(Foto: Carlos Chunga)
(Foto: Carlos Chunga)

El alcalde provincial de , Juan José Díaz Dios, considera que se ha descentralizado suficiente presupuesto para ejecutar obras de en esta región. En entrevista con El Comercio, también hace un balance de sus primeros 6 meses de gestión, anuncia el inicio de la ejecución del proyecto de Smart City y opina sobre la coyuntura nacional.

► 
► 

-¿Qué acciones destaca de estos seis primeros meses de gestión?

Lo primero que uno hace cuando llega a una institución municipal es poner orden en casa. Creo que se ha notado y se cumplió. Sin eso era imposible proyectarnos a otros objetivos. Hemos despertado una mística en el trabajador municipal y mantenido una estabilidad en los funcionarios de confianza. A nivel de ejecución, estamos por encima del 31 %. Y, por el bien de Piura, queremos liderar a nivel nacional la ejecución como municipalidad.

-¿El reordenamiento de mercado era la meta principal de este primer semestre?

No, porque la meta yo la tengo a cuatro años. Sí ha sido una de las más importantes, pero se ha hecho un plan que implicaba el compromiso de comerciantes formales e informales, capacitándolos y empadronándolos. Antes de iniciar las acciones represivas, hemos hecho hasta el último esfuerzo para dar la mano a quienes quieran estar en el marco de la ley.

-¿Cree que está cumpliendo su plan de gobierno?

Un plan de gobierno no es algo escrito sobre piedra, se elabora incluso sin un informe de transferencia. Es una visión general de la gestión, y eso no cambia. El tema de principio de autoridad está sumamente claro. También el de orden y tecnología. Por ejemplo, uno de los proyectos que más me emociona es el de la Smart City (ciudad
inteligente).

-¿Cómo ejecutará ese proyecto y en qué etapa se encuentra?

Muchas personas, por desconocimiento, piensan que es un lujo, pero es más bien usar la tecnología para resolver problemas urgentes: seguridad ciudadana y transportes, a través de la fiscalización electrónica. Estamos en la etapa del diseño, va a ser con tecnología  del gobierno coreano y la ejecución la tendría a cargo Movistar. La meta ahora es ingresar la iniciativa privada para tener un financista a través del mecanismo de obra por impuestos.

-¿Cuál es el plazo para su implementación?

Este año estamos tramitando toda la documentación. El próximo año arrancamos con la plataforma, que es el software de código abierto desde donde se van a colgar la Seguridad Ciudadana, Fiscalización, Transportes, Manejo de desastres, Atención al usuario, etc. Es una de nuestras metas, por ejemplo, ser la primera municipalidad ‘cero
papel’ del país.

-El convenio firmado con el Ministerio del Interior para que la municipalidad asuma la defensa legal de policías procesados y la reparación de patrulleros, ¿no equivale a sumar una carga innecesaria a la municipalidad, fuera de sus competencias?

Si nosotros pedimos apoyo a la Policía para el tema del mercado, me parece justo que, en el marco de un patrullaje integrado, la Municipalidad de Piura preste apoyo a la Policía. Si la seguridad ciudadana no fuera una competencia municipal, no tendríamos Serenazgo ni el alcalde fuera el presidente de la Comisión Provincial de Seguridad Ciudadana. Son instituciones que tienen el mismo fin y que se ayudan a través de un convenio que no solo es justo, sino legal. Estamos comprando motos, radios y vamos a reparar patrulleros.

- La Comisión de Defensa y Seguridad Ciudadana del Congreso ha aprobado que los serenos municipales utilicen armas no letales. ¿Usted coincide con esta propuesta?

Si se llega a aprobar en el Pleno, por supuesto que lo apoyaría. Lo primero que haría sería equipar al personal. En las intervenciones contra ambulantes, por ejemplo, nos enseñan cuchillos. Nuestro personal no es carne de cañón, tiene que estar equipado con lo mínimo para proteger su vida. Es más, todo ciudadano tiene el derecho de portar armas no letales.

-¿Cuál es el avance de las obras de reconstrucción asignadas a la municipalidad?

Vamos muy bien. Tenemos 58 obras en ejecución: en Piura (30), La Arena (2), Cura Mori (5), La Unión (10), Catacaos (9) y Veintiséis de Octubre (2). Incluso el director de la Reconstrucción (Nelson Chui) nos ha planteado asumir la unidad ejecutora de otras obras. Nos hemos reunido con nuestra gente (para evaluar) si estamos en capacidad de  asumirlas, porque hay que ser responsables. Ya hemos hecho las consultas y hemos contestado que sí estamos en condiciones. Dependerá del director transferirnos esas unidades ejecutoras.

-¿Qué observaciones haría usted al proceso de reconstrucción, en general?

Ya estamos en la etapa de ejecución y ya no puede haber pretextos. Se ha descentralizado bastante el presupuesto, más del 70 % lo tenemos las autoridades piuranas, regionales y locales. Si llega diciembre y no hemos avanzado con la reconstrucción, será culpa de las autoridades de Piura, cada uno tendría que asumir su error.

-¿Cómo es su relación con el gobernador regional, Servando García?

Buena, cordial. Hemos hecho alianzas estratégicas, personalmente le he manifestado que debemos trabajar en equipo. Hay personas que pretenden que estemos distanciados, pero si nos alejamos, Piura va a fracasar. Tenemos casi la misma edad. Piura está de por medio. En todo caso, tenemos estilos diferentes, pero lo que importan son los
resultados.

-¿Usted está satisfecho con el desempeño del gobernador?
No estoy satisfecho ni con mi propio desempeño. Creo que podemos mejorar. Le he dado algunas sugerencias, cuando hemos conversado en privado, pero me reafirmo: estoy a las órdenes del gobernador en lo que pueda apoyar. Los aparentes roces personales los hemos resuelto con una conversación franca y a solas que hemos tenido.

-¿Siente que le va mejor como alcalde que como congresista?

Son experiencias absolutamente diferentes. Siento que hice bien en haber tenido un paso previo en el Congreso, porque me permitió no solo relaciones y contactos, sino tener un conocimiento sobre cómo funciona la administración pública.

-Quizás sea prematuro preguntarlo, pero ¿cuál sería su próximo paso político?

Me gustaría seguir en política, pero eso depende de Piura. Para mí, la prueba de fuego es la municipalidad. Si no soy capaz de demostrar los cambios que hemos ofrecido en cuatro años, me retiro, no voy a hacer daño a la gente. Todo depende de mi desempeño acá, sino con qué cara voy a pedir votos luego.

-¿Cómo es su relación actual con el fujimorismo?

Con el partido Fuerza Popular no tengo ninguna relación, formalmente terminó en el año 2016, cuando dejé de ser integrante de la bancada. Hubo actitudes que no fueron correctas, que ya forman parte del pasado, pero que no rompen el tema humano. Hace un mes visité a la lideresa, Keiko Fujimori, en la cárcel. Conversamos como dos amigos, no sobre temas políticos. Le conté cómo me va, qué estoy haciendo, y ella también me contó lo que hace y las mejoras que han hecho en la cárcel. Yo esperaba que saliera libre mucho más rápido.

-¿Qué opinión le merece el desempeño de los congresistas de Fuerza Popular?

El fujimorismo ha perdido una enorme oportunidad, al tener una mayoría tan abrumadora, de hacer reformas. A mí me gusta la palabra reformas, porque implica cambio, pero no lo he visto. No hay ninguna reforma importante que se haya concretado en el Congreso hasta ahora, pese a la mayoría abrumadora que se tuvo al inicio. Es una oportunidad perdida e histórica, que difícilmente se vuelva a repetir. Como alcalde, pido que se restablezcan las relaciones de cooperación entre el Congreso y el Ejecutivo.

-¿Le cuesta ya no pronunciarse sobre temas de coyuntura nacional?

He recibido invitaciones de varios medios para hablar de temas nacionales, pero creo que haría mal a la gestión. Tengo que pensar en Piura. Me encantaría decir todo lo que pienso, pero tengo que ser prudente y cauto: quien habla ahora ya no es un congresista, que puede soltar todo lo que tiene en la cabeza, sino un alcalde. No puedo comprometer las buenas relaciones que tenemos, como municipio, con el Ejecutivo, Legislativo u otra institución, por una opinión que pudiera resultar desatinada.

Síguenos en Twitter como