Redacción EC

La fachada de una casa descuidada en una calle de París fue el escenario para que el francés haga un hermoso jardín vertical. Esto sirvió para darle más vida a una calle que se veía gris y abandonada.

La casa tenía siete ventanas desordenadas y luego se convirtió en un bello mural de 25 metros de altura, que ahora cuenta con 7,600 plantas de 237 especies distintas. La diversidad de plantas hizo que se noten diferentes colores y sea un espectáculo para la vista.

El diseñador francés Patrick Blanc es conocido por sus diversos jardines verticales. El se destaca por la espectacular vista que se produce en las noches, debido a las luces que se reflejan en él.