Imagen referencial de un macaco. (Pixabay)
Imagen referencial de un macaco. (Pixabay)
Agencia EFE

Una mutación genética encontrada en algunos monos y ratones logra interrumpir la capacidad de virus como el y el ébola de salir de una célula infectada y pasar a otras, indica un estudio que publica Cell.

MIRA: COVID-19 | Tratamiento con anticuerpos monoclonales reduce la carga viral en solo una semana

El equipo, encabezado por las universidades estadounidenses de Utah y Rockefeller, considera que ese gen podría funcionar como un nuevo tipo de antiviral para bloquear algunos virus que son mortales en humanos.

El gen, llamado retroCHMP3, codifica una proteína alterada que interrumpe la capacidad de ciertos virus de salir de una célula infectada y le impide infectar otras.

MIRA: COVID-19 | Descubren anticuerpo “ultrapotente” que bloquea múltiples variantes del coronavirus

Algunos virus se encierran en las membranas celulares y luego salen de la célula huésped, pero RetroCHMP3 retrasa ese proceso lo suficiente como para que el virus no pueda escapar.

Para el autor principal del estudio, Nels Elde de la Universidad de Utah, “este fue un descubrimiento inesperado” y les sorprendió que “ralentizar la biología de nuestras células solo un poco desbarata la replicación del virus”.

MIRA: Tercera dosis | “Se necesita más gente vacunada y no más dosis en cada persona”
Los científicos han logrado contener el virus que causa el sida (VIH) utilizando antivirales. (Foto: Pixabay)
Los científicos han logrado contener el virus que causa el sida (VIH) utilizando antivirales. (Foto: Pixabay)

RetroCHMP3 se originó como una copia duplicada del gen CHMP3 y mientras que algunos monos, ratones y otros animales tienen el primero u otras variantes, los humanos sólo tienen la CHMP3 original, que juega un papel clave en procesos celulares vitales como mantener la integridad de la membrana celular.

El VIH y algunos otros virus secuestran esta vía para desprenderse de la membrana celular e infectar otras células.

El equipo sospechó que las duplicaciones de CHMP3 descubiertas en primates y ratones impedían que esto ocurriera como una protección contra virus como el VIH y otras enfermedades víricas.

Así, exploraron si las variantes de retroCHMP3 podrían funcionar como antivirales.

Utilizando herramientas genéticas, consiguieron que células humanas produjeran la versión de retroCHMP3 encontrada en los monos ardilla y las infectaron con el VIH.

El resultado fue que el virus tenía dificultades para desprenderse de las células y además sin interrumpir la señalización metabólica o las funciones celulares relacionadas que pueden causar la muerte celular.

VIDEO RELACIONADO

Elmer Huerta explica el futuro de la pandemia
Asegura que continuará hasta el 2022.

TE PUEDE INTERESAR:

Síguenos en Twitter:

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más