Diputado chileno: No podemos tener un batallón de homosexuales
Diputado chileno: No podemos tener un batallón de homosexuales
Redacción EC

Santiago de Chile, DPA

El diputado opositor Ignacio Urrutia tuvo fuertes declaraciones de rechazo a la presencia de homosexuales en las , luego de que un marino en actividad admitiera por primera vez su condición con autorización de su alto mando.

"Una cosa es que haya uno, dos o tres homosexuales en alguna rama de las Fuerzas Armadas, y otra cosa muy distinta es que tengamos un batallón de homosexuales adentro", reclamó el parlamentario.

Urrutia, militante de la conservadora (UDI), agregó que la presencia de homosexuales debilita a las Fuerzas Armadas.

"Me parece que va absolutamente fuera de toda lógica (...) sobre todo para quienes son compañeros de curso y tienen que trabajar con ese homosexual", insistió.

La postura del diputado fue respaldada por el presidente de la Asociación de Oficiales de la Armada en Retiro, Pedro Veas.

"No es bueno que haya homosexuales dentro de las Fuerzas Armadas. ¿Sabe por qué? Porque hay un problema de mando. Imagínese qué ascendiente podrá tener un oficial homosexual", aseguró Veas durante una entrevista con Radio Cooperativa.

La Armada, en tanto, dijo que no emitirá comentarios sobre la vida privada de uno de sus hombres. El expresó la misma postura.

EL PRIMER CASO
El marino, Mauricio Ruiz, se convirtió en el primer uniformado chileno que reconoce públicamente su homosexualidad, tras ser autorizado por sus superiores a revelar su condición el miércoles.

"Las personas que somos homosexuales no tenemos por qué estar escondidos, podemos pertenecer a cualquier rama de la Defensa y nos merecemos todo el respeto", dijo Ruiz.

El uniformado, vestido de civil, agregó que su gesto es también un respaldo a su institución. "Estoy acá para respaldar también a la oficialidad de la Armada que permite que esta situación funcione".

La acción de Ruiz, que fue negociada por un año con la Armada, ocurre en el marco de los diálogos entre las instituciones castrenses y los movimientos homosexuales para erradicar la discriminación en la institución.