El 8 de agosto un derrumbe en la Costa Verde, a la altura del malecón Castagnola (Magdalena), evidenció el peligro del acantilado. Estudios confirman que el riesgo continúa.
El 8 de agosto un derrumbe en la Costa Verde, a la altura del malecón Castagnola (Magdalena), evidenció el peligro del acantilado. Estudios confirman que el riesgo continúa.
Cristina Fernández

Veinte días después del derrumbe en la a la altura de , todas las instituciones involucradas en la prevención de riesgos, de estudios de suelos y los gobiernos locales se reunieron para analizar la situación de los acantilados. El (Indeci), que convocó la reunión, presentó un informe de la compilación de estudios técnicos, el cual entre sus principales conclusiones señala que no solo el área del talud se encuentra en alto riesgo, sino también las construcciones aledañas.

► 
► 
► 

En el documento se indica que hay otros sectores de la Costa Verde donde antiguas quebradas o socavones fueron utilizadas tiempo atrás como botaderos de desmonte y basura de la ciudad.

“Bajo estas consideraciones, se hace necesario proyectar estudios geotécnicos y geofísicos que determinen con precisión las áreas inestables y susceptibles a desprenderse, el volumen de material, y se establezcan las recomendaciones técnicas para reducir el riesgo y mejorar la seguridad”, concluye el informe del Indeci.

Alejandro Moreno, presidente del consejo directivo de la Autoridad Autónoma de la Costa Verde, informó que el 12 de agosto convocó a una reunión con los alcaldes en la que se llegó a primeros acuerdos, como la evaluación integral de las edificaciones, delimitar las zonas de riesgo y desarrollar trabajos de estabilización en la zona del derrumbe. La próxima semana se realizará la siguiente reunión.

“Debemos ser más ejecutivos y establecer un expediente técnico para estabilización de taludes. Para eso necesitamos un proyecto de inversión pública transversal”, indicó Moreno.

Los representantes del Ingemmet, IGP, Ministerio de Vivienda, Cenepred, COEN, la Autoridad Autónoma de la Costa Verde, de las municipalidades de San Isidro, San Miguel, Chorrillos, Lima y los alcaldes de Magdalena y Miraflores acordaron armar una agenda de trabajo para, entre varias acciones, realizar los estudios que identifiquen las áreas críticas de la Costa Verde. Además, formular proyectos de inversión y gestionar los recursos necesarios.

El alcalde de Magdalena, Carlomagno Chacón, consideró que la reunión de ayer es la más importante que se ha realizado desde que ocurrió el derrumbe.

—La emergencia—
En la reunión, varias instituciones se mostraron a favor de la declaratoria de emergencia de la Costa Verde que viene solicitando la Municipalidad de Magdalena. “Estamos a favor para que se lleven a cabo las acciones necesarias. Permitirá desencadenar actividades para abordar el tema de manera más sostenida”, dijo Juvenal Medina, titular de la Dirección de Preparación del Indeci.

Carlos Estrada, director del programa Nuestras Ciudades del Ministerio de Vivienda, señaló que sí se dan las condiciones para esta declaración. “Lo urgente es salvaguardar la integridad física de todos los que viven y transitan por allí. Lo necesario son los proyectos de inversión para todos los acantilados de la Costa Verde. La declaración es lo más urgente”, precisó.