Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Especiales

Historia de la Arquidiócesis de Lima

Historia de la Arquidiócesis de Lima

El Palacio Arzobispal está ubicado en la Plaza Mayor de Lima junto a la Catedral de Lima. (Foto: El Comercio)

El Comercio

Todas las mañanas, el cardenal y arzobispo de Lima, se suele inclinar frente al altar de la Vírgen de las Mercedes. Construido en el siglo XVII y rescatado de un antiguo templo demolido a principios de siglo, es el rincón más antiguo del Palacio Arzobispal.

La Arquidiócesis de Lima fue creada el 12 de febrero de 1546 por el Papa Paulo III y desde entonces fue el centro de evangelización del Nuevo Mundo. Desde aquí salieron las misiones que convirtieron a miles de indios a la fe cristiana.

La religión católica comenzó a ser difundida en estas tierras por los misioneros franciscanos, dominicos y mercedarios, quienes llegaron en los barcos de los conquistadores en las primeras décadas del siglo XVI. Más tarde se incorporaron a esta tarea las órdenes agustinas y jesuitas.

La evangelización del Nuevo Mundo había comenzado y desde Lima partían las misiones hacia la mayor parte del continente. Esta necesidad obligó al Papa Paulo III a crear el 14 de mayo de 1541 las Diócesis de Lima, México y Santo Domingo, con la tarea de convertir a los indios a la fe cristiana.

La Diócesis de Lima quedó sujeta a la Iglesia Metropolitana de Sevilla y su primer obispo fue Fray Gerónimo de Loayza. Cinco años después, ( el 12 de febrero de 1546), el mismo pontífice decidió separar a Lima de Sevilla y la convirtió en Arquidiócesis, colocando bajo su mandato a las diócesis del Cusco, Quito, Castilla del Oro (Panamá), León de Nicaragua, Popayán, Santiago de Chile, La Imperial, Chacras y Tucumán. Por un tiempo, la Arquidiócesis de Lima fue la circunscripción eclesiástica más extensa del mundo.

Desde aquí salieron las misiones que fueron al Paraguay a luchar contra los "bandeirantes", traficantes portugueses que intentaban esclavizar a los indios en la explotación del oro y la plata.

En 1572, San Pío V le otorgó a Lima el rango de Primada del Perú, título que fue confirmado por Gregorio XVI en 1834 y ratificado en este siglo por Pío XII en 1943.

A lo largo de su historia la Arquidiócesis de Lima ha sufrido sucesivas desmembraciones. Es así que en 1943 el Papa Pío XII creó las Provincias Eclesiásticas de Cusco, Trujillo y Arequipa, elevando dichas Diócesis al grado de Arquidiócesis y asignando a cada una sus sufragáneas (obispados).

Las últimas diócesis que se han desprendido de la Arquidiócesis de Lima han sido las provincias eclesiásticas de Huacho, Cañete y Callao. Actualmente la Arquidiócesis de Lima comprende a más de 9 millones de habitantes, muchos más de los que tenía todo el Perú en el censo de 1940. Y, como pocas en el mundo, puede exhibir testimonios de fe tan intensos y arraigados, como la procesión al Señor de los Milagros, el culto a Santa Rosa de Lima y a la Virgen de La Merced. Una tradición católica tan intensa que fue alabada por el propio papa Francisco quien llamó al Perú país de santos.

Si a usted le interesa la historia, el archivo de la Catedral de Lima es una joya que debe conocer. El documento de más antiguo que atesora son las once páginas en latín suscritas el 17 de setiembre de 1543 por el primer Arzobispo de Lima, Fray Gerónimo de Loayza, que dan cuenta de la construcción de la Catedral de Lima. También guarda -en tres tomos- las visitas pastorales del segundo Arzobispo de Lima, Toribio Alfonso de Mogrovejo. De igual manera y correctamente catalogados, una diversidad de expedientes, disposiciones y correspondencia, así como las sesiones ordinarias y extraordinarias del Cabildo Metropolitano, a partir del último tercio del siglo XVI (1575) hasta nuestros días. No menos importantes son las Cédulas Reales por las que el Rey de España nombraba a los obispos y canónigos.

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada