Stan Lee se hizo famoso en los años 60, al crear los personajes más populares y rentables de Marvel. Foto: Agencias:
Stan Lee se hizo famoso en los años 60, al crear los personajes más populares y rentables de Marvel. Foto: Agencias:
Redacción EC

Dos semanas después la muerte de , creador de Spiderman, Iron Man y otros personajes de Marvel Comics, ya se conoce la causa de muerte. Él tenía 95 años al momento de su fallecimiento.

haber visto el certificado de defunción de Stan Lee, documento donde se menciona que la causa de muerte del escritor fue falla cardíaca y neumonía aspirativa (cuando sustancias gástricas ingresan a los pulmones).

Como se recuerda, la mañana del lunes 12 de noviembre Stan Lee fue llevado de emergencia de su casa en Hollywood Hills al hospital Cedars-Sinai, donde finalmente perdió la vida. A lo largo del año él presentó varios problemas de salud.

El llamado padre de Marvel introdujo en el comic estadounidense —que en ese entonces interesaba sobre todo a chicos adolescentes — un panteón de protagonistas profundamente imperfectos que pese a su asombrosa presencia en tantos relatos, eran en muchos sentidos como gente cualquiera.

Estos parias y desadaptados se levantaban con el despertador y salían cada mañana a trabajar, no en una fantasiosa Metrópolis o Gotham, sino en las calles reales de Nueva York y más allá. Para ellos, la lucha era constante — fuera la tarea salvar al mundo, pagar la renta o tratar de llegar a fin de mes como un fotógrafo independiente, un abogado ciego o un motociclista de acrobacias itinerante.

A diferencia de los emblemáticos héroes de DC Comics, muchos de ellos destinados a la grandeza como últimos sobrevivientes de planetas destruidos, realeza amazónica o reyes legítimos del mar, aquellos como el Hombre Araña, los Cuatro Fantásticos, Iron Man, Ghost Rider y el Increíble Hulk compusieron un catálogo de flaquezas humanas — ingenuos que por imprevisión o negligencia chocaron con el tráfico del destino.

Algunos adinerados, algunos de clase trabajadora, todos neuróticos, recibieron poderes por mala suerte o por elecciones dudosas. Sus habilidades eran al mismo tiempo desgracia y bendición. Y a veces era difícil distinguir a los héroes de los villanos. Así como en la vida real. (El Comercio/ AP)

TAGS RELACIONADOS