¿Por qué "Two And a Half Men" nunca despegó con Ashton Kutcher?
¿Por qué "Two And a Half Men" nunca despegó con Ashton Kutcher?
Redacción EC

RONNY ISLA ISUIZA

Tres temporadas después  de que Ashton Kutcher le tomara la posta a Charlie Sheen como protagonista de “Two and a Half Men”, la cadena CBS anunció que la que fuera la comedia de televisión más vista de los Estados Unidos dejará de emitirse a mediados del 2015. A continuación, algunas razones por las que la serie de TV perdió brillo con ‘Walden Schmidt’ a la cabeza.

Diez bellezas que hicieron delirar a Charlie Harper


1.- UN TÍMIDO COMIENZO
El ingreso de ‘Walden Schmidt’ como personaje principal de la serie no fue tan contundente como tenía que ser. Los productores nos cambiaron al ‘playboy’ empedernido y desprejuiciado por un millonario joven y mimado, con problemas de personalidad y abatido por el divorcio de su esposa. Las personalidades diametralmente opuestas provocaron un choque en la audiencia que hasta el final de la octava temporada le fue fiel al díscolo y frívolo ‘Charlie Harper’. Los primeros episodios de la novena temporada se concentraron demasiado en ‘Alan Harper’, un personaje secundario antipático, quitándole protagonismo a quien tenía que tenerlo.


2.- NO ERA EL ADECUADO
‘Charlie Harper’ era prácticamente Charlie Sheen en la vida real. Los problemas con el alcohol y su predilección por las prostitutas eran conocidos en todo el mundo. Por eso, el papel de mujeriego cínico le salía tan bien, y aunque su conducta era moralmente reprobable, el show mantuvo una altísima audiencia a la largo de las ocho temporadas con él a la cabeza (llegó a tener un promedio de 28 millones de televidentes por episodio). Caso contrario era el de Ashton Kutcher, un actor carismático, activista, sin malicia, cuyo mayor escándalo fue serle infiel a su esposa durante una fiesta en Las Vegas. El público no se identificó con él y -peor aún- al compararlo con el trabajo de Sheen, simplemente salió perdiendo.


3.- UN GUION POCO ESMERADO
En la versión de “Two and a Half Men” con Charlie Sheen las risas estaban garantizadas, mientras que en los episodios protagonizados por Kutcher la audiencia solo le regalaba muecas. Para ser justos, podemos decir que en los inicios de la serie los guionistas volcaron todo su talento al crear atmósferas novedosas, situaciones hilarantes y frases inolvidables en boca de ‘Harper’. Por el contrario, para un personaje cándido, falto de afecto y desabrido como ‘Walden Schmidt’, se hizo más difícil ser ocurrente. Al contrario de su predecesor, ‘Walden’ buscaba una relación estable pero pese a sus múltiples cualidades (noble, millonario, apuesto), siempre terminaba como un perdedor cuando se dedicaba a la conquista de chicas. Dos ‘Alan Harper’ en una misma historia es insoportable.
 

4.- ADIÓS, ‘JAKE’
Hay que reconocerlo: extrañamos a ‘Jake’. Quizá no tanto como a ‘Charlie Harper’, pero su ausencia fue notoria. El niño que hizo del sarcasmo su carta de presentación era el complemento ideal del protagonista de la serie. Era imposible contener la risa cuando las frases irónicas salían de la boca de ese inocente –en apariencia- y regordete púber. Lo vimos crecer en la pantalla y no perdió su toque mientras fue ganando talla. Sin embargo, su personaje poco a poco fue disminuido en la era ‘Schmidt’ donde además se le caracterizó como excesivamente tonto. Kutcher dispuso su retiro del programa luego de que Angus T. Jones criticara públicamente a la serie de TV. En la última temporada, su puesto fue cubierto por la hija lesbiana no reconocida de ‘Charlie Harper’ (¿?), un papel que no se lo creyó nadie y que poco o nada aportó a la serie.


5.- EL FINAL DE UN CICLO
La serie llegará a su fin en el 2015 pero podía despedirse ya mismo y pocos la echarán de menos. De los 28 millones de televidentes que tuvo la serie en sus mejores épocas, cayó hasta los 9,1 millones en el último año. El descenso sostenido de la audiencia es un síntoma de que los buenos tiempos concluyeron hace rato. Y es que salvo algunas excepciones es poco probable que una serie que supera los 10 años al aire conserve el éxito y goce de las preferencias del público en todo este tiempo. Es mejor despedirse cuando estás en la cima y no cuando el televidente te abandona. Salvo que en la próxima temporada nos devuelvan a ‘Charlie Harper’, esto no ocurrirá con "Two and a Half Men".