Módulos Temas Día

Más en Negocios

Airbnb: "La data no muestra que los hoteles en Perú se queden sin negocio por nosotros"

Chip Conley, director estratégico de hotelería y liderazgo de Airbnb, conversó con El Comercio sobre la industria de turismo en el país, el impacto de la plataforma en el mundo y cómo se ajustan a las regulaciones

El Comercio conversó con el ejecutivo sobre el crecimiento de Airbnb, la forma en cómo manejan las regulaciones alrededor del mundo y su visión sobre el Perú como un destino de turismo a nivel global. (Foto: Rolly Reyna)

El Comercio conversó con el ejecutivo sobre el crecimiento de Airbnb, la forma en cómo manejan las regulaciones alrededor del mundo y su visión sobre el Perú como un destino de turismo a nivel global. (Foto: Rolly Reyna)

Hace prácticamente 10 años, en agosto del 2008, surgió Airbnb como una plataforma dedicada a la oferta de alojamientos en todo el mundo. El modelo de economía colaborativa permite, en la actualidad, que un usuario registre su vivienda en la web y pueda ofrecerla a viajeros interesados en una experiencia más local y, usualmente, a un precio más bajo para quienes viajen en grupos grandes y por largos periodos de tiempo.

Chip Conley, director estratégico de hotelería y liderazgo de Airbnb, llegó al Perú en el marco del Entel Summit 2018 para hablar sobre la compañía y destacó, durante una presentación con periodistas locales, el potencial de nuestro país en términos de turismo frente a otras economías de la región. “Lima es el destino turístico que crece con mayor rapidez en América Latina”, señaló el ejecutivo.

Y aunque detalló no conocer las regulaciones que se están buscando impulsar para la plataforma en nuestro país, comentó que como empresa aprecian “las regulaciones sensibles” e hizo hincapié en que estas deben ser diferentes a las que los negocios hoteleros tienen.

El Comercio pudo conversar con el ejecutivo sobre el crecimiento de la plataforma, la forma en cómo manejan las regulaciones alrededor del mundo y su visión sobre el Perú como un destino de turismo a nivel global.

Durante su exposición, dijo creer firmemente que el negocio de alojamiento en hogares particulares y el de hotelería pueden convivir en un mismo lugar. Sin embargo, en nuestro país y en el mundo, algunos hoteleros han resaltado que es injusto que ellos tengan más regulaciones para operar. ¿Qué opina usted sobre esto?
Probablemente el Perú no está tan avanzado en términos de regulación frente a otros países, pero cuando ves que hay otros lugares en el mundo en los que se han dado reglamentos, es reconocible que el Perú puede hacer lo mismo.

Ahora, es necesario entender que para alguien que hospeda a usuarios a través de nuestra plataforma cinco o seis veces al año [part-time], no es viable tener regulaciones duras que les impidan ofrecer este servicio. Creo que la regulación va más hacia quienes hacen esto full-time.

Agregaría, además, que el porcentaje de servicios que vemos de alojamiento particular en el Perú es mucho más pequeño frente al negocio hotelero. Si fuera un hotelero en este país, no me preocuparía tanto [por el alojamiento en hogares particulares] en el sentido de que todavía tiene un pequeño porcentaje de los visitantes que llegan al país.

Una de las aristas más criticadas del proyecto de ley prepublicado por el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur) decía que solo se autorizaría la prestación del servicio de alojamiento en casas particulares si se desbordaba la capacidad hotelera en alguna localidad por diversos motivos.
No conozco todas las particularidades [del proyecto] pero de escuchar esa parte, me parece bastante injusta con los viajeros que buscar una forma económica de venir al Perú o de viajar dentro del país. Porque te dice “ok, [pueden ofrecer el servicio] solo cuando los hoteles estén llenos”; y además, a raíz de esa demanda, los precios estarían al tope. Basándose en esa lógica, el único momento en el que podrías quedarte en la casa de otra persona es cuando el precio en los hoteles llegue a un pico. Y eso significa que será muy caro. [...] No me parece un argumento sólido.

La Cámara Nacional de Turismo (Canatur), a la que están adjuntas gremios hoteleros, apoyó el reglamento de hospedaje que se quiso impulsar y con el cual se pedía, entre diversos puntos, crear un registro de los lugares que se ofrecen en su plataforma. Puntualmente, mencionaron que apoyaban la economía colaborativa, pero estaban en contra de la competencia desleal.
Sé un poco sobre el modelo de negocio de los hoteles en el Perú y te puedo decir que les ha estado yendo muy bien en los últimos 10 años. Si ves, por ejemplo, las ganancias de los hoteles peruanos y comparas con las cifras 10 años atrás, ahora es el doble o el triple de lo que solía ser. Y los últimos cuatro o cinco años sigue siendo fuerte [el crecimiento] aunque la economía no lo esté tanto.

Así que diría que, si un hotelero peruano esté diciendo que el home sharing está perjudicando sustancialmente su negocio, esto no tiene sentido cuando ves la data de cuánto están creciendo a nivel local.

¿Y de cuánto es el crecimiento de su negocio a nivel local?
En este momento no tengo las cifras exactas. Diría que nuestro crecimiento aquí es muy similar a cómo crecemos alrededor del mundo.

[...] Respeto a los hoteleros. De hecho, yo soy empresario del rubro; pero a veces también me toca decirles que lo que están diciendo esparce histeria que simplemente no es cierta si es que ves la data real. La data no muestra que los hoteleros en el Perú estén quedándose sin negocio por Airbnb.

(Según cifras compartidas por Airbnb con anterioridad, al cierre del 2017 existían 250.000 huéspedes a través de su plataforma en el Perú, mientras que los anfitriones peruanos dijeron haber recibido viajeros de 139 países en sus hogares. Asimismo, los ingresos de los anfritiones de la plataforma fueron de aproximadamente S/4.619 por compartir sus hogares 27 días al año).

Comentó que a Airbnb le interesa contar con regulaciones “sensibles”. Y no solo en el Perú, sino en el mundo, existe la preocupación por regularlos y ya han pasado por estos procesos en otras partes. ¿Han trabajado en conjunto con los gobiernos para tratar estos aspectos?
Como compañía, definitivamente. Tenemos una gran política [alrededor de ello] y una división legal en el negocio que trabaja muy cercana con los gobiernos y, muchas veces, contratamos a empresas locales para que nos apoyen en esa labor.

El valor en tener regulaciones es que le da legitimidad a las actividades; ya sean diversas prácticas o negocios. La permanencia del negocio de alojamiento en hogares particulares es bastante evidente hasta el momento, y por ello la idea de regularlo tiene sentido.

Pero considero debe ser sensible en la medida en que debe ser apropiada para cada localidad y espacio geográfico. Por ejemplo, lo que sea apropiado para Lima no necesariamente lo es para Buenos Aires.

Habló sobre los impuestos que ya pagan sus usuarios en diversas partes del mundo –impuesto a la renta o impuesto de ocupación–. En muchos casos, inclusive, resaltó que ustedes se encargan de colectarlo para luego dárselo a los gobiernos. ¿Si les exigieran incorporar este sistema en el Perú, lo aceptarían?
No puedo hablar en nombre de toda la compañía, pero te puedo decir que nuestro acercamiento en casi todos los países del mundo en los que nos encontramos ha sido aceptarlo. No quisiera ser específico sobre el Perú, pero a nivel interno te diría que, si ya lo hemos hecho en otras partes del mundo, ¿porque no lo podríamos hacer aquí?

En términos del negocio, ¿qué diría ha hecho Airbnb que los hoteles no hayan podido aprovechar?
Una de las razones detrás del rápido crecimiento de Airbnb es que las personas buscan precios bajos, más espacio y menos gasto; y eso es lo que ofrecemos. Y lo otro es que quieren tener la experiencia local de quedarse en un área residencial, conocer al anfitrión y entender qué significa vivir como un local.

Esa es la pieza que creo que los hoteleros tienen que descifrar para cambiar un poco su modelo y crear una experiencia mucho más local. Los hoteleros, desafortunadamente, a veces piensan que lo que quiere un cliente es bastante genérico, cuando vemos que quieren sentir que son parte de un barrio en el Perú. Eso es algo que algunas (empresas del sector hotelero) ya están cambiando.

Ahora, justamente, Airbnb también ofrece desde su plataforma el acceso a experiencias locales. ¿Cómo va el crecimiento de esta parte de su negocio?
Está creciendo más rápido de lo que pasó con Airbnb como plataforma de alojamiento. El crecimiento de Airbnb fue al principio lento y después muy rápido. En parte, el negocio de experiencias ha estado creciendo así porque tenemos a más usuarios haciendo uso de la plataforma, pero uno de los puntos claves de es que te demuestra que cuando una persona visita el área, quieren entender qué se siente experimentarla de forma local. Por eso creamos esa línea.

¿Cómo ve el crecimiento del Perú como un destino turístico no solo desde cuántos usan su plataforma, sino en general?
Creo que no hay otro país del mundo que tenga la magia de la marca y el posicionamiento que han logrado ustedes. [El Perú] es un país mágico, en simples palabras. Y creo que ser dueño de ese atractivo es bastante brillante.

Asimismo, la comida peruana ha hecho que Lima se posicione como un destino gastronómico alrededor del mundo, y agrega a eso que al ser un lugar diverso con mucho que hacer, funciona muy bien para las personas que quieren quedarse de 10 a más días.

Una de las mayores preocupaciones de los usuarios y ahora de los gobiernos es la seguridad. Contó que cuentan con 300 trabajadores a nivel global que se dedican a ver este rubro de forma exclusiva. En ese sentido, ¿nos puede comentar qué procesos siguen para garantizar a sus usuarios que no tendrán problemas?
América Latina, desde lo que hemos visto, es percibida como una región muy segura para utilizar Airbnb y creo que es en parte por la hospitalidad que ofrece la cultura latina. La forma en como operamos aquí, además, sigue los estándares que tenemos en el mundo.

Nosotros verificamos a los anfitriones y sus casas sin necesidad de visitarlas y esto ha funcionado. Donde sí hacemos la verificación personal es en el servicio Airbnb+, que llegaría al Perú el próximo año, pero incluso en el regular tratamos de asegurarnos que los sitios que se ofrecen en nuestra plataforma sean seguros. Puedo resaltar de manera breve que también hemos podido identificar cuando un host no es bueno y lo hemos retirado de la plataforma inmediatamente.

¿Ve que esta coexistencia que deberían tener hoteles y el alojamiento en espacios particulares que menciona pueda concretarse en el mediano plazo, cuando aún muchos negocios piden que se les regule con mayor fuerza? ¿Se reunirán, quizá, con empresarios hoteleros o con el Gobierno aquí?
Ya hemos conversado con empresarios del sector en otras partes del mundo. De hecho, hemos invitado a los CEO del Hilton, Marriott, entre otras de las grandes compañías del mundo, a que utilicen nuestra plataforma y se queden en algunos de los lugares que se ofrecen para que conozcan cómo funciona nuestro negocio.

El tiempo promedio que un usuario de Airbnb se queda en las casas que se ofrecen en nuestra plataforma es del doble del tiempo promedio de la estancia en los hoteles. Eso sugiere que hay un uso diferente en nuestro caso. Y muchas de las compañías en el mundo ya lo han podido reconocer.

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada