"Suicide Squad" (2016), el debut cinematográfico de Harley Quinn, fue peor recibida por la crítica que incluso "Justice League". Una secuela está programada para el 2021. (Foto: Warner Bros.)
"Suicide Squad" (2016), el debut cinematográfico de Harley Quinn, fue peor recibida por la crítica que incluso "Justice League". Una secuela está programada para el 2021. (Foto: Warner Bros.)
Juan Luis  Del Campo

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más
Aclaración: Este artículo se publicó originalmente el 3 de febrero de 2020. Se actualizó tras el pedido de un 'Ayer's Cut' al estilo de la reedición de Zack Snyder de "La liga de la justicia".

Con múltiples altibajos, el experimento de Warner Bros. y DC Cómics de crear su propio universo cinematográfico ha encontrado triunfos (“Wonder Woman”, “Shazam!”), pero también derrotas (“Batman v Superman”, “Justice League”). Y en medio de todo esto el Universo Extendido de DC tuvo su mayor tropiezo con “”, una cinta dirigida por David Ayer que buscó imitar el éxito de “Guardianes de la galaxia” (2012) de Marvel, con resultados cuestionables. A su estreno en 2016 fue vilipendiada tanto por la crítica como por el público, aunque no fue una pérdida de dinero.

MIRA: “Justice League”: el ‘Snyder Cut’ no merece tu dinero, mucho menos merece tu tiempo | CRÍTICA

La película trata de un equipo secreto de villanos con habilidades especiales que es reclutado por el gobierno estadounidense para realizar misiones de alto riesgo. El llamado ‘escuadrón suicida’, está liderado por la implacable burócrata Amanda Waller (Viola Davis) y su mano derecha, el militar Rick Flag (Joel Kinnaman). Además, participan Deadshot (Will Smith), un villano con gran puntería; Capitán Boomeran (Jai Courtney), un australiano cuyo superpoder es ser la encarnación de todos los estereotipos negativos sobre su nación -, además de lanzar bien los bumerán; Killer Croc (Adewale Akinnuoye-Agbaje), un mutante que sirve como la fuerza bruta del equipo; El Diablo (Jay Hernández), un pandillero arrepentido con capacidades pirokinéticas; Katana (Karen Fukuhara) una artista marcial con una espada mágica y, finalmente, Harley Quinn (Margot Robbie), la novia de Joker (Jared Leto) y una psicópata tan violenta como el ‘príncipe payaso del crimen’.

Es justamente este personaje el cual estrenó su propia película el 6 de febrero del 2020 (“Birds of Prey... and the Fantabulous Emancipation of One Harley Quinn” - en español “Aves de Presa (y la Fantabulosa Emancipación de Una Harley Quinn”)- que continua su historia luego de romper con su novio criminal.

Con tal filme en el horizonte, así como una secuela de “Suicide Squad” programada para el 2021, nos tomamos el tiempo para ver la película original y verificar si es tan mala como decían. Lo que encontramos fue peor.

Una película mediocre

“Suicide Squad” no es ni mala ni buena, sino que se encuentra en un cómodo medio que la deja con el peor de los pecados para un filme: completamente olvidable. La cinta presenta un argumento lleno de clichés, con un ente sobrenatural que intentando conquistar el mundo a través de un arma mística; por lo cual nuestro grupo de improbables héroes forma una frágil alianza para salvar el planeta. Siguiendo la fórmula, “Escuadrón suicida” tiene escenas de acción bastante aceptables y el programado momento de crisis antes del clímax, donde los protagonistas se dan por vencidos antes de, predeciblemente, enfrenta por última vez a los villanos.

Mientras tanto, Jared Leto vestido como el Guasón causa problemas de manera tangencial y se muestra amenazante, pero con escaso humor y carisma; una performance alejada de lo que hace del personaje uno de los más interesantes de la ficción. Con la falta de su antítesis Batman -aparte de un par de escenas donde no interactúan-, el Joker de “Suicide Squad” tiene más de un cosplay mal hecho de Patrick Bateman de “American Psycho”, con todo el respeto a Christian Bale, que al maestro supervillano o arma torturada de otras entregas.

MIRA: Oscar 2021: ¿en qué plataformas de streaming puedo ver las películas nominadas?

Fuera de esto, la presentación de su relación abusiva y de dominación física, pero sobre todo mental de Harley Quinn, hacen sus momentos más efectivos en la cinta. Que las consecuencias de esto sirvan como hilo narrativo para “Birds of Prey” hacen que se eleven nuestras esperanzas por dicha entrega.

En “Suicide Squad”, encontramos que el principal problema la cinta es la paradójica situación de abarcar mucho contenido con poca sustancia. Y no me refiero al argumento de la película, que ya hemos descrito en menos de tres líneas, sino en la caracterización de sus personajes.

Camaradería inexistente

Tomemos por ejemplo al inconsistente Deadshot, que no pudo ser salvado ni por el carisma de Will Smith. Presentado como un psicópata cuya una preocupación es su hija y el dinero -en ese orden-, establece un vínculo con Harley Quinn, incluso rehusándose a matarla tras ser ofertado su libertad a pesar de conocerla, según da a entender la película, solo por 10 horas.

Otra muestra de la camaradería forzada entre los personajes es lo ocurrido con El Diablo, quien al inicio se rehúsa a usar sus poderes tras un accidente en el que quemó a su familia. En el clímax de la película hace un heroico sacrificio, pues no quiere "perder a otra familia”. Sí, a esos malandros y psicópatas que no conocía bien.

Lo que lleva al siguiente problema. “Suicide Squad” enfrenta a protagonistas malvados contra villanos malvados (valga la redundancia), con lo cual pretende que el espectador cuestione la moralidad de los personajes. Este es un recurso completamente válido y funciona en películas como “The Devil’s Rejects” de Rob Zombie o “Jackie Brown” de Quentin Tarantino porque sus personajes, si bien moralmente son cuestionables o incluso repugnantes, generan agrado o interés en el espectador.

Pero en “Suicide Squad” ningún personajes genera agrado ni interés y al final no importa quién gana o pierde. No hay tensión.

¿Un futuro mejor?

Quizás aprendiendo de los errores del primer filme y buscando la supremacía de la acción frente a un apresurado desarrollo de protagonistas, el director de la secuela James Gunn pidió en Twitter no encariñarse con ningún personaje. Una forma de decirnos que el “Suicide Squad” hará, por fin, honor a su nombre.

Datos

El 18 de marzo del 2021 se estrenó el corte de Zack Snyder de “La liga de la justicia”. A partir de ello, en redes sociales han aparecido tendencias que reclaman, por ejemplo, la publicación del ‘Ayer’s Cut’ de “Suicide Squad”. Ante ello, WarnerMedia, compañía responsable de las producciones de DC en cine y televisión, respondió diciendo que no habría una continuación de “Justice League” a cargo de Snyder ni se publicará la versión original de Ayer de “El escuadrón suicida”. Ann Sarnoff, actual CEO de la compañía, dijo: “No vamos a desarrollar el Cut de David Ayer”.

También te puede interesar

TAGS RELACIONADOS