Bruno Ortiz Bisso

Periodista de Ciencia y Tecnología

bruno.ortiz@comercio.com.pe

Gracias a Qempo –plataforma que ayuda a comprar en EE.UU. sin problemas ni trámites, recibiendo el pedido en la puerta de la casa- tuve los Oculus Quest por unos días y pude experimentar la nueva propuesta en visores de . ¿El resumen? Un gadget que se encuentra en un nivel muy alto de desarrollo, que ofrece comodidad, un interesante catálogo, pero a un precio alto.

Como una especie de disclaimer, debo decirles que mis experiencias previas han sido con los visores simples en los que se debe colocar el móvil dentro y partir la imagen para conseguir el efecto deseado. Además, probé el HTC Vive dos veces. Este me pareció extraordinario (más allá de la simpleza de los gráficos que utiliza), sobre todo por la calidad de la respuesta. Sin embargo, el hecho de que se requiera estar conectado a una PC a través de una maraña de cables, sumado a su alto precio y a la necesidad de contar con una computadora muy potente, es algo que siempre me quitó las ganas por este tipo de equipos relacionados con la .

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

Pero primero repasemos las características del visor de Oculus Quest de Facebook.

MODELOOCULUS QUEST
Tipos de lentes y resoluciónLentes OLED, 1.600 x 1.400 píxeles (en cada ojo)
ProcesadorQualcomm Snapdragon 835.
Almacenamiento64 GB.
SensoresCuatro sensores de movimientos externos .
MovimientoSeis grados de libertad.
Sistema operativoBasado en Android.
AudioIntegrado en el visor (funciona con o sin auriculares).
ControlesOculus Touch.
Peso571 gramos.

DISEÑO

¿Hay un visor? Sí. ¿Entonces qué tanta modificación hay? En comparación con otros visores, el diseño es más elegante. Tiene un elástico que permite encajar el visor de l de una manera más rápida y cómoda en el cráneo del usuario.

El Oculus Quest cuenta con un visor mucho más cómodo, aunque no tan ligero (pesa poco más de medio kilo). Una cosa que me gustó bastante es el acabado de las tiras de velcro (pega-pega). Son finas y ordenadas. El visor de en sí tiene una espuma que permite mayor comodidad cuando se tiene puesto sobre los ojos. ¿Y si usas gafas? El equipo trae un adaptador, que separa unos centímetros los lentes de la espuma, dando el espacio suficiente para que no necesites quitártelas.

El visor de cuenta sobre el lado derecho con un botón de encendido e ingreso para auriculares. En la parte inferior izquierda hay un control para acomodar horizontalmente los lentes y en la inferior derecha el control de volumen. En el frente del visor verás algunas cámaras que serán útiles en material de seguridad. En suma, con el Oculus Quest se muestra cómo deberían ser los gadgets de este tipo.


Viene con dos controles (Oculus Touch) que, en apariencia, son complicados de tomar con las manos. Me parece que es por la forma poco común, sin embargo cuando los tomas con la mano te das cuenta que en realidad están muy bien pensados. Cada dedo cae sobre o muy cerca de cada uno de los botones y joystick. Vienen con unos lazos que permiten asegurar los controles a las muñecas y evitar que salgan disparados por la habitación tras algún movimiento fuerte.

DESEMPEÑO

Primero repasemos la configuración. Hay que descargar la aplicación Oculus en el smartphone y conectar tanto el móvil como el visor de a la red inalámbrica (Wi Fi) local. Desde ahí podrás definir la sesión de usuario (podrás loguearte con tu cuenta de Facebook o con una cuenta especial), descargar aplicaciones y juegos, etc. Esta parte de la configuración es muy sencilla.

Luego, hay que hacer la configuración para que el visor y los controles detecten dónde está el piso, y luego determinar cuál será el área de juego. Lo recomendables es que se cuente con un lugar de, por lo menos, unos 2m x 2m., para que el desempeño sea mejor.

Para detectar la superficie, es necesario tocar el suelo con uno de los controles. Luego, se usa también el control para “dibujar” el área de juego. Inmediatamente aparecerá una reja de luces de color verde sobre el área de juego delimitada. En ese espacio aparecerán los ambientes : la sala que funcionará como “home” para elegir las funciones o aplicaciones; y el espacio en el que se desarrollarán los juegos. Si por algún motivo el jugador se acerca a los límites del área de juego, sobre la imagen del ambiente virtual aparecerá la reja verde.

Si nos seguimos acercando al límite, la reja cambiará de verde a rojo. Y si sobrepasamos el límite, automáticamente empezaremos a ver el espacio físico en el que nos encontramos, pero veremos todo en escala de grises. Esa imagen la conseguiremos gracias a las cámaras externas que tiene el visor en la zona frontal.

El Oculus Quest es un visor de es cómodo, no causa problemas al usarlo, y el entorno que nos muestra es agradable e intuitivo. Aunque la recomendación es que no se use por más de 15 minutos seguidos y que habría que esperar entre 20 y 30 minutos entre usos, no cansa su uso (como sí ocurría en visores de generaciones anteriores).

¿Qué puedes hacer con el Oculus Quest? Hay aplicaciones que te permiten explorar diversos ambientes, hay juegos, hay la posibilidad de navegar en Internet, ver videos de YouTube, usar Netflix. Hay varios juegos disponibles en demos; el resto de contenidos (entre ellos el novísimo juego de Star Wars) están para comprar, desde los US$14. En mi caso descargué los demos de Epic Roller Coaster, Creed VR y Sports Scramble VR).

¿Es divertido? Sí. Aunque probando el juego de montaña rusa con personas de diferentes perfiles y personalidades, debo decir que no todos se emocionan. Depende mucho de cuánto te quieras meter en el juego y quieras pensar que estás en un ambiente real. En lo personal, tras probar el demo de Creed VR quedé con muchas ganas de tener uno de estos visores de .


CONCLUSIONES

Luego de haber probado, a lo largo de los últimos años varias versiones y marcas de visores de realidad virtual, el Oculus Quest alcanza un estado de diseño y desempeño muy alto. Forma parte de una plataforma que ya cuenta con un amplio catálogo de contenidos, lo cual suele ser el punto débil de las tecnologías innovadoras.

Sin embargo, considero que hay dos aspectos que son muy importantes para considerar a este visor de como una buena alternativa: primero, no depende de un smartphone. Es decir, no se necesita colocar el móvil en el visor. Si bien hay un emparejamiento, el celular no queda enganchado con la app de Oculus mientras el visor se está usando. Segundo, que es muy portátil.

A diferencia de los dispositivos de la competencia, no requiere de sensores externos, ni estar conectado con cables pesados a una PC de configuración robusta. Esto permite que se pueda llevar de un lado a otro. Y si no es posible conectarte a la Wi Fi local, el visor puede seguir siendo utilizado con el contenido descargado previamente. Pero como se deben imaginar, un pedazo así de tecnología de punta tiene un costo: US$399 (precio en Amazon).

Este visor de lo pude probar gracias a la plataforma de compras en EE.UU. Qempo.

VIDEO RECOMENDADO

Cómo funciona la realidad virtual

TE PUEDE INTERESAR

Síguenos en Twitter...