El ruido y la contaminación preocupan en Santa Anita
El ruido y la contaminación preocupan en Santa Anita
Redacción EC

Noemí Carrasco vive en la calle Las Palmeras en . El departamento que alquila se ubica a pocos metros de una fábrica de llantas y de otra de envases plásticos. La suya es una zona que ha cedido ante el avance del comercio y la industria. Hoy su urbanización vive asfixiada por el aire y el ensordecedor paso de los camiones.

“Por la mañanas es imposible no sentir el olor a caucho y a plástico. Es lamentable decirlo pero nosotros, los vecinos, nos hemos acostumbrado a eso. Igual pasa con el ruido de los camiones y las fábricas que se han vuelto  algo normal”, señala Noemí.

Luis Zapata Ponce, vecino de la V etapa de la urbanización Santa Anita desde hace 40 años, señaló que en los últimos años la zonificación fue modificada de residencial a comercial, generando un impacto negativo.

“La avenida Los Ruiseñores y las calles que cruzan esta vía soportan una fuerte carga de vehículos. Pero lo peor de todo esto es la contaminación sonora que se genera”, señala Zapata.

Para el arquitecto José García Calderón, coordinador del Plan Metropolitano de Desarrollo Urbano Lima y Callao (), la zona cercana a la Carretera Central formó parte del eje industrial de los años 40 y 50. Con el crecimiento de la ciudad este espacio se convierte también en zona residencial.

“Lo que se planea es mover las zonas industriales que hoy están dentro de la urbe y ubicarlas en Ancón y Lurín. Esto también beneficiaría a las empresas que hoy no tienen cómo crecer”, señala  García Calderón.

PISTAS Y CONGESTIÓN
El tráfico es otro dolor de cabeza para los vecinos del distrito y para quienes utilizan sus vías para movilizarse. La gran cantidad de camiones de carga pesada genera tráfico y malestar. Ingresar a la desde la calle Bolognesi puede tomar hasta 10 minutos, pero lo peor ocurre en las vías cercanas a las fábricas.

“Estas son calles que han sido dañadas por el paso de estos vehículos. Además son espacios muy pequeños en donde otro auto no puede pasar”, comenta Raúl Vergara, que recoge pasajeros en el Mall Aventura Plaza.

El Comercio se comunicó con la Municipalidad de Santa Anita y el área de Imagen quedó en responder a nuestras consultas. Sin embargo, hasta el cierre de esta nota no hubo respuesta.