MARTÍN ACOSTA GONZÁLEZ
Redactor de Sociedad

Rubén llega a la que considera su casa, la Llega como campeón de un concurso de esculturas que se realizó en Chiclayo. Empieza a compactar la arena y levantar la que considera una figura trabajosa. Seis horas lo separan de su objetivo final: Hacer el frontis del diario El Comercio.

Su trabajo empieza con la salida del sol y con la ayuda de uno de sus amigos. Dice, lo más complicado, son las primeras horas donde se forjarán los cimientos de su trabajo.

¿Cuánto tiempo te tomó hacer la escultura de El Comercio?
Dos días (ríe). Empecé un día y cuando estaba  a punto de terminar, hubo un percance con la gente que estaba mirando y la figura se derrumbó. Al siguiente día empecé de nuevo y me demoró seis horas aproximadamente. Fue trabajoso porque tiene bastante detalle. Es un edificio muy interesante y con una arquitectura genial.

¿Cómo empiezas a hacer esculturas de arena?
Empezó de casualidad. Hace 8 años me fui de campamento con unos amigos al sur y ahí vi a un señor que estaba haciendo tallado en arena. Era un aficionado pero lo hacía muy bien. Vi que era fácil moldear la arena y me gustó tanto que me quedé viéndolo como dos horas. Ese mismo día empecé a practicar con mi hermano. Es algo curioso porque antes no había tenido contacto con esculturas ni figuras de arena.

¿Cuánto tiempo te tomó dominar la técnica?
Poco a poco lo empezamos a practicar como hobby. Al principio no le tomábamos importancia. Luego vimos que le empezaba a llamar la atención a la gente y decidimos hacerlo más seguido. Con el tiempo lo empezamos a hacer una vez al mes pero ya cosas más grandes.

¿Cómo fuiste perfeccionando la técnica?
En un inicio utilizaba palitos de chupete. Luego fui viendo y buscando en Internet. Comencé a adherirle  más complementos. Utilicé cuchillos, palas y cosas más estilizadas. Ahora tengo la noción para hacerlo más rápido. He mejorando el proceso.

¿Cuál es el proceso?
Lo primero es elegir un buen lugar que no esté muy cerca del agua. Con eso evitamos que la corriente pueda llevarse la arena. Luego hay que acumular la arena y compactarla. Después seguimos con el tallado y cada vez que vamos tallando le agregamos agua con cola para que la superficie no se vuele, se seque o se salga. Busco formar una especie de costra, una capa. Lo último es el proceso de limpieza. Hay que quitarle la mayor cantidad de imperfecciones para que se vea limpio. A los lados debemos dejar plano el piso para que la escultura se aprecie mejor

¿Normalmente cuánto tiempo te toma hacer una escultura?
Entre 4 a 7 horas. El tiempo puede variar dependiendo de la complejidad, el tamaño o lo detalles que pueda tener la figura.

¿Cuál es la parte más complicada?
Lo más complicado es el principio, el decir el momento de compactar la arena. Debemos sacarla con una pala, echarle agua y aplastarla bien. Lo importante es que la base quede bien sólida para no tener percances al momento de culminar la escultura en la parte de la cima. Otras cosas complicada es soportar el sol, los niños y los curiosos que le quieren meter mano a la arena

¿Cuál es el secreto para hacer una figura de arena?
El secreto está en la perseverancia y en hacerlo rápido. Varias veces se me ha desmoronado o se ha roto la figura. Hay que luchar contra el viento que juega en contra o el mar que llega hasta la escultura. A veces no he compactado bien la base o lo niños tocan o juegan cerca de la escultura. Eso también provoca que se caiga la escultura. Igual hay que seguir. Nuestra meta es cumplir el objetivo.

¿Con quiénes trabajas?
Ahora con un amigo de barrio. Él me apoya con el proceso de levantar y compactar.  A veces he tenido más ayudantes. He llegado a tener hasta 7 u 8 personas.

¿De dónde nacen las figuras?
A veces son creaciones propias o también coloco figuras en mi página de Facebook para interactuar con la gente. Ellos eligen la que más les gusta y ese día la hago en arena.

¿Cuánto tiempo puede durar una escultura?
Si la escultura no es manoseada puede durar días. Sucede que a veces los niños o los curiosos empiezan a jugar con ella.

¿Qué sucede con la escultura a las 7 de la noche?
A veces las derrumbamos nosotros mismos. Cuando vemos que hay muchos niños que la quieren tumbar nosotros nos tiramos encima primero (ríe). Normalmente la dejo ahí y me voy. Ya no volteo para nada.

¿Cuál es la figura que más tiempo te ha tomado hacer?
Un Volkswagen casi a escala y nos tomó seis horas y media. Esa la pintamos con aerosol. Fue un éxito.

¿A qué te dedicas normalmente?
A pintar, aunque soy empírico. Desde los 11 años pinto pero a los 18 estuve en la Pre de Bellas Artes. Ahí absorbí muchas técnicas que después ya particularmente comencé a desarrollar. Lamentablemente por un tema de dinero no pude ingresar. Ahora vendo mis cuadros a pedidos y vía Internet.

¿Acabas de ganar u concurso en Chiclayo?
Sí, el Concurso Creatividad en Arena del BCP. Nos fuimos a agarrar la fecha por allá porque acá en Lima ya no la realizan hace cuatro años. Hicimos un caballito de totora con la cabeza de un animal antropomorfo sobre unas olas. El tamaño y la limpieza influyó (1.20 de altura y de largo poco más de dos metros). Participamos contra 19 esculturas.

¿Qué buscas con las esculturas?
Incentivar a la gente a hacer cosas productivas, que aprecien y pueden aprender de lo que hago. Me gustaría invocar a las empresas para que apoyen a las personas con talento. No necesariamente a mí, sino a cualquiera que quiera hacer algo.
Hay mucha gente con talento que se pierde por falta de apoyo. Yo no tuve los recursos para seguir los estudios en Bellas Artes pero muchos años después se ven los frutos.
Personalmente me gustaría participar en torneos internacionales como en Alemania o Estados Unidos.

FICHA
Rubén Rebatta

Escultor en arena y pintor
Desde hace 8 años me dedico a hacer esculturas en arena. Lo mío nació como una forma de divertirme en la playa y ahora hasta he ganado premios en otras partes de Lima. Me dedico a pintar cuadros, aunque todo lo que hago es empírico. Quise estudiar en la Escuela Nacional de Bellas Artes pero no pude por falta de recursos. Cuando la gente ve lo que hago no se imagina que haré una figura grande. Mi mayor virtud es la perseverancia y mi peor defecto es que me estreso muy rápido. No me gusta el fútbol.