva Fernenbug en Costa Rica. Declaró que solo le dijo que ella estaba buscando un representante.
 
Agregó que no sabía por qué Loret de Mola había dicho que él le pidió que representara a Ecoteva para hacer inversiones en el Perú. Toledo tampoco pudo explicar por qué su ex ministro  recibió un proyecto de poder de parte de Rudelman por correo electrónico, si nunca le dio su dirección a ese notario. 
 
Toledo igualmente dijo descono cer absolutamente las operaciones financieras de Dan On en Costa Rica y los viajes que hizo a ese país en la época que trabajaba como su asesor en temas de seguridad cuando era presidente del Perú.
 
OCULTÓ INFORMACIÓN A FISCAL
En otro momento, la titular de la 48 Fiscalía Provincial Penal le preguntó a Toledo por qué razón declaró a una fiscalía mixta de Tumbes  que su casa de Punta Sal la compró con la venta de un predio si en realidad fue con dinero de Maiman, como dice ahora.
 
Toledo refirió que había dado la versión de que había vendido en US$150 mil un terreno en Punta Sal que compró a US$20 mil a fin de mostrar que tenía solvencia para adquirir la casa que ahora tiene en ese balneario norteño.
 
La magistrada le hizo ver que no haber informado a la fiscalía de Tumbes que el pago de la hipoteca de la casa de Punta Sal (US$ 277 mil) fue hecho con el préstamo de Maiman podía ser interpretado como que quiso ocultar ese hecho.
 
Después de la larga declaración, Toledo se retiró de la sede del Ministerio Público en un auto negro sin dar declaraciones a la prensa.
 
Hoy le toca declarar a su esposa Eliane Karp, quien también ha pasado de testigo a investigada. Ella dio un primer testimonio en octubre pasado.

LA SUEGRA ESTÁ "HARTA DEL CASO"
Alejandro Toledo respondió unas 70 preguntas de la fiscalía. En la diligencia estuvo acompañado de sus abogados Javier Valle Riestra y Luciano López-Flores.
 
En un momento del interrogatorio Toledo dijo que su suegra se encontraba muy delicada de salud  y que estaba “harta” del Caso Ecoteva. 
 
En su anterior declaración Toledo dijo que visitó la oficina de la Torre Omega pero que no trató nada del precio. 
 
En esta oportunidad, la fiscal le preguntó quién acordó el precio, dado que Eva Fernenbug no estaba en el país y su apoderado David Eskenazi  dice que él no vio ese tema. Su respuesta fue “desconozco”. 
 
Toledo también dijo desconocer con qué persona su suegra envió desde Europa su tarjeta de débito y su contraseña a Eskenazi.