García dijo apoyar que se suscriban más acuerdos de colaboración eficaz con las empresas que hayan delinquido, puesto que es importante conocer "quiénes se vendieron y por qué lo hicieron". (Foto: GEC/ Video: Canal N)
García dijo apoyar que se suscriban más acuerdos de colaboración eficaz con las empresas que hayan delinquido, puesto que es importante conocer "quiénes se vendieron y por qué lo hicieron". (Foto: GEC/ Video: Canal N)
Josefina Miró Quesada

Periodista y abogada

La Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (FIESP) negó al portal haber realizado el pago de US$ 100 mil por la conferencia de Alan García del 25 de mayo de 2012 en Sao Paulo. De hecho, la FIESP declaró que, en general, no remuneraban a los oradores que participaban en sus eventos.

¿Qué se sabe del caso en el que se investiga la conferencia de Alan García en Sao Paulo?

1. Alan García es investigado en la fiscalía por los delitos de tráfico de influencias, colusión agravada y lavado de activos.

2. La fiscalía sostiene que los $100 mil de la conferencia son, en realidad, un pago de Odebrecht por haber sido favorecida durante el mandato de Alan García (2006-2011), con decretos de urgencia que contribuyeron a que se adjudicara el tramo 1 del Metro de Lima (colusión). Este es un extracto de la orden judicial de impedimento de salida de noviembre de 2018 que lo explica.

Esta es la resolución judicial que dictó la medida de impedimento de salida contra el ex presidente Alan García.
Esta es la resolución judicial que dictó la medida de impedimento de salida contra el ex presidente Alan García.

3. En noviembre de 2017 Marcelo Odebrecht reconoció que Odebrecht le pagó a Alan García por dictar conferencias. La tesis de la fiscalía es también que el ex mandatario habría influenciado en el comité de selección que dio la buena pro (tráfico de influencias). Y, como el dinero venía de la caja 2 -que recibía dinero de actos de corrupción y destinaba recursos para sobornar-, dice que también hubo lavado de activos al ingresar ese dinero ilícito al mercado legal (decir que fue de una conferencia para evitar que se conozca el origen ilícito).

4. En febrero de 2019, el encargado de generar recursos para la caja 2 de Odebrecht, Marcos Grillo, declaró al Equipo Especial Lava jato que Barata le ordenó realizar el pago de la conferencia, pero a nombre de otra entidad. Ahí, buscó al estudio jurídico Spinola para encubrir la transferencia. Este último ejecutó el pago -ordenado por Barata- en favor de la FIESP. Grillo reconoció que el contrato con Spinola de la conferencia fue simulado. En otras palabras, escondía otra transacción.

Alan garcía
Alan garcía

5. El 25 de mayo, Alan García realizó la conferencia en Sao Paulo. El 31 de mayo -6 días después-, Ricardo Pinedo, secretario de García envió un correo a Barata -dice él, en su condición de gerente de Odebrecht, empresa que presidía la FIESP- solicitándole el pago a las cuentas de García. 

“Quien encargó al Estudio Spinola fue la FIESP [que organizó la conferencia]”, dijo su abogado Erasmo Reyna a este diario. La FIESP lo ha negado a IDL Reporteros: “[la FIESP] no remunera a oradores e invitados y ni cobra ingreso a los cientos de eventos que hace anualmente”.

6. El contrato entre Alan García y el estudio Spinola tiene fecha del 5 de abril de 2012. Sin embargo, un correo que publica IDL-Reporteros del 28 de junio -dos meses después- de Pinedo le dice a García que Barata vendría con el “contrato para nuestra firma”. Un intercambio de correos entre Spinola -estudio de abogados- y Grillo -operador de la caja 2- de junio de 2012 indican que las fechas de este contrato fueron modificadas. Los $100 mil fueron transferidos a la cuenta de Alan García el 9 de julio por parte de Spinola, dos meses después de la conferencia.

Ricardo Pinedo envía un correo el 28 de junio de 2012 a Alan García sobre la firma del contrato de la conferencia (Fuente: IDL Reporteros).
Ricardo Pinedo envía un correo el 28 de junio de 2012 a Alan García sobre la firma del contrato de la conferencia (Fuente: IDL Reporteros).

7. La FIESP no pagó por la conferencia en Sao Paulo de Alan García. Se simuló un contrato entre este y Spinola para aparentar que sí lo hizo. Consultado sobre si Odebrecht pagó la conferencia, su secretario, Ricardo Pinedo, dijo que “por lo que hemos sabido ahora […] resulta que pagó Odebrecht [por la conferencia]”. Agregó que ellos no sabían de esto. “Si hubiera sido Odebrecht quien nos iba a pagar, no hubiéramos tenido ningún problema en aceptar”, señaló.

8. Según las declaraciones de al Equipo Especial, Barata le ordenó transferir de la caja 2 el dinero y este usó al estudio Spinola para hacer la transferencia. Este pago aparentó ser un encargo de la FIESP -organizadora del evento en Sao Paulo-; lo que ya ha sido descartado.

Alan García acusó al gobierno de Martín Vizcarra de estar detrás de una interceptación telefónica de sus comunicaciones. (Foto: Jesús Saucedo / GEC)
Alan García acusó al gobierno de Martín Vizcarra de estar detrás de una interceptación telefónica de sus comunicaciones. (Foto: Jesús Saucedo / GEC)

¿Qué efectos tiene lo dicho por la FIESP en la investigación fiscal?

9. La investigación está en etapa preliminar. Los delitos que se le imputan aún pueden cambiar. Según el ex procurador adjunto Iván Meini, lo dicho por la FIESP demuestra que la versión de Alan García no era cierta y refuerza la tesis de la fiscalía. Sin embargo, el monto del dinero ($100 mil) hacen pensar que no es proporcional a la presunta “contraprestación” que Odebrecht habría pactado para beneficiarse del tramo 1 del Metro de Lima. “Conforme se investigue habrá más elementos que puedan dar luces sobre qué otro tipo de pagos pudieron haberse dado”, agrega.

10. El coordinador del área penal del Idehpucp, Rafael Chanjan coincide en que la tesis de la fiscalía se refuerza. “Da mayores indicios de que se dio apariencia de legalidad [con un presunto contrato de conferencia] a una transferencia de activos supuestamente ilícita”, explica en relación al delito de lavado de activos. Ambos penalistas coinciden en que la fiscalía debe probar, a través de indicios, el acto colusorio y que García sabía o debía saber que el dinero que recibía era ilícito. “Si hay acuerdo colusorio, es plausible entender que lo que habría recibido, al dejar el cargo de presidente, era dinero manchado”, agrega Meini.