Muchas veces los primeros síntomas de la hepatitis vírica son confundidos con los de la gripe. (Foto referencial: AFP)
Muchas veces los primeros síntomas de la hepatitis vírica son confundidos con los de la gripe. (Foto referencial: AFP)
Redacción EC

El Comercio

buenas.practicas@comercio.com.pe

La es una enfermedad infecciosa muy común. Según los informes más recientes de la , 325 millones de personas sufren una infección crónica por el virus de la o de la . Causa cerca de un millón de muertes anuales en el mundo y es responsable de otras enfermedades graves como el cáncer de hígado o la cirrosis. Pese a todo ello es un mal identificable y prevenible.

MIRA: Coronavirus: ¿Qué son los aerosoles y por qué son tan peligrosos ante la pandemia de COVID-19?

Tal y como su nombre lo indica, la hepatitis es una inflamación del hígado. Cuando este malestar es causado por un virus, entonces estamos ante una hepatitis vírica. Puede presentarse de forma aguda y ser curada o en su defecto, se convertirá en una enfermedad crónica que cause daños graves el hígado.

Hasta el momento se sabe que los virus pueden provocar al menos cinco tipos de hepatitis: virus de la hepatitis A (VHA), hepatitis B (VHB), hepatitis C (VHC), hepatitis D (VHD) y hepatitis E (VHE). Los más comunes de estos virus son los de la hepatitis B y la C, al mismo tiempo son los tipos más peligrosos de esta enfermedad.

MIRA: Coronavirus: ¿Qué se sabe hasta ahora sobre los anticuerpos e inmunidad del Covid-19?

Así se transmite la hepatitis

A mediados del siglo pasado, se creía que la hepatitis era una enfermedad que solo le daba a las personas alcohólicas. Sin embargo, los avances de la ciencia nos han rebelado que además de haber diversos tipos de hepatitis, existen muchas formas de contraerla especialmente si hablamos de una hepatitis vírica o viral.

Los cinco tipos de virus causantes de hepatitis comparten algunos rasgos en común, desde los síntomas que pueden presentarse hasta el daño que pueden causar en el organismo. Pero estos microorganismos también tienen algunas particularidades en cuanto a la forma de trasmisión de la enfermedad.

VirusTransmisiónSe cronifica
Hepatitis A (VHA)Mediante las heces, las personas suelen infectarse al ingerir agua o comida contaminados.No
Hepatitis B (VHB)Por exposición a sangre infectada, semen y otros fluidos corporales. Puede ser transmitido de madres infectadas a sus recién nacidos en el momento del nacimiento. Las formas de contagio pueden ser: transfusiones sanguíneas, agujas compartidas, pinchazos accidentales y transmisión sexual.
Hepatitis C (VHC)Al igual que la VHB: por exposición a sangre infectada, semen y otros fluidos corporales. Puede ser transmitido de madres infectadas a sus recién nacidos en el momento del nacimiento. Las formas de contagio pueden ser: transfusiones sanguíneas, agujas compartidas, pinchazos accidentales y transmisión sexual.
Hepatitis D (VHD)Sólo se da en caso de personas infectadas con VHB.
Hepatitis E (VHE)Al igual que la VHA: se transmite mediante las heces, las personas suelen infectarse al ingerir agua o comida contaminados.En personas inmunodeprimidas
MIRA: Coronavirus: ¿Es cierto que el COVID-19 tiene un menor impacto en la altura andina?

Síntomas de la hepatitis

Muchas veces las hepatitis víricas pasan desapercibidas o en todo caso, son confundidas con otras enfermedades. Esto sucede porque se presentan síntomas como la pérdida de apetito, fiebre, dolores musculares, diarrea, cefalea, molestias estomacales entre otros. Y este tipo de sintomatología puede ser confundida con una gripe.

Los pacientes con hepatitis, suelen pasar por cuatro periodos:

  • Incubación: es el tiempo que transcurre desde el contagio hasta la aparición del primer síntoma. En el caso de la VHA es de 15 días, para la VHB se calcula entre 30 y 160 días y para la VHC de 15 a 160 días.
  • Periodo preictérico: en este periodo se presentan los síntomas que describimos arriba, aquellos que son similares a los de la gripe.
  • Ictérico: es cuando aparece la ictericia y se puede ver una coloración amarillenta en la piel y mucosas. Usualmente se puede ver esta coloración en el globo ocular. En este periodo disminuyen los otros síntomas.
  • Convalecencia: desaparece la ictericia y se experimenta una mejoría en el paciente. Es posible que aparezca una coloración oscura en la piel (coluria) y blanquecina en las heces (acolia).

En caso de que la infección se vuelva crónica, es posible que se dé una eventual cirrosis. Este malestar puede causar déficit de concentración, cansancio, dolor abdominal, acumulación de líquidos, ictericia, entre otros síntomas. En el1% de los casos, esta enfermedad puede presentarse grave e incluso ser fulminante.

Para hacer un diagnóstico de hepatitis es necesario hacer un análisis de sangre. Los datos a los que hay que prestar atención son los valores de la bilirrubina y de transaminasas. Además, al localizarse los anticuerpos desarrollados ante la presencia del virus, el médico podrá diagnosticar a qué tipo de hepatitis se está enfrentando el paciente.

VIDEO RECOMENDADO

OMS: “quizás nunca haya una solución” para la COVID-19

TE PUEDE INTERESAR