No te fuerces a la hora de comprar regalos. No tenemos que regalar cosas caras.
No te fuerces a la hora de comprar regalos. No tenemos que regalar cosas caras.
Andrea Montalvo

Ahora sí estamos a puertas de las fiestas de fin de año: se vienen Navidad y Año Nuevo y con eso días cargados de eventos (trabajo, amigos y familia). Es un tiempo en el que todo se acelera, tenemos distintas actividades y responsabilidades: algunas de estas son reales y otras son impuestas por nosotros mismos.

A muchos esta época les es muy agradable y el hecho de que la rutina cambie completamente les cae bien. Hay gente que disfruta de tener muchos eventos, de comprar y empaquetar regalos, hacer actividades de voluntariado y de pasar tiempo con familia y amigos a los que no siempre ven. Sin embargo, hay personas a quienes la responsabilidad añadida, el calendario sobrecargado y el gasto extra les produce mucho estrés y/o ansiedad. Incluso si somos de los que disfrutan de esta época, podemos sentirnos abrumados en más de una oportunidad. Por eso, me parece importante compartir algunas estrategias que pueden ayudar a llevar esta temporada de una forma más tranquila.

Si te sientes solo durante esta época, busca a alguien que te pueda entender y acompañar; puede ser un amigo o familiar en quien confíes.
Si te sientes solo durante esta época, busca a alguien que te pueda entender y acompañar; puede ser un amigo o familiar en quien confíes.
  1. Aprende a reconocer con quiénes disfrutas pasar tiempo y qué actividades son las que te producen más bienestar. Intenta aprovecharlas al máximo y a verle el lado positivo a pasar tiempo con familia y amigos que en otros momentos no ves.
  2. No te fuerces a hacer cosas que no quieres. Es común que nos sintamos obligados a asistir a eventos, especialmente los familiares. Sin embargo, si sientes que te hace sentir mal o que te produce alguna sensación negativa, no pasa nada si es que no asistes. Aprende a cuidar de ti, pregúntate cosas como “¿voy a sacar algo positivo de ir a esta reunión?”, “¿me voy a sentir más cargado después?”. Aprende a decir que no y a saber que hacerlo no te hace una mala persona, solo significa que te estás cuidando.
  3. Tómate un tiempo para disfrutar algo de esta época. Es fácil dejarnos cargar por el ajetreo de las fiestas, pero date un rato para encontrarle algo positivo a la temporada: disfruta de un poco de panetón, escucha música navideña, o decora algo que te haga sentir bien.
  4. No te fuerces a la hora de comprar regalos. A veces sentimos que ‘tenemos’ que gastar mucho dinero en comprar “los mejores regalos”; sin embargo, el estrés que esto puede producir es muy alto. Ten en cuenta que la intención es lo importante, hacer saber al otro que pensaste en el o ella es suficiente.
  5. Cuídate e intenta mantener tu rutina lo más estable que sea posible: descansa, come sano – sin dejar de disfrutar todo lo típico de esta época – y haz actividad física. Mantener una rutina estable nos ayuda a tener una sensación de control sobre lo que sucede a nuestro alrededor que nos ayuda a disminuir los niveles de ansiedad y a mantener la tranquilidad que tanto buscamos.
  6. Busca ayuda si la necesitas. Si te sientes solo durante esta época, busca a alguien que te pueda entender y acompañar; puede ser un amigo o familiar en quien confíes. Buscar ayuda es una buena forma de levantar los ánimos y de no sentirse solo.

Las fiestas de fin de año pueden ser una época muy ocupada y acelerada, que puede producir sensaciones que no nos hacen sentir bien. Es importante reconocer que esto puede pasar y tener en cuenta que es una temporada pasajera y que hay cosas que podemos hacer para sentirnos mejor.

Muchos disfrutamos de esta época y de ver a los amigos y familia, pero tener en cuenta que no es así para todos así que estemos alerta de lo que pasa a nuestro alrededor con las personas que queremos. Seamos considerados con cómo se sienten los demás y con cómo nos sentimos nosotros mismos; aprendamos a cuidarnos y a las personas a las que queremos también.