Pedro Canelo

Lo que iba a demorar cuatro semanas al final solo fue un día y medio. El Comité Olímpico Internacional decidió postergar hasta el próximo año los por la pandemia del Covid-19. El evento, con el afán de no romper más tradiciones, mantendrá su nombre y será programado como máximo en agosto del 2021.

“Esta decisión se ha tomado para salvar vidas”, dijo Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional, quien tomó la decisión de la postergación en coordinación con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe. Lo que también se ha postergado es el relevo de la llama olímpica en Fukushima, ciudad japonesa devastada por un terremoto y tsunami en el 2011. Con esta medida oficial toca evaluar las principales consecuencias económicas y deportivas. ¿Habrá más oportunidades para deportistas peruanos? Veamos.

-Más tiempo para los peruanos-

Inés Melchor, atleta peruana, comunicó en las redes sociales que la suspensiones de maratones como la de Daegú o Hamburgo complicaban su proceso de clasificación, debido a que se iba a encontrar sin competencias a la vista para registrar la marca requerida para alcanzar un copio a Tokio 2020.

Otros deportistas con opción olímpica como la tablista Sofía Mulanovich y la karateca bicampeona panamericana, Alexandra Grande, también veían cómo se iban postergando los eventos preolímpicos que otorgaban boletos para la máxima competición deportiva internacional. Esta reprogramación será, de alguna manera, una oportunidad para que nuestros representantes deportivos replanteen sus calendarios, preparación y sigan peleando por el sueño olímpico.

“Es una noticia lamentable porque de alguna manera se frustran muchas ilusiones en cuanto a la gente que ya tenía su cupo para ir a los Juegos Olímpicos, pero es aplazar un sueño y para los atletas que no habían logrado terminar su proceso clasificatorio es la oportunidad de que se vuelvan a agendar sus eventos y que puedan competir con todas las garantías para obtener esos cupos”, comentó Baltazar Medina, presidente del Comité Olímpico Colombiano.

Eso sí, hay disciplinas que ya repartieron los cupos y eso no va a cambiar. Por ejemplo, a la selección peruana de fútbol Sub 23 no le afecta en nada esta postergación. Los cupos repartidos para Sudamérica seguirán siendo para Argentina y Brasil.

Tráiler "Prueba de fondo", documental de Inés Melchor. (Fuente: Tondero)

-Calendario recargado-

El año 2020 quedará prácticamente anulado del calendario deportivo por esta propagación del coronavirus. Eso hará que el 2021 quede congestionado de eventos como la Copa América, la Eurocopa y ahora los Juegos Olímpicos. Esto determinará una coordinación urgente entre la FIFA y el Comité Olímpico Internacional y así encontrar fechas razonables para todos estos eventos. El objetivo es también no perjudicar la preparación física y deportiva de los atletas. De momento hay intención de colaborar en todas las instancias.

“La FIFA cree firmemente que la salud y el bienestar de todas las personas implicadas en las actividades deportivas deben ser siempre la mayor prioridad (...) La FIFA trabajará con las instancias correspondientes para abordar todos los retos ligados a esta reprogramación”, comunicó de manera oficial el máximo ente del fútbol internacional.

Otras competiciones como el Mundial de Atletismo y el Mundial de Natación, ambos programados para el próximo año, también tendrían que alterar sus fechas.

-Cifras en rojo-

Muchas de las proyecciones estimadas para los Juegos Olímpicos de Tokio podrían alterarse ante el desarrollo del evento dentro de, aproximadamente, doce meses. El Comité Organizador ya había alcanzado a los medios algunas cifras que se manejaban para este evento.

Lo que no se modificaría es la cantidad de deportistas, entrenadores y dirigentes. Para Tokio 2020 se esperaban 17.000 participantes entre deportistas y miembros de delegaciones. Lo único que podría marcar una disminución de esta expectativa es que algún país, por medidas sanitarias alrededor del coronavirus, decidan no participar de los Juegos. La Villa Olímpica en Tokio iba a tener más 25 mil camas instaladas con material renovable.

Un asunto que sí preocupa y que, inevitablemente, perjudicará a muchas personas es la cantidad de entradas vendidas. Hasta febrero ya se habían vendido cuatro millones y medio de boletos (cifra oficial del Comité Olímpico Internacional). ¿Se devolverán esas entradas? ¿Habrá prioridad para reprogramar estas compras? Aún son asuntos que el Comité Olímpico Internacional no ha resuelto. La prioridad, y es lo lógico, era decidir la postergación.

El Ministerio de Turismo de Japón estimó que los Juegos iban a motivar la visita de más de medio millón de extranjeros. Esta podría ser una de las cifras que más caiga dentro de los próximos doce meses.

La organización de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 iba a reunir un costo de 11.500 millones de euros. Ante una postergación, esta inversión tendrá que ser mayor. "Desde un punto de vista deportivo fue la decisión más correcta, pero el impacto financiero será muy grande y vamos a trabajar para minimizar eso”, dijo Paulo Wanderley, presidente del Comité Olímpico de Brasil.

La postergación de los Juegos Olímpicos traerá dos impactos económicos ya establecidos en Japón: el primero es turístico -que ya estaba en crisis en los últimos meses por conflictos con Corea del Sur y China- y el segundo es en el producto bruto interno, donde habrá un impacto negativo de 5.500 millones de euros, según el estudio de la empresa SMBC Nikko Securities.

-Otros asuntos logísticos-

Para los Juegos Olímpicos de Tokio se han previsto 43 instalaciones como sedes y algunas fueron construidas de manera exclusiva para esta actividad. El aplazamiento, como vemos, también traería problemas en la urbanidad del territorio japonés. “Varios sitios indispensables para los Juegos podrían no podrían estar disponibles en otras fechas posteriores”, explicó el Comité Olímpico Internacional.

El Estadio Olímpico de Tokio tiene, en su calendario, conciertos y otras competencias que deberán postergarse a la par de los Juegos. Y este inconveniente no solo corresponde a escenarios deportivos. El centro de convenciones Tokyo Big Sight, reservado para los Juegos, es un recinto que requiere varios meses -y hasta años- para ser reservado.

Finalmente, la Villa Olímpica tendrá que postergar la venta y ocupación de los departamentos ubicados cerca de la bahía de Tokio (son un total de 4.145 departamentos). Quienes ya compraron tendrán que esperar un año más para recibir las llaves. ¿Y los hoteles en Tokio? Pues también tendrán que reprogramar sus reservas.

-Los plazos de algunos deportistas-

“Ojalá mi cuerpo aguante un año más”, comentó la italiana Federica Pellegrini, campeona olímpica de natación en Beijing 2008. Ella no sería la única deportista que tendrá que evaluar su fecha de retiro. Muchos deportistas de alto rendimiento escogen a los Juegos Olímpicos para despedirsde de las competiciones.

Otra duda que ha aparecido es qué pasará con los deportes, como el fútbol, que contempla un tope de edad (23 años). Lo que se propondría en este caso es que el 2021 participe la misma selección olímpica que obtuvo la clasificación y tener flexibilidad con la edad.

VIDEO RELACIONADO

El COI evalúa por primera vez la posibilidad de aplazar los Juegos de Tokio 2020

Más en Deporte Total



No te pierdas