Keiko Fujimori permanece en el Penal Anexo de Mujeres de Chorrillos desde el 1 de noviembre. (Foto: GEC)
Keiko Fujimori permanece en el Penal Anexo de Mujeres de Chorrillos desde el 1 de noviembre. (Foto: GEC)
Giovanna Castañeda Palomino

Hace casi ocho meses, en día un feriado -por el Día de Todos los Santos-, ingresó oficialmente al penal Anexo de Mujeres de Chorrillos para cumplir una prisión preventiva ordenada por la investigación en su contra por presuntamente haber lavado activos ilícitos de

En medio año, la defensa legal de la lideresa del partido Fuerza Popular, dos veces candidata presidencial, ha intentado revocar la medida que ordenó el juez Richard Concepción Carhuancho a pedido del fiscal José Domingo Pérez. 

 

La apelación en una segunda instancia no tuvo éxito. Un tribunal de Fujimori y ordenó que continúe en el penal de Chorrillos, que desde ahí continúe siendo investigada por el Equipo Especial. 

Sin embargo, a pesar de este rechazo, la abogada Giulliana Loza acudió a la Corte Suprema, máxima instancia dentro del Poder Judicial, para conseguir la libertad de su patrocinada: contra la prisión preventiva que vencería en noviembre del 2021, incluso después de las próximas elecciones presidenciales. 

La Sala Penal Permanente de la Corte Suprema, después de dos meses de haber sido enviado el recurso, acordó admitir a trámite la casación. Lo hizo, según se señaló en la web del Poder Judicial, porque cumple con tres de las causales para admitir estos recursos estipulados en el artículo 429 del Código Procesal Penal. Este es un primer paso, uno relacionado a la forma.

El segundo paso, donde se evaluó el fondo, fue la audiencia que se realizó el pasado 24 de julio. La abogada de Fujimori Higuchi expuso sus alegatos y, durante sus alegatos, señaló: "Hoy pedimos que prime el debido proceso, se restablezcan los derechos fundamentales de la señora Keiko Fujimori, se dejen de lado las presiones y se resuelva en base a lo que dice el expediente". La sala anunció que emitirá su sentencia este viernes 9 de agosto. 

¿Pero qué es una casación, el recurso que podría dejar en libertad a Keiko Fujimori si la Corte Suprema decide aprobarlo?

–Extraordinario–
Abogados penalistas consultados para esta nota coincidieron enfáticamente en un punto: una casación es un recurso absolutamente extraordinario. La Corte Suprema funciona como una tercera instancia para revocar o confirmar una medida. 

"Un recurso de casación solamente aplica para casos donde la Corte Suprema quiere dar un desarrollo jurisprudencial quiere sentar un precedente", remarca el abogado Carlos Caro. 

–La admisión–
Al ser un recurso extraordinario, explica el abogado penalista Vladimir Padilla, no es fácil que sean admitidos a trámite. "Todos tienen derecho a tocar la puerta de la Corte Suprema, pero de 100, a 95 le dicen que no", agrega. 

Padilla resaltó que la dificultad para que el recurso sea admitido depende de que la parte que lo solicita pueda demostrar que en las dos instancias anteriores no tomaron en cuenta la vigencia de una norma o el desarrollo jurisprudencial establecido. 

"La Corte Suprema, cuando admite una casación, le sirve para explicar a todo el Perú cómo es que se debe interpretar y cómo se debe unificar la jurisprudencia nacional. Así va a responder si está zanjada toda la discusión o no, en este caso sobre la prisión preventiva", sostuvo el penalista. 

–Recurso clave–
Para los expertos consultados, hay dos temas importantes sobre los que, a partir del caso de Keiko Fujimori, la Corte Suprema se va a pronunciar: la imputación de organización criminal y el nivel de la prueba; así como el peligro procesal.

"Como [el caso de Keiko Fujimori] no es una condena tiene que haber pruebas. La Corte Suprema va a establecer cuál debe ser el nivel probatorio", indicó Caro. 

Sobre el peligro procesal, el tema central para Caro es que la fiscalía y el Poder Judicial han presumido que al ser parte de una organización criminal, se puede rehuir a la justicia.

"El punto que va a tener que desarrollar la Corte Suprema es que el hecho de que se te impute una organización criminal implica necesariamente un peligro para la sociedad y para la investigación. Es una casación clave. Va a sentar un precedente en el sentido que fuera", añadió. 

Padilla, en tanto, también consideró que será importante que la sala suprema se pronuncie sobre el derecho a impugnar y los tiempos que se toman los jueces para elevar una apelación. Cabe resaltar que la defensa de Keiko Fujimori cuestiona que el magistrado que ordenó la prisión preventiva demoró un mes en este trámite. 

"Ese punto es interesante. La Corte Suprema debería dejar claro respeto al derecho a impugnar y sobre elevar una apelación inmediatamente a la siguiente instancia. O quizá puede decir que en el caso de Keiko Fujimori todo estuvo bien y no hay ningún tema de fondo", señaló. 

–Lo que siguió a la audiencia–
La Sala Suprema Penal Permanente realizó la audiencia de casación el mes pasado. Esto tras formalizarse la inhibición del juez Aldo Figueroa, quien había sido vinculado con Los Cuellos Blancos del Puerto.

Después de escuchar los alegados de las partes, la sala tenía veinte días hábiles para emitir su pronunciamiento final. El tiempo promedio de demora, según sus últimos fallos, es de una semana. En este caso, han pasado 16 días.

TAGS RELACIONADOS