"Hess recordaba en su hermosa carta que, cuando un árbol era talado, uno podía leer en su tronco, no solo su edad, sino cada una de sus heridas, luchas, enfermedades, los años de gloria así como las tormentas enfrentadas e incluso cada batalla ganada y también perdida". (Foto referencial: Shutterstock)
"Hess recordaba en su hermosa carta que, cuando un árbol era talado, uno podía leer en su tronco, no solo su edad, sino cada una de sus heridas, luchas, enfermedades, los años de gloria así como las tormentas enfrentadas e incluso cada batalla ganada y también perdida". (Foto referencial: Shutterstock)