Laia Sanz en la llegada de la segunda etapa. (Video: Christian Cruz Valdivia)
Laia Sanz en la llegada de la segunda etapa. (Video: Christian Cruz Valdivia)
Christian Cruz Valdivia

Al borde de las lágrimas. Así bajó Laia Sanz de su motocicleta al llegar al parque cerrado en la localidad de Sharma tras finalizar la segunda etapa del Dakar 2020.

¬

¬

Laia Sanz en la llegada de la segunda etapa. (Video: Christian Cruz Valdivia, enviado especial de El Comercio)


Es que la piloto española sufrió una caída durante la primera parte del especial que no solo lastimó su cadera, sino que también que hirió su espíritu competitivo, ya que se retrasó mucho.

Muy emocionada, aguantando el llanto, respondió a El Comercio y contó que sufrió una caída apenas iniciado la competencia. No vio una piedra y en un derrape cayó pesadamente. La parte izquierda de su cadera sufrió todo el impacto.

"Un mal día para tener problemas. Tengo la cadera un poco hinchada", nos cuenta. Mal día porque se trataba de la etapa supermaratón para las motos de élite, es decir, que no podía recurrir a su asistencia para solucionar cualquier problema mecánico.

De otro lado, si bien la española no se atreve a comparar lo que es este Dakar con lo que se vio en Sudamérica. ¿Qué se puede extrañar de Perú?, le preguntamos. “La gente”, respondió, agradeciendo el apoyo que siempre encontró en el pueblo del continente americano.

Ahora con el equipo Gas Gas, tras dejar KTM, Laia busca seguir siendo protagonista en la carrera. Sin embargo, esta caída le genera un problema con los tiempos.



No te pierdas

No te pierdas