El Papa beatifica a 124 mártires surcoreanos en Seúl
El Papa beatifica a 124 mártires surcoreanos en Seúl

Seúl (EFE)
 

celebró hoy la ceremonia de beatificación de 124 mártires coreanos en el centro de Seúl con la asistencia de cientos de miles de personas, en el principal evento de su

El pontífice comenzó la misa al aire libre en la emblemática plaza de Gwanghwamun para beatificar a los mártires, todos ellos de la primera generación de víctimas de la persecución religiosa en el país durante los siglos XVIII y XIX.

"Los mártires nos enseñan el camino", apuntó Francisco durante su homilía y destacó que su legado contribuirá a promover la paz y los valores humanos en y el resto del mundo.

El Papa destacó además el carácter laico de los primeros católicos de Corea, donde a diferencia de otros países de Asia el evangelio no fue introducido por misioneros.

"Su ejemplo tiene mucho que decirnos a nosotros, que vivimos en sociedades en las que, junto a inmensas riquezas, prospera silenciosamente la más denigrante pobreza; (...) y donde Cristo nos sigue llamando, pidiéndonos que le amemos y sirvamos tendiendo la mano a nuestros hermanos necesitados", aseguró el pontífice.

Es algo bastante excepcional que un pontífice dirija una ceremonia de beatificación en el mismo país de los mártires, ya que suelen celebrarse en el Vaticano, a cargo de un cardenal, destacó hoy un portavoz de la organización.

Acompañaron a Jorge Mario Bergoglio en la celebración el arzobispo de Seúl, Yeom Soo-jeong, y el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano.

El centro de Seúl apareció completamente abarrotado horas antes de que comenzara la misa de beatificación y muchos de los asistentes pasaron la noche en los alrededores antes de someterse a unos exhaustivos controles de seguridad.

Con deudos del Sewol

Entre los invitados a la misa estaban unos 400 familiares de víctimas del naufragio del , que desde hace semanas acampan en Gwanghwamun para protestar contra el Gobierno y exigir una investigación independiente.

El pontífice, que un día más volvió a lucir en el pecho el lazo amarillo en solidaridad con las víctimas del naufragio, hizo en su camino a la ceremonia una breve parada frente a un grupo de familiares para saludarles y darles su pésame.

Francisco comenzó el día con una breve visita al Santuario de los Mártires de Seosomun, un lugar histórico en el centro de la capital donde se produjo el número de ejecuciones de los primeros católicos coreanos.

El viaje de cinco días del líder de la a Corea del Sur, que alberga a 5,4 millones de fieles de esta religión, se considera histórico al ser el primero de un pontífice al país en 25 años y la primera en dos décadas a Asia Oriental.