Mucha de la comida navideña es alta en sodio y esto nos deshidrata. La clave está en tener nuestra botellita de agua siempre a la mano.
Mucha de la comida navideña es alta en sodio y esto nos deshidrata. La clave está en tener nuestra botellita de agua siempre a la mano.
Maca Bustamante

¡En un abrir y cerrar de ojos llegó diciembre! Los lonches navideños; el panetón (y la mantequilla claro está, ¿sino como?); el chocolate caliente (aunque no haga frío y sea casi verano); la cena navideña en sí; y los recalentados que nos duran hasta año nuevo. Sin lugar a duda podría ser el mes más caótico si de alimentación hablamos. Pero esto no tiene porque ser un problema si es que sabemos organizarnos. Y es más, propongo usarlo como un motivador para cambiar un poco el chip que tenemos de que diciembre es un caso perdido.

Para empezar la Navidad es solo un día del año, no todo el mes. Si partimos con esta mentalidad es más fácil tomar conciencia que a pesar de los mil y un eventos, no debemos usar esto como una excusa para comer más de lo que nuestro estómago quiere y necesita. Pasa (y me ha pasado) que la gula gana y entonces no solo nos sentimos a punto de reventar, sino que además nos damos con el mea culpa de pensar que ‘ese segundo plato’ estuvo de más.

Si eres de mi clan #postrelover entonces deja espacio para tu pedazo. ¡Así como lo lees!
Si eres de mi clan #postrelover entonces deja espacio para tu pedazo. ¡Así como lo lees!

Entonces, ¿qué hacer para que esto no pase? ¿cómo sobrevivir diciembre y disfrutarlo sin excedernos? Bueno, aquí les dejo 5 recomendaciones generales que todos podemos aplicar.

1. ¡Mantente hidratado! Y esto aplica no solo para diciembre, sino para todo el año. Muchas veces la sed se disfraza de hambre y entonces comemos más en la búsqueda de saciar nuestra sed. Mucha de la comida navideña es alta en sodio y esto nos deshidrata. La clave está en tener nuestra botellita de agua siempre a la mano para asegurarnos. Las infusiones (frías o calientes) también cuentan: menta, anís, muña, hierba luisa, manzanilla. Eso sí, sin azúcar añadida, y de preferencia sin edulcorantes.

2. Si vas a comer en un buffet sírvete solo una vez. Llega la hora del almuerzo o la cena y comemos con la mirada. Esto hace que nos sirvamos bastante más de lo que realmente terminamos comiendo. Por eso siempre recomiendo hacer un ‘scaneo’ de todo lo que hay en la mesa para poder elegir realmente lo que queremos comer. De esta manera disfrutamos de lo que más nos gusta, y a la vez disminuimos la cantidad de comida que se desperdicia.

Me sirvo una cantidad mesurada de la comida salada, y me aseguro de no repetir para poder dejar espacio para el postre.
Me sirvo una cantidad mesurada de la comida salada, y me aseguro de no repetir para poder dejar espacio para el postre.

3. Elige tus batallas. Si eres de mi clan #postrelover entonces deja espacio para tu pedazo. ¡Así como lo lees! Lo que yo hago es servirme un cantidad mesurada de lo salado y me aseguro de no repetir. Así puedo disfrutar de los 2 mundos sin sentirme súper llena o con indigestión post cena navideña.

4. Si vas a tomar algún trago, trata de evitar los cocteles. Estos suelen tener una mayor carga calórica porque muchos tienen azúcar añadida, jarabes o hasta gaseosas. Una o 2 copas de vino podrían ser una mejor opción. Por cada trago que tomes asegúrate de hidratarte con 1 vaso de agua.

Por cada trago que tomes asegúrate de hidratarte con 1 vaso de agua.
Por cada trago que tomes asegúrate de hidratarte con 1 vaso de agua.

5. Y por último, no dejes de hacer ejercicio! Es fácil postergar esto y decir “ya en Enero empiezo” pero mantenernos activos no sólo va a ayudar a utilizar energía si no que también disminuye la ansiedad. Para muchos el fin de año es una época estresante así que usa al ejercicio como tu aliado para poder sobrellevarlo.

Más de Maca Bustamante en IG:

TAGS RELACIONADOS