Los votos de los estilos de vida, por Rolando Arellano
Los votos de los estilos de vida, por Rolando Arellano
Rolando Arellano C.

Doctor en Administración de Empresas

En el tobogán de las encuestas sobre intención de voto, conviene quizá detenerse a ver cuáles son las tendencias profundas que pueden guiar la elección de los peruanos. Dado que hoy los ingresos no marcan tanto como antes la manera de pensar de la gente (ganan igual pero piensan distinto el dueño de una combi y el ingeniero de una gran empresa), invitamos al lector a analizar los seis estilos de vida de los peruanos (EstAr “Estilos de vida latinoamericanos por actitudes y recursos”, Arellano Marketing, 2015) para encontrar con qué candidatos se podría identificar (y eventualmente votar) cada uno.

Los sofisticados (7%): hombres y mujeres jóvenes con más ingresos que el promedio. Son modernos, educados, cosmopolitas, muy informados y valoran mucho la imagen personal. Son innovadores y cazadores de tendencias. Les importa mucho su estatus, pues vienen de familias ya asentadas económicamente y trabajan o esperan trabajar en puestos de nivel alto. ¿Cree usted que solo votarían por otro sofisticado? 

Los progresistas (21%): hombres que buscan permanentemente el progreso personal y familiar. Los hay muy ricos (el exitoso comerciante mayorista) y muy pobres (el vendedor ambulante que sueña con su quiosco). Están siempre buscando avanzar, formal o informalmente, y no tienen tiempo para seguir las tendencias sociales o políticas. La mayoría viene de familias migrantes. ¿Por quién cree usted que podría votar alguien como él? 

Las modernas (27%): mujeres que trabajan o estudian fuera y buscan su realización personal como mujer y como mamá. Se mantienen siempre arregladas y buscan que la sociedad reconozca sus logros. Buscan actualizarse, reniegan del machismo y compran productos de marca comprobada. Admiran el esfuerzo de otros y quieren lograr su desarrollo por ellas mismas. ¿Necesariamente se orientarían ellas por un voto hacia otra mujer?

Los formales (20%): hombres trabajadores que valoran mucho su estatus social. Buscan la mejora de la sociedad, pero sin cambios drásticos. Les gusta estar informados y opinan mucho de temas políticos y sociales porque así esperan el reconocimiento de sus pares. Trabajan usualmente como dependientes empleados o como profesionales liberales de mediano nivel. ¿Quién representa mejor a este formal bastante cauto en sus decisiones? 

Las conservadoras (17%): son las típicas amas de casa, responsables del hogar y la familia. Se visten de manera muy discreta, escuchan muchas noticias, ven telenovelas, y su mayor preocupación es la salud y educación de sus hijos. Tanto a las ricas como a las pobres les preocupa mucho el alza de los precios y la seguridad de su familia. ¿Qué promesas electorales tendrá más en cuenta la conservadora?

Los austeros (8%): segmento mixto con bajos recursos económicos y resignados a su suerte. Generalmente, personas de mayor edad, que prefieren la vida simple y sin complicaciones. Son reacias a los cambios, no les gusta tomar riesgos ni probar nuevas cosas. Siempre esperan que el gobierno las ayude a mejorar su nivel de bienestar. ¿Por qué candidato populista preferirán votar los austeros? 

Solo o entre amigos, piense en qué candidatos podrían ser preferidos por cada estilo de vida y luego multiplíquelos por su peso poblacional. Tal vez, luego de sorprenderse, tendrá más claro quién tiene más probabilidades de ganar las elecciones.