Redacción EC

Bagdad (Agencias) La facción yihadista de continúa su violento avance sobre el territorio iraquí. Luego de que el martes tomara la segunda ciudad más importante del país, , los terroristas emprendieron un nuevo camino hacia la localidad de Kurkik, a 100 km. al este de Mosul y 250 km. de .

Según fuentes locales, el grupo de extremistas ya habría ocupado edificios gubernamentales en localidades aledañas a la ciudad y estarían acampando a las afueras de la misma. El recinto ocupado más importante está en Al Zab, se trata de un edificio de seguridad ubicado en la rivera occidental del río Tigris, que sirve para conectar la ciudad petrolera de Baiji con la zona este del país. 

UN CAMINO DE SANGRE Y EXILIO
"Mosul es como el infierno. Está en llamas", dijo a la prensa una desesperada mujer. Amina Ibrahim, es una de las 500 mil personas desplazadas, quien ha abandonado su hogar junto a sus hijos, rumbo al este de Mosul. "Perdí a mi marido por la explosión de la bomba en 2013, no quiero que a mis hijos les pase lo mismo", agregó.

Las parecen incapaces de controlar el avance diario de los extremistas. Mosul y Kirkuk son dos de las ciudades que el grupo terrorista ha ocupado en los últimos días. Avances que refuerzan su experiencia sobre lo que es controlar una provincia entera, como Nínive, al norte. 

En Kirkuk, los extremistas han ejecutado a 15 miembros de las fuerzas iraquíes. Entre las víctimas mortales se registraron policías, soldados y activistas que se oponen a .