Redacción EC

París. La emblemática aguja de la de París, afectada por un gran incendio, "acaba de derrumbarse", anunció el lunes Emmanuel Grégorie, el adjunto a la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, que lamenta "daños colosales".




"Ahora se inició una misión particular para intentar salvar todas las obras de arte" y "se dio prioridad a asegurar los alrededores para proteger a los turistas y vecinos de los riesgos de derrumbe", dijo a un canal de televisión. "No quedará nada de la estructura (del techo), que data del siglo XIX de un lado y del XIII del otro", lamentó poco antes André Finot, portavoz de la catedral.

El fuego, que se declaró a alrededor de las 18:50 (16:50 GMT), y se propagó rápidamente a toda la estructura superior del edificio de casi mil años de antigüedad, provocando el derrumbe de la aguja.

"París está desfigurada. La ciudad nunca volverá a ser como antes", lamentó Philippe, un francés de unos 30 años de edad, que se dirigió a Notre Dame tras haber sido alertado del incendio por un amigo.

"Todo está siendo devorado por las llamas. No quedará nada de la estructura, que data del siglo XIX de un lado y del XIII del otro", dijo a la AFP el portavoz de la catedral, André Finot.

Por el momento se desconoce el origen del siniestro, pero según los bomberos estaría "potencialmente relacionado" con trabajos de renovación de la edificación.

Inmensas llamas estaban devorando parte del techo del monumento gótico de la Edad Media, emitiendo un espeso humo amarillento que se propagaba a varios kilómetros a la ronda.

Una misión estaba en curso "para intentar salvar todas las obras de arte" del monumento, indicó Emmanuel Grégorie, el adjunto a la alcaldesa de París, Anne Hidalgo.

Fuente: AFP