Kit Harington interpreta el papel de Jon Snow en la serie "Game of Thrones". (Foto: Agencias).
Kit Harington interpreta el papel de Jon Snow en la serie "Game of Thrones". (Foto: Agencias).
Redacción EC

No se guardó nada. Kit Harington, el actor que da vida a Jon Snow en "Game of Thrones", no reprimió sus sentimientos respecto a las críticos de la octava y última temporada de la serie.

"Avengers: Endgame": spot de TV muestra dos escenas nuevas de la película | VIDEO
Notre Dame: esposo de Salma Hayek donará más de US$100 millones para reconstruir la catedral | FOTOS

En conversación con la revista Esquire, el intérprete de 32 años expresó: "No quiero sonar mal, pero cualquier crítico que dedique media hora de su vida a escribir sobre esta temporada y emita su juicio [negativo] al respecto, en mi cabeza, pueden irse a la m*****".

Ver esta publicación en Instagram

Tonight. #GameofThrones

Una publicación compartida de gameofthrones (@gameofthrones) el

Harington dice que la serie es un trabajo hecho con exceso de amor y esfuerzo, por eso prefiere evitar los comentarios de los 'haters'. "Sé cuánto trabajo se puso en esto. Sé cuánta gente se preocupó por esto. Sé cuánta presión ejercieron las personas y sé cuántas noches pasamos sin dormir. [...] Ahora, si la gente se siente decepcionada con el resultado, no me importa. Todos hicimos lo mejor posible", declaró.

UN LAZO EMOCIONAL ETERNO
Durante la misma entrevista, el artista también habló sobre la relación con sus compañeros de elenco. "No tengo hermanos ni hermanas pequeñas. Si me preguntan qué es lo más cercano que tengo a eso [un hermano menor], diría que Isaac Hempstead-Wright, Maisie Williams y Sophie Turner. Es raro ver crecer a alguien como Sophie desde los 13 o 14 años hasta los 23 que tiene ahora. Cada año que pasaba, regresaba al set más alta. Solía ser yo quien le daba una palmadita en la cabeza, ahora es ella la que hace eso", contó.

ADIÓS JON SNOW
Harington aprovechó la conversación para recordar su último día de rodaje en el set de "Game of Thrones". "Al inicio, me sentí bien. Luego, empecé a grabar mis escenas y no pude evitar hiperventilar. Cuando dijeron '¡Corte!' me derrumbé. Al quitarme el vestuario fue demasiado raro porque sentí como si me arrancaban la piel. Tenía lágrimas en mis ojos. [...] Las chicas de vestuario decían que me comporte. Yo necesitaba despedirme de él [de Jon Snow], pero ya era muy tarde porque Jon había desaparecido", manifestó emocionado.