Con presencia de los detenidos (en la foto), ayer se retiró el cuerpo de la menor de un cerro de Huachipa. (USI)
Con presencia de los detenidos (en la foto), ayer se retiró el cuerpo de la menor de un cerro de Huachipa. (USI)
Redacción EC

El crimen de una bebe de 11 meses ha conmocionado a los vecinos de . Ronaldo Fernández Roca, de 19 años, padre de la menor, confesó que asfixió a su hija, quemó el cuerpo y lo enterró en un cerro de Carapongo. Habló luego de que fue detenido e interrogado por la policía. La madre de la niña, Cirila Ramos Quispe, de 18 años, también lo sindicó como responsable de la muerte y reconoció que lo encubrió por temor a que atentara contra su vida. Ella también está detenida y es acusada de complicidad.

La pareja, de Huancavelica, vivía desde hace unos meses en el asentamiento humano Hijos de Carapongo. Según la investigación, un familiar llegó a su casa y se percató de que no estaba la bebe. Entonces, dio aviso a la policía.

“Tuvieron una coartada ilusa. Primero dijeron que había fallecido al atragantarse, luego que un gato se durmió encima y que la asfixió. Ante la presión y tras ser interrogados individualmente dijeron la verdad”, precisó el jefe de la Depincri Chaclacayo-Lurigancho, Fidel Cárdenas.

Durante el interrogatorio, Ronaldo Fernández no dejaba de llorar. Contó que el crimen lo cometió “el viernes o sábado” de la semana pasada. “No recuerdo bien cuándo fue”, dijo.

“[Mi hija] era un estorbo para él. Lo encubrí porque tenía miedo de que me mate a mí también”, dijo Cirila Ramos ante la prensa.
El cuerpo fue encontrado ayer por policías. La fiscalía investiga este caso de filicidio. 

Lee también: