Johnny Aurazo

Angustia y desesperación ha causado la caída del puente Virú, ubicado en la provincia del mismo nombre, en . Desde anoche, tras el desplome de la vía, no hay conexión terrestre desde la ciudad de Trujillo hacia la provincia de Virú y el sur del país.

La caída del puente, debido al fuerte caudal del río, ha dividido literalmente en dos a la provincia de Virú. Mientras la policía mantiene cerrada la vía y ha formado cordones humanos por ambos lados, un grupo de pobladores insiste con querer pasar.

Ante esta situación, un grupo de vecinos, en su mayoría jóvenes, ha cometido la imprudencia de cruzar el río Virú a nado. Esto pese a la fuerza de las aguas y a las advertencias de la policía.  

En ambos tramos de la Panamericana Norte se han formados enormes filas de vehículos. Incluso, una familia que llevaba un ataúd en el techo de un auto tuvo que regresar a Trujillo.

Camino alternativo

El vicepresidente y ministro de Transportes y Comunicaciones, , informó esta tarde que la recuperación del puente Virú, de una extensión de 120 metros, tardará varias semanas.

No obstante, agregó que en un plazo de 48 horas el puente La Alameda, ubicado a unos kilómetros del puente Virú será reparado y habilitado para normalizar el tránsito de personas y vehículos. 

ACTUALIZACIÓN

A las 5:30 p.m. de hoy se reportó que el caudal del río Virú ha crecido peligrosamente. Algunos centros poblados, en ambas márgenes del río, se han inundado.

Lee también: