“El crecimiento económico no se ha trasladado al consumo. Aun así, estamos proyectando crecer este año entre 4% y 5%”, estima el gerente general para el Perú y Bolivia de Kimberly-Clark, Douglas Franco.
“El crecimiento económico no se ha trasladado al consumo. Aun así, estamos proyectando crecer este año entre 4% y 5%”, estima el gerente general para el Perú y Bolivia de Kimberly-Clark, Douglas Franco.
Leslie Salas Oblitas

 no solo ha logrado ser más eficiente a nivel de producción, sino que su posición de liderazgo en ciertas categorías, sumada a la estabilidad económica del país y su potencial, han puesto a la subsidiaria peruana en la lista de países prioritarios, dentro del plan de restructuración mundial de la transnacional. La empresa, ahora, se prepara para retomar el crecimiento de doble dígito, tarea que desde hace casi cuatro meses recae y deberá cumplir Douglas Franco, su actual gerente general para el Perú y Bolivia.

¿Cuáles son los desafíos que tiene Kimberly-Clark en el Perú?
Nos hemos propuesto ser número uno en todo lo que hacemos innovando, atrayendo y reteniendo al mejor talento y operando de manera eficiente y sostenible. Si bien somos líderes en muchas de las categorías donde participamos, la estrategia y el desafío son proteger y afianzar los negocios donde ya somos muy fuertes y, de otro lado, generar un crecimiento acelerado en aquellas que tienen potencial.

Ya están trabajando en ello.
Sí, estamos muy enfocados en el largo plazo. Tenemos un plan robusto a tres años en el que estamos ultimando detalles. Pero, definitivamente, hay un enorme potencial de crecimiento. K-C lidera todas las categorías en las que compite, excepto en toallas higiénicas femeninas (Kótex) y papel higiénico (Suave).

¿Cuál es la meta en ventas en este plan a tres años?
El crecimiento económico no se ha trasladado al consumo. Aun así, estamos proyectando crecer este año entre 4% y 5% incluyendo exportaciones. En tanto, la meta a largo plazo es acelerar este crecimiento y regresar a tasas de crecimiento de doble dígito como antes.

¿Han logrado esa meta hasta setiembre?
Estamos por debajo de este número, porque hay categorías que han tenido altibajos y otras que han tenido crecimientos importantes desde el inicio de año, como el caso de toallitas húmedas (Huggies) que crece a doble dígito.

¿En qué se sustentará el crecimiento?
Creemos que hay potencial de crecimiento en todas las categorías donde competimos. Pero creemos que las palancas de crecimiento serán los productos para adultos (como Plenitud), las toallitas húmedas Huggies, las toallas Duramax de Scott y Kotex, protección femenina.

Y ¿Qué tan importantes son las exportaciones?
Hoy uno de cada cuatro productos de cuidado personal que K-C fabrica en el Perú se exportan. La subsidiaria local es la operación más eficiente de Latinoamérica. Eso nos permite tener una propuesta muy competitiva frente al resto de los países, donde está la corporación y desde los que se puede importar.

Exportan pañales principalmente.
Sí, pero también insumos (secciones elásticas) para su ensamblaje en el exterior. Entre los principales mercados figuran los otros países de Latinoamérica (Bolivia tiene un consumo importante), Europa, Medio Oriente y África. La estrategia de suministro regional también varía en función de las capacidades de producción. La operación en el Perú es flexible, lo que le permite exportar de forma estacional. Por ejemplo, desde este año Perú produce los pañales Little Swimmers para toda Latinoamérica, producto que antes se fabricaba en EE.UU.

¿Esta reorientación de la producción es parte del proceso de reestructuración y cierre de plantas de Kimberly-Clark en el mundo?
No, porque el proyecto empezó antes de que se anunciara la reestructuración.

Entonces, ¿cuál será el real impacto?
El impacto será positivo. La compañía ha hecho una segmentación en función de su importancia y el Perú es uno de los mercados prioritarios, donde la compañía no solo mantendrá la inversión sino que la incrementará. El contexto de la reestructuración es un proceso continuo, para ser más eficientes e invertir más en aquellos mercados que realmente lo ameritan.

¿Qué posibilidades hay de llegar a otros mercados?
Parte de nuestra misión es ser cada vez más eficientes porque así hay más posibilidades de que se sumen otros mercados. Si ofrecemos soluciones económicamente atractivas, que incluso cubran los costos logísticos, seremos más competitivos todavía.

Hasta agosto del 2017 se informó que las exportaciones sumaban los US$55 millones, ¿han crecido este año?
Las exportaciones han crecido en línea con el crecimiento del negocio. Obviamente las economías en Latinoamérica son volátiles y eso genera altibajos en la exportación y nuestros envíos van en función de la demanda de los países.

¿Qué tan importante es la subsidiaria peruana en ventas para K-C Global?
Nuestra operación es una de las 10 más importantes de K-C en el mundo, y la segunda más relevante para la compañía en Latinoamérica, después de Brasil. Esta posición es consecuencia del crecimiento local de las ventas y de las dificultades que están experimentando otras economías de la región como Argentina, que antes tenía el segundo lugar. Este logro se debe a los resultados sólidos y el compromiso de nuestro equipo. Además, el Perú también es considerado un exportador de buenas prácticas.

Suena contradictorio que K-C sea exportador de buenas prácticas, luego de su participación en el caso del cártel del papel.
Tuvimos un trago amargo y no fue fácil esa transición pero, hoy en día, la cultura de hacer lo correcto es mucho más robusta. Tanto es así que, en julio de este año, fuimos el número uno en todo Latinoamérica en lograr que el 100% de colaboradores culminen su entrenamiento sobre el “Código de Conducta” actualizado al 2018.

¿A cuántos millones ascendería la facturación de K-C al 2021, considerando los US$457, 5 millones registrados en el 2017?
Aún estamos afinando los números. Lo que sí sabemos es cuáles serán nuestras fuentes de crecimiento y dónde vamos a destinar nuestros presupuestos de inversión.

El año pasado, precisamente, se anunció una inversión de US$20 millones, parte de ello destinada a una planta de efluentes. ¿Cuáles son los avances?
En febrero del 2019 se inaugurará la planta de tratamiento de efluentes en Puente Piedra. Será la más moderna de K-C en Latinoamérica. La inversión en su construcción supera los US$10 millones y lo que la diferencia de otras es que el proceso de purificación es anaeróbico (no es expuesto al medio ambiente) lo que permite un alto nivel de purificación.

CABLE A TIERRA

  1.  Hay señales positivas de recuperación del consumo para 2019. Pañales para adulto es una categoría que, técnicamente, podría ser tan grande como la de pañales para bebes.
  2. Huggies es la marca de mayor exportación y Suave la de mayor venta local para K-C.

¿Para el 2019 se tiene proyectado un desembolso de dinero adicional en alguna de sus plantas?
No. Todavía hay capacidad disponible en la planta de Puente Piedra donde fabricamos papel higiénico y en nuestra planta de pañales en Santa Clara.

También invierten esfuerzos y apuestan por programas de impacto social.
Sí, por tercer año consecutivo, participamos a través de Suave en “Baños cambian vidas”. También, como parte de nuestro “Plan recíclame”, firmamos un convenio con el Grupo El Comercio para apoyarlos en el reciclaje de papel, generando así fondos para Aldeas Infantiles S.O.S., entre otras iniciativas.