Raúl Tola, moderador de las mesas redondas auspiciadas por la Cátedra Vargas Llosa. Foto: El Comercio.
Raúl Tola, moderador de las mesas redondas auspiciadas por la Cátedra Vargas Llosa. Foto: El Comercio.

El impacto de la pandemia global del se sigue sintiendo en nuestro país y uno de los sectores más afectados ha sido el de la cultura, prácticamente paralizado por las medidas tomadas por el gobierno para controlar el virus. Es por eso que la primera charla de la Cátedra Vargas Llosa, hecha en colaboración con el diario El Comercio, tomó esta temática como el punto de discusión de un panel de expertos que incluyó al gerente general de Del Barrio Producciones, , la directora artística del Teatro La Plaza, , y el director de Penguin Random House Jerónimo Pimentel.

Durante la conversación, dirigida por el periodista y escritor Raúl Tola, cada uno de los expertos expresó cómo la crisis ha afectado los rubros teatrales, audiovisuales y los del libro, señalando que incluso ahora, en medio de la crisis, se hace difícil ver el daño que ha sufrido la industria cultural en el país, calculado en unos mil millones de soles .

MIRA: Ministra de Cultura: "Las pérdidas en el sector cultural por la pandemia se calculan en 1000 millones de soles” | Entrevista

EDITORIALES EN CRISIS

Sin embargo, para Jerónimo Pimentel, este número es mucho menor al verdadero. “El número de la ministra se basa en un error, ya que se tomó pensándose que en mayo ya estaríamos fuera de la cuarentena. Con las postergaciones de la salida del estado de emergencia, el impacto se hizo mucho más grande”, indicó durante el conversatorio. “La cobranza ha sido cero. Desde marzo no ingresa un sol a las editoriales”, agregó en otro momento.

Señaló que el sector editorial está completamente paralizado en el país y que las pérdidas estimadas ascenderían a S/.450 millones si se cuentan las editoriales y librerías. “Vamos a producir la mitad la mitad de libros que lo que estamos planeado. Eso nos retrocede a lo producido en 2014”, remarcó.

Otro golpe duro para el sector será la postergación de la Feria del Libro de Lima, que para algunos de nuestros socios de la Cámara Peruana del Libro significaba hasta del 50% de sus ingresos.

Estimamos también una reactivación muy lenta, porque los canales digitales o el e-commerce han sido muy poco desarrollado por las editoriales en el Perú, a diferencia de lo que puede ocurrir en otros países”, indicó.

NUEVO LENGUAJE AUDIOVISUAL

El sector audiovisual también ha sido fuertemente golpeado, con Coya estimando pérdidas de entre S/.500 y 600 millones. Agregó que la naturaleza del virus cambiará completamente la manera en que se producirán las series y películas a partir de ahora, incluyendo el lenguaje audiovisual.

Coya indicó que en el caso de Del Barrio Producciones han tenido que suspender varios proyectos que se estaban desarrollando, incluyendo una película, la telenovela "Dos hermanas" -donde trabajaban más de 200 personas-, así como una serie de otros proyectos documentales y una serie hecha en colaboración con empresas españolas sobre la historia de Francisca Pizarro.

Coya remarcó que se han puesto en comunicación con colegas españoles para establecer los nuevos protocolos sanitarios para el momento en que se puedan reanudar las producciones. Sin embargo, remarcó que estos cambiarán significativamente la manera no solo cómo se hacen las series y películas, sino también el lenguaje mismo audiovisual.

“Ya no vamos a poder producir tan pronto y va a ser más caro. También va a modificar el lenguaje audiovisual. Nada de escenas románticas, ni besos ni abrazos. Tendremos que hacer planos sugestivos...”, remarcó.

REINVENTANDO EL TEATRO

El teatro no ha salido intacto de la pandemia, siendo ya uno de los sectores culturales más volátiles del país.

Como la mayoría de las organizaciones hemos tenido que cerrar las salas y reorganizar la programación de todas nuestras obras sin nueva fecha”, señala Chela de Ferrari, directora artística de La Plaza. Algunas de las víctimas de la pandemia han sido la cancelación del festival Sala de Parto, así como la de los talleres presenciales.

(En el teatro) nosotros vivimos el 85% de nuestra taquilla”, revela de Ferrari. “Hacemos teatro para hacer más teatro.”

Según la directora, con las salas cerradas, la industria teatral ha tenido que reinventarse, usando los elementos a su disposición para seguir haciendo teatro, incluyendo obras virtuales y una comunicación más cercana con la comunidad por las redes sociales.

Estamos abriendo La Plaza Media, que es una unidad dedicada a la producción cinematográfica y audiovisual que busca explorar otros lenguajes híbridos entre el teatro y lo audiovisual, así como otras disciplinas. Y ya tenemos tres películas en diferentes fases de producción, una serie de contenido infantil y un podcast”, agregó. Chela de Ferrari.

Viendo al menos un lado positivo a la situación, la dramaturga remarcó que la pandemia ha dado un tiempo para replantearse sus objetivos.

“Nuestras organizaciones necesitan un tiempo para pensar. Y eso, antes de la pandemia, no lo encontrábamos. No estaba en nuestra estructura ese tiempo para preguntarnos ‘¿quiénes somos? ¿a dónde vamos?’”, reflexionó.

EL MINISTERIO MUDO

El rol del Ministerio de Cultura también fue discutido durante el conversatorio, donde los tres invitados opinaron que su labor no estuvo a la altura de la crisis.

“Tengo el mayor respeto profesional por Sonia Guillén, pero una cosa es ser arqueólogo y otra ser ministro”, señaló Coya. “Su gestión, en estos últimos meses, ha sido poco menos que lamentable. Su silencio permanente, salvo una respuesta vaga... su palabra ha sido inexistente”.

El expresidente del IRTP desmintió que las declaraciones de la ministra de que ha estado en comunicación constante con los líderes del sector, señalando que solo ha hablado con funcionarios de menor grado.

“Tengo entendido por conversaciones que he tenido con el Sindicato de Actores, que han buscado una ayuda para el sector audiovisual, pero la única respuesta que han recibido es el silencio. Solo han tenido una reunión con el viceministro del Trabajo, donde se les hizo un ofrecimiento... y hay actores, trabajadores del sector audiovisual que se están literalmente muriendo de hambre”, relató.

EL FACTOR SWING

La charla no pudo evitar mencionar a ‘’, nombre artístico del compositor Richard Cisneros que desató un escándalo luego que se revelara su cuantioso contrato con el Ministerio de Cultura por actividades sospechosas, así comosus lazos con la campaña presidencial de Pedro Pablo Kuczynski en el 2016.

“Mucha frustración. La Cámara Peruana del Libro tuvo una coordinación constante con la Dirección del Libro y la Dirección de Industrias Culturales, pero lo frustrante es que esa coordinación no llegó a nada”, recordó Pimentel. “Y mientras se caían los esfuerzos por convertir estos diálogos en decretos legislativos, nos enteramos que una parte del Ministerio de Cultura estaba destinando una muy buena cantidad de fondos que difícilmente tiene justificación y que a la luz de eventos posteriores tienen una connotaciones políticas ciertamente graves.

Para mí que renuncie la viceministra o la ministra no me devuelve los 75 días de paro en el sector”, acotó.

LO QUE QUEDA

Los tres invitados coincidieron que los sectores audiovisuales, editorial y el teatral sobrevivirán a la pandemia. El problema es conocer cuántas empresas y personas que han hecho su vida en estas industrias sobrevivirán a la crisis.

El teatro se va a salvar. Lo que no sabemos es si las personas y las instituciones van a sobrevivir. Es muy grave, no podemos dejar que esto siga pasando. Es la desidia lo que nos va a matar, más que la pandemia”, remarcó de Ferrari.

“Vamos a seguir leyendo. Hemos sobrevivido a todo y esta no va a ser su excepción. Lo que no sabemos es cuántos vamos a sobrevivir y cómo”, agregó Jerónimo Pimentel, quien indicó que solo se podrá saber la condición de la industria editorial cuando pase la crisis.

Igualmente, Hugo Coya aseguró que las producciones audiovisuales sobrevivirán, pero volvió a repetir que lo harán a un mayor costo. “Si antes nos quejamos que tenemos pocas producciones y de mala calidad, ahora va a haber menos”, afirmó.

Dando un final más positivo a la charla, Raúl Tola resaltó observaciones anteriores de los invitados sobre la dificultad que hubiéramos tenido para soportar la cuarentena sin las películas, los libros, las series y el teatro.

Hemos descubierto que hay dos cosas que nos pueden salvar de esta pandemia, la creatividad y la solidaridad”, señaló Chela de Ferrari.

Revive aquí el conversatorio:

CÁTEDRA VARGAS LLOSA

Los próximos encuentros tendrán ejes temáticos diversos como la literatura y el confinamiento, la literatura y la peste, o el futuro distópico en la literatura. En algún momento, además, se contará con el propio Mario Vargas Llosa. Más detalles de las charlas virtuales se conocerán en los próximos días.

VIDEO RECOMENDADO

Anahí de Cárdenas termina quimioterapias y toca la campana de la victoria frente al cáncer

Anahí de Cárdenas termina quimioterapias y toca la campana de la victoria frente al cáncer

TE PUEDE INTERESAR