Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE) (Foto: GEC)
Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE) (Foto: GEC)

Con más del 70% de la trabajando informalmente, el gobierno del presidente parece estar decidido a luchar contra dicha situación.

Por eso no resultó extraño cuando, faltando pocas semanas para despedir el 2018, desde el Ejecutivo anunciaron que los ministerios de Economía () y Trabajo () tomarían las riendas de la ansiada , que se ha convertido en uno de los problemas más preocupantes para nuestra economía.

► 
► 

Considerando que el principal objetivo de la titánica tarea que enfrentará la nueva titular del MTPE, Sylvia Cáceres, apunta a aumentar la formalización en este sector, el propio ministro de Economía, Carlos Oliva, ha reconocido que una de las prioridades de la reforma será la “flexibilización”.

Por ello, Marcel Ramírez, profesor de la Escuela de Gestión Pública de la Universidad del Pacífico (UP), sostiene que la reforma laboral debe verse, en primer lugar, como un medio para revertir el atraso que nuestro país tiene en términos de desarrollo, más aun cuando seguimos en la “trampa del ingreso medio”. 

En ese sentido, sugiere que esta reforma sea vista no solo como un camino para reducir la informalidad, sino que sirva para promover la productividad y el emprendedurismo a nivel de pequeñas y medianas empresas, pero buscando a los ciudadanos como verdaderos aliados.

“Debemos sensibilizar a la ciudadanía respecto a que los costos de la informalidad son mucho más altos que los beneficios que recibe solo un 30% de la población empleada, y que hay un círculo vicioso de regulaciones extremas, no solo laborales, que refuerzan la informalidad, el incumplimiento tributario, la inequidad, el débil crecimiento y mayores brechas sociales que debilitan el sentido de cohesión social”, afirma. 

TAREAS PENDIENTES

Haciendo eco de lo señalado hace algún tiempo por el Foro Económico Mundial, la Asociación de Exportadores () ha saltado a la palestra para sugerir que la reforma laboral que emprenderá el actual Gobierno no debe apuntar a un régimen laboral único, sino que debe tomar en cuenta la realidad de cada sector productivo.

Mientras que desde la Cámara de Comercio de Lima () abogan por la creación de un régimen laboral especial para la contratación de jóvenes, y también insisten en mantener los regímenes laborales especiales para las mypes y para los sectores agrario y exportaciones.

Y aunque el ministro Carlos Oliva se ha preocupado por dejar en claro que no se van a modificar los derechos fundamentales de los trabajadores, como vacaciones, CTS o gratificaciones, queda claro que el gran reto de la ministra Cáceres –encargada de encabezar la ansiada reforma– será lograr el consenso para que esta encuentre el equilibrio para trabajadores y empresarios.

Por esa razón, Marcel Ramírez sugiere premiar la formalización mediante un pacto tripartito entre empresa, trabajadores y Estado, incorporando beneficios tributarios focalizados a quienes suscriben este pacto por la productividad y formalización.

TAGS RELACIONADOS