El diseñador cree que esta crisis es una oportunidad para frenar el ritmo frenético en el que está inmerso el sector (Foto: EFE)
El diseñador cree que esta crisis es una oportunidad para frenar el ritmo frenético en el que está inmerso el sector (Foto: EFE)

Tal vez una de las cosas positivas que podríamos rescatar de la crisis sanitaria causada por el , es que en cierta manera ha logrado que muchos de nosotros reflexionemos sobre nuestro papel en la tierra y cómo muchas veces por dejarnos llevar por el egoísmo y nuestro deseo obsesivo de expansión nos estamos destruyendo y a todo lo que nos rodea.

MIRA: Giorgio Armani, el diseñador más rico del mundo de la moda, cumple 86 años | PERFIL

El mundo de la moda es una de las industrias que a partir de dicha situación está evaluando cuál será su futuro. Sin bien es cierto, desde hace ya un tiempo se ha estado hablando sobre la moda sostenible; sin embargo, de acuerdo con la Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), la la moda sigue siendo la segunda industria más contaminante del mundo.

Por esta razón, diversas personalidades de la industria han mostrado su preocupación, el caso más reciente es el del diseñador italiano , uno de los pesos pesados en el sector de lujo, quien espera que esta crisis sea una buena oportunidad para cambiar lo que no está funcionando, puesto que ha sido un sector durante las últimas décadas marcado por un ritmo frenético de diseño, manufactura y entrega.

El diseñador de 86 años no ha querido quedarse callado y ha expresado su sentir en una carta publicada en abril en la revista estadounidense Women’s Wear Daily (WWD), en donde afirma que: “Ya no quiero trabajar así, me parece inmoral”.

MIRA: Diana de Gales cumpliría 59 años hoy: 10 looks que nos inspiran de Lady Di | FOTOS

-UNA REFLEXIÓN SINCERA-

Cabe señalar que, desde hace unos años atrás, el káiser de moda italiana ha criticado duramente al actual sistema de la moda, basado en el consumo masivo y la superproducción, sin tener en cuenta el impacto ambiental. Por lo que en su comunicado, reprueba el exceso de oferta y la rapidez con la que suceden las colecciones, refiriéndose a un “desajuste criminal” entre el tiempo meteorológico y las estaciones comerciales.

“El declive del sistema de la moda, tal y como lo conocemos, comenzó cuando el sector del lujo adoptó los modos de funcionamiento de la moda rápida con un ciclo de entrega continuo, con la esperanza de vender más. No tiene sentido que una chaqueta o un traje mío esté en la tienda durante tres semanas, que se vuelva inmediatamente obsoleto y sea reemplazado por una nueva mercancía, no demasiado diferente de la anterior”, indicó.

MIRA: La triste historia por la que Diana de Gales dejó de vestir Chanel

Asimismo, considera que este cierre forzoso a causa de la emergencia sanitaria puede ser un buen momento para el cambio, y puede convertirse una “oportunidad para volver a dar valor a la autenticidad”. También carga contra la proliferación de desfiles, convertidos en espectáculos grandilocuentes. “Basta con la moda como un juego de comunicación, con desfiles en todo el mundo sólo para presentar ideas insípidas. Basta de entretenimiento con grandes espectáculos que hoy se revelan como lo que son: inapropiados y vulgares. Además, no tomamos en cuenta que para llevar a cabo estos espectáculos se deben realizar viajes altamente contaminantes y desperdiciar miles de recursos económicos para llegar a las pasarelas de todo el globo. El momento que estamos atravesando es turbulento; pero nos ofrece la oportunidad única de arreglar lo que está mal, de eliminar lo superfluo, de encontrar una dimensión más humana. Esta es quizás la lección más importante de esta crisis”, reflexionó.

Armani criticó al actual sistema de la moda, basado en el consumo masivo y la superproducción, sin tener en cuenta el impacto ambiental. (Foto: EFE)
Armani criticó al actual sistema de la moda, basado en el consumo masivo y la superproducción, sin tener en cuenta el impacto ambiental. (Foto: EFE)

Al igual que el resto de las firmas, actualmente no puede vender la colección primavera-verano, porque las tiendas están cerradas, pero ha anunciado que estas semanas en sus talleres se está trabajando para que sus últimas creaciones puedan permanecer expuestas al menos hasta septiembre: “Siempre he creído en el concepto de elegancia atemporal. No es sólo un código estético, sino también un modo de hacer ropa que a su vez sugiere una forma precisa de comprarla. Es decir, para que dure. Creo que lo más importante es que hay que ahorrar, y hacer más y mejor con menos, yo quiero convertir este concepto en el modelo de mi negocio”, señaló el diseñador.

MIRA: Moda: así asistían tus actrices favoritas a las alfombras rojas de los años 2000 | FOTOS

-UNA INDUSTRIA LLENA DE EXCESOS-

Como mencionamos anteriormente, la UNCTAD posicionó a la industria de la moda como una de las más contaminantes. Básicamente, esto sucede, ya que cada año se emplean más de 93,000 millones de metros cúbicos de agua para la producción, volumen que permitiría satisfacer las necesidades de cinco millones de personas, así también como que se arrojan al mar más de medio millón de toneladas de microfibra, lo que equivale a 3 millones de barriles de petróleo.

Además, esta industria produce más emisiones de carbono que todos los vuelos y envíos marítimos internacionales juntos, contribuyendo al cambio climático y al calentamiento global. Sin contar que, el modelo dominante en el sector es el de la “moda rápida”, que ofrece a los consumidores cambios constantes de colecciones a bajos precios y alienta a comprar y desechar ropa frecuentemente. Como consecuencia, la producción de prendas de vestir se duplicó en el periodo de 2000 a 2014. Muchos expertos, incluidos los especialistas de la ONU, consideran que esta tendencia es responsable de una amplia gama de efectos negativos en el ámbito social, económico y ambiental, y subrayan la importancia de garantizar que la ropa se fabrique de la manera más sostenible y ética posible.

MIRA: Liv Tyler cumple 43 años: siete claves de moda y belleza del sexy ícono noventero | FOTOS

Pese a las estadísticas desalentadoras, los productores y consumidores de moda están cada día más conscientes de que la industria necesita cambiar y numerosas compañías, incluidas las minoristas de ventas masivas, empiezan a integrar los principios de sustentabilidad a sus estrategias de negocios. Por ejemplo, la cadena global H&M ha adoptado un esquema de recolección de ropa y la fabricante de jeans Guess forma parte de un programa de reciclaje de guardarropa.

VIDEO RECOMENDADO

Londres: la moda sostenible se apodera de las pasarelas (17/02/20)

Londres: la moda sostenible se apodera de las pasarelas (17/02/20)

TE PUEDE INTERESAR