Módulos Temas Día

Más en Latinoamérica

Chile: Investigan a otro sacerdote acusado de abusos sexuales

La Orden Capuchina prohibió temporalmente al sacerdote acusado, Sergio Uribe Gutiérrez, ejercer el ministerio públicamente y tener contacto con menores de edad

Chile

Los abusos sexuales de miembros de la Iglesia Católica fueron el centro de las críticas al papa Francisco durante su reciente visita a Chile. (Foto referencial: AP/Esteban Felix)

AP

La Orden Capuchina en Chile confirmó hoy una investigación canónica sobre el sacerdote Sergio Uribe Gutiérrez, acusado de presuntos abusos sexuales a niños cuando ejercía como párroco del Instituto Alonso de Ercilla, perteneciente a la Congregación de los Hermanos Maristas.


Tras un comunicado difundido este lunes, la orden aseguró que luego de saberse esa información se inició una investigación canónica previa para conseguir los antecedentes del caso y aclarar lo sucedido.

"Con la finalidad de dar las debidas garantías a las personas denunciantes, hemos solicitado a un perito ajeno a la fraternidad Capuchina que prosiga y concluya la mencionada investigación canónica", iniciativa que asumirá el sacerdote David Albornoz, añadió la nota.

Asimismo, la Orden Capuchina, a la que pertenece actualmente el sacerdote acusado, informó que, como medida cautelar, mientras se desarrolla esta investigación, "fray Sergio Uribe tiene prohibición de ejercer el ministerio públicamente y de tener contacto con menores de edad".

Los Hermanos Maristas de Chile, parte de una congregación religiosa católica con fines educativos a nivel internacional, admitieron hace algunas semanas haber silenciado en los últimos 40 años presuntos abusos sexuales cometidos contra una treintena de alumnos de esa orden.

Al menos unos siete docentes son investigados por dichos delitos en contra de ese número de jóvenes.

Jaime Concha, uno de los ex alumnos del Instituto Alonso de Ercilla denunciantes de abusos, señaló a Radio Cooperativa que no tiene mayores expectativas en las indagatorias eclesiales, porque estas "suceden a destiempo, se intenta descalificar a las víctimas y se les trata de denostar como que muchas de ellas están mintiendo".

En los últimos 15 años, desde el caso de Andrés Aguirre, el llamado "cura Tato" -que fue sentenciado a 12 años de presidio-, 80 sacerdotes y religiosos católicos han sido acusados en Chile de delitos de connotación sexual.

De ese total, 45 fueron condenados por la justicia civil o canónica, y de ellos 34 tuvieron como víctimas a menores de edad.

Tags Relacionados:

Chile

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada