La hamburguesa deja el 'fast food' para ser un negocio gourmet
La hamburguesa deja el 'fast food' para ser un negocio gourmet
María Rosa Villalobos

Por mucho tiempo el concepto de estuvo relacionado a comida no saludable que se prepara con insumos prefabricados y aditivos; en pocas palabras: la hamburguesa era sinónimo de ‘’.

Este concepto ha cambiado debido a las nuevas opciones de hamburguesería que han aparecido en el mercado en los últimos cuatro años. 

Papachos –de – optó por darle a la hamburguesa un trato artesanal sin carne congelada. “La idea era verlo como un restaurante más que como un ‘fast food’”, dice Diego Alcántara, chef corporativo de esta cadena. Parte del “jale” de Papachos, cuenta, es que busca peruanizar el concepto estadounidense de hamburguesa, por lo que la carne utilizada es 100% nacional. 

Por el contrario, el restaurante New York (NY) Burger de la empresa Puerto Madero –también dueño de La Bistecca– busca diferenciarse justamente por mantener el concepto estadounidense tanto en la decoración como en la oferta de platos, aprovechando el uso de alimentos frescos y ofreciendo carne Angus Beef premium. 

Por su parte, Juicy Lucy apostó también por una oferta saludable con un formato de ‘burger joint’. La carne americana Angus molida diariamente e importada en cortes primarios no lleva preservantes o aditivos, “a diferencia de la mayoría de hamburguesas de comida rápida”, indica Diego León de Peralta, dueño del restaurante, que cuenta con dos locales.

NUEVO MERCADO
Para Carolina Valerga, jefa de Márketing y Publicidad de Puerto Madero, las hamburguesas gourmet son hoy en día una tendencia, lo que se refleja en la expansión de este negocio. Coincide con ella Alcántara, quien indica que actualmente existen muchas hamburgueserías que muelen su propia carne.

Por otro lado, León de Peralta afirma que en estos últimos años la oferta de hamburguesas gourmet –antes inexistente– se ha consolidado, y cree que quizá hay demasiados sitios para este nicho. “Probablemente vayan quedando solo los mejores al final”, comenta. 

EXPANSIÓN
Las tres principales cadenas seguirán buscando escala. NY Burger inaugurará un nuevo local en mayo en Chacarilla. Juicy Lucy, por su lado, espera cerrar el 2016 con ventas de S/3,6 millones y crecer 10%. Además, no descarta llevar el negocio a Chile, Ecuador o Colombia. 

Por su parte, Papachos abrió su último local en Larcomar en diciembre del 2015, con una inversión de más de US$1 millón. Aunque no tiene planes inmediatos de salir al extranjero, planea hacerlo en un futuro. 

OFERTA VARIADA
 En los tres restaurantes, las opciones de ‘veggie’ se encuentran contempladas como menú alternativo, algo ciertamente novedoso e inexistente en hamburgueserías. 

“Comenzaron con tres hamburguesas y han llegado a tener hasta cinco. Como Papachos, te decimos que no vengas muy seguido a comer hamburguesas, aunque sea contradictorio. Entonces, puedes venir por una hamburguesa de lentejas”, indica Alcántara. 

Por otro lado, tanto Papachos como Juicy Lucy ofrecen panes artesanales hechos a diario, cervezas artesanales y ensaladas.  NY Burger, al igual que los otros dos locales, cuenta con opciones de ‘chicken sandwich’, postres y cocteles.

TAGS RELACIONADOS