Este proyecto permitirá contar con una de las más modernas refinerías de la costa sur del Pacífico. (Foto: GEC)
Este proyecto permitirá contar con una de las más modernas refinerías de la costa sur del Pacífico. (Foto: GEC)
Redacción EC

Como parte del proceso de construcción del nuevo complejo refinero de Petroperú, se procedió a dejar fuera de servicio las unidades de procesos de la Refinería de Talara, que operó desde 1917 produciendo combustibles para abastecer la demanda nacional.

En una ceremonia presidida por el gerente general de Petroperú, Carlos Barrientos, se finalizaron las operaciones de Refinería Talara, que operó durante 102 años.

“Refinería Talara lo ha dado todo por la empresa y es momento de cerrar su ciclo e iniciar uno nuevo. Nos preparamos para empezar una nueva etapa, conscientes de los cambios que debemos realizar para subsistir y fortalecer Petroperú”, manifestó Barrientos.

Durante este periodo, se procederá a la fase de rehabilitación e interconexiones que darán paso a la nueva refinería. A la fecha, tiene un avance superior al 85% en su construcción y de acuerdo a lo proyectado deberá iniciar operaciones a fines del primer trimestre de 2021.

Por su parte, Jorge Alméstar, gerente de la Refinería de Talara, resaltó que este hito significa una transición a la modernidad que va a permitir estar al nivel de los complejos refineros en el mundo.

Cabe precisar que, hasta el inicio de sus operaciones, Petroperú continuará abasteciendo al país de combustibles a través de la importación de productos.

NUEVA REFINERÍA

El Proyecto Modernización Refinería Talara (PMRT) es una obra de ingeniería y construcción que permitirá contar con una de las más modernas refinerías de la costa sur del Pacífico, la cual estará en la capacidad de procesar 95.000 barriles por día de combustibles.

Sus plantas de procesos permitirán procesar crudos pesados, así como realizar la conversión profunda de residuales a productos de mayor valor (diésel, naftas y GLP) y gasolinas de alto octanaje gracias a sus unidades de flexicocking y reformación catalítica licenciadas por Exxon Mobil y Axens, respectivamente.

Este megaproyecto comprende la instalación de 16 nuevas unidades de procesos de última tecnología, así como sistemas de servicios y facilidades generales.