El pleno del Congreso aprobó la propuesta que otorga la facultad de control concurrente a la contraloría durante la emergencia del coronavirus el último viernes. (Foto: GEC)
El pleno del Congreso aprobó la propuesta que otorga la facultad de control concurrente a la contraloría durante la emergencia del coronavirus el último viernes. (Foto: GEC)
Redacción EC

El Congreso envió este lunes al Poder Ejecutivo la autógrafa de la ley que otorga facultades a la Contraloría General de la República para ejercer un control concurrente a las contrataciones públicas realizadas en el marco de la emergencia producida por los contagios de ().

Tras esto, el presidente Martín Vizcarra podrá observarla o promulgarla en un plazo que vencerá el próximo 29 de abril.

El pleno del Legislativo aprobó el viernes pasado un texto sustitutorio que acumuló la propuesta del Ejecutivo y los tres proyectos de ley presentados por los parlamentarios.

El tema fue puesto en la agenda del debate legislativo por el Poder Ejecutivo, que incluyó la figura del control concurrente en su pedido de delegación de facultades. El último jueves 26 de marzo, el Parlamento aprobó el paquete de facultades, salvo en el punto 11 referido al control concurrente. Al día siguiente, el presidente Martín Vizcarra anunció que insistía en su propuesta y envió un proyecto de ley al Parlamento.

No obstante, el mismo día que se analizaba en el pleno las facultades legislativas del Ejecutivo, el parlamentario César Combina (Alianza para el Progreso, Junín) presentó un proyecto de ley -coordinado con la contraloría- para aplicar el control concurrente a todo el Sistema Nacional de Control y no limitarlo a la situación de la emergencia del COVID-19, como planteaba el gobierno.

Tras el rechazo del pleno a otorgar facultades sobre el control concurrente al Ejecutivo, se esperaba la aprobación de la iniciativa multipartidaria, pero no se logró poner al debate.

El martes 31, ante la Junta de Portavoces, se presentaron el primer ministro Vicente Zeballos y la titular de Economía María Antonieta Alva, así como el contralor Nelson Shack. Este último refirió que “el controlado -en referencia al Poder Ejecutivo- no podía determinar las reglas de cómo y en qué términos se le iba a controlar”.

Shack reiteró su apoyo a la iniciativa multipartidaria impulsada por Combina. Sin embargo, dicha propuesta perdió respaldo. Para el miércoles 1 de abril, cinco de las ocho bancadas parlamentarias presentaron un nuevo texto sustitutorio que recogía la propuesta del Ejecutivo y acumulada otras iniciativas de legisladores que iban en el mismo sentido de limitar el control concurrente a las contrataciones que ocurran en el marco de la emergencia del COVID-19.

Te puede interesar: