Redacción EC

Milagros Vera Colens

En bus o en auto propio, viajar a Barranca es una gran alternativa si aún no tiene planes para el próximo feriado. Desde Lima, son alrededor de tres horas de viaje por la Panamericana Norte y se necesita por lo menos S/.300 para alojarse y comer por cuatro días.

Si va por su cuenta, haga su primera parada en el mercado de Supe. Con solo S/.2,50 puede probar los tradicionales tamales Marengo, preparados con maíz amarillo, maní, ají panca y envueltos en hojas de plátano. Le sugerimos coordinar con los propietarios del Marengo, Eduardo Alarcón y Elena Andrade, quienes reciben a los turistas con desayunos de S/.7. La experiencia incluye la explicación del proceso de elaboración.

Lo siguiente es la Ciudad Sagrada de Caral, cuna de la civilización más antigua de América. Si conduce tome el desvío a la altura del kilómetro 184 de la Panamericana, siga hacia el pueblo y cruce el puente. Sepa que en la puerta del mercado de Supe hay taxis que cobran S/.40 por llevarlo y colectivos por S/.4.

Una vez en Barranca, almuerce frente al mar. Las playas de Chorrillos, Miraflores y Puerto Chico reúnen a grandes exponentes de la comida del norte chico. El restaurante más famoso es Tato y su especialidad desde hace 32 años es el tacu tato, hecho con frejol canario y relleno de picante de mariscos. Uno similar se sirve en Las Gaviotas, donde lo llaman el gaviotón. Puede llevar apanado o seco de pescado.

MUCHO GUSTO

Despierte temprano y tome un desayuno de campeones: tamal de Supe, salchicha de Huacho y chicharrones acompañados de pan, jugo o una bebida caliente. El mejor lugar: el mercado de Barranca.

Playas concurridas lo esperan para que disfrute del sol y el mar. Pasee por el circuito barranquino que luce casonas antiguas o vea la pesca artesanal en la tradicional caleta de Puerto Chico. Si es amante de las olas visite Colorado, donde además podrá conocer el Cristo Redentor, una escultura pintada de blanco que mide 20 metros y se ubica sobre un cerro en un mirador desde donde se pueden tener buenas panorámicas.

Es probable que con el calor se le antoje algo fresco, así que le recomendamos almorzar el cebiche sostenible del J Restobar, un ganador de Mistura que tiene como protagonistas a la lisa, las lapas y el ají arnaucho.

FIN DEL NORTE

Otra parada puede ser en la fortaleza de Paramonga, situada a la altura del kilómetro 213 de la Panamericana. Este complejo hecho de adobe fue construido por los chimúes y luego ocupado por los incas. Si no cuenta con movilidad  tome los colectivos que salen del parque Los Próceres y que lo llevan por menos de S/.5.

Para almorzar regrese a Barranca. Aproveche que el sábado de gloria se puede comer carne y pruebe el afamado chancho al palo del restaurante campestre El Sama. Allí también son recomendables el arroz con pato y el cebiche hecho con la misma ave.  

Para antes del atardecer, conozca la casa que ocupó el libertador Simón Bolívar en el distrito de Pativilca y la hermosa isla del Faraón en Supe Puerto, la ciudad pesquera más antigua de América. Como ve, en Barranca y sus alrededores hay mucho por conocer. ¿Se anima? 

GUÍA DEL VIAJERO

Vía terretre: llega a Barranca. Desde S/. 20 por tramo. Si cuenta con movilidad propia, debe tomar la Panamericana Norte y manejar unos 190 km desde Lima. 

Restaurantes: Hay alrededor de 50 opciones para comer en toda la zona.  

-Tamales Marengo: mercado de Supe y calle Sucre 140 A, a dos cuadras de la Panamericana. Coordinar con 3 días de anticipación para desayunar. Teléfono: 9990-23350.

- Tato: avenida Chorrillos 383.

- Las Gaviotas: malecón Chorrillos 257, bajada antigua de la playa en Barranca. J Restobar: avenida Chorrillos 130. El Sama: Km 191 de la Panamericana Norte.

¿Adónde ir? Caral ofrece diferentes tipos de recorridos e incluso la posibilidad de acampar en fechas importantes. Ingreso: S/.1 (escolares) y S/.11 adultos.

TAGS RELACIONADOS