Gunter Rave: “Soy uno de los reporteros elegidos para las desgracias”. FOTO: Lino Chipana / GEC.
Gunter Rave: “Soy uno de los reporteros elegidos para las desgracias”. FOTO: Lino Chipana / GEC.
Miguel Villegas

Antes de entrar todos los días a todas las casas que tienen TV, cumple el mismo ritual, como si fuera la última vez: busca si tiene una nueva mascarilla N95 y si no, confirma otra en el canal. Luego contesta los chats de whatsapp de noticias, habla con su camarógrafo y revisa en la cochera si están el short y la camiseta que se pondrá apenas vuelva a su casa, luego de contarle al Perú cómo mata el . No es médico, es periodista, con 26 años de experiencia en todos los desastres en el país de los desastres. Y por eso, sabe que su oficio también puede salvar una vida.

La de Martha, por ejemplo, su madre de 72, su compañera.

¿Qué es lo primero que haces cuando vuelves de hacer los microondas con América TV?

Me baño como nunca me he bañado en mi vida. Llego a casa, me quito la ropa, busco un short que dejo en la cochera y me cambio, luego de haberme desinfectado en el canal. Estoy en mercados, en la calle y el protocolo de limpieza ahora tiene que ser único. Y lo hago, sobre todo, no tanto por mí sino por mi madre. Mi único temor es salir y contagiarme. Y contagiarla a ella.

¿Hace cuánto no se abrazan?

Ufff. Le mando un beso volado aunque el otro día no pude y le di un beso en la frente.

¿Cómo es tu protocolo de seguridad?

El canal (América TV) nos da una N 95 para todos los días, gracias a Dios. Yo tengo un tema con los guantes. Tengo una prima que es médico y me dice que solo los use cuando voy a agarrar las cosas. Por ejemplo, cuando tengo contacto en una entrevista, sí, los uso. Por si me salpique algo. Los guantes contaminan más, es lo que me han dicho los doctores.

Quien ha seguido tu carrera periodística intuye que te ha tocado cubrir todas las fatalidades.

Todas las desgracias en el Perú me han tocado, eso parece.

¿Por qué?

En el canal somos 4 o 5 los escogidos para este tipo de coberturas. Ya se sabe. América ha juntado a capos. Están Fernando Llanos, Daniel Castillo, Marco Calderón... y bueno, yo. Los elegidos para las desgracias. Siempre he creído que las coberturas grandes son 70% suerte y 30% la habilidad que tengas tú para contarla. Estar en el lugar preciso. A veces las noticias pasan por tus narices y no te das cuenta. La experiencia te ayuda a observar mejor y no a quedarse mirando.

¿El coronavirus es la más dura que te tocó?

Sí. Mil veces un huayco que esto. Porque el coronavirus está matando mucha gente y no sabes dónde está, ni quién lo tiene, o si te contagias o no. Porque ves gente sufriendo en la calle, hospitales colapsados, porque ves que los muertos siguen creciendo y no se puede controlar.

¿Lo que no se ve en la televisión es peor? ¿Te ha tocado ver cadáveres apilados en hospitales?

Felizmente no se ha dado aquí tener que ver cadáveres embolsados en la calle. Gracias a Dios. Pero en los hospitales es así. Médicos que nos llaman y nos cuentan o nos envían imágenes que son tan crudas que no podemos pasar.

¿Qué haces entonces?

Tratamos de ayudar. Me pasó con un médico de Lambayeque: un video con imágenes de muertos apilados en un depósito. Eso no se puede pasar en la TV. Lo que hacemos entonces es llamar por ayuda a los teléfono de emergencia y a veces no nos hacen caso. Eso es impotencia pura. Mis respetos por todos los médicos, enfermeras y policías que están en primera línea y que a veces tienen que soportar que gente irresponsable les haga la bronca (sic). ¡Porque están cuidando su vida! Es increíble.

¿Estábamos preparados para una pandemia de este tamaño?

No, nadie. En el mundo muy pocos. Mi papá es alemán y vive allá. Tenía que ir a visitarlo ahora en mayo pero todo se cortó. Cuando hablamos, me dice que todo está controlado por las autoridades, hay aislamiento pero con disciplina, una distancia para hacer algunas caminatas. Él me explica que en Alemania es así porque han pasado muchas guerras y eso los ha disciplinado. si te dicen 2 metros, 2 metros. Esa es la ventaja de ellos con nosotros.

¿Su disciplina les salva la vida?

Y su pasado. Yo creo que es eso. He ido muchas veces a Alemania. Son muy estrictos. Esa cultura los está salvando.

¿Te gustaría volver a conducir un noticiero o estás bien en la calle?

Me gusta el contacto con la gente y en los microondas narrar no solo lo que se ve en pantalla sino lo que hay más allá. Lo estamos haciendo con Federico (Salazar) y Verónica (Linares) en las mañanas. Por ejemplo, grabamos gran cantidad de guantes tirados en la calle y aprovechamos para decir: ¿sabes cómo quitartelos? y se lo explicamos. Vamos sacando temas de la misma calle. No solo se trata de describir lo que estás viendo.

Mucha gente en redes sociales dice que deberías volver a conducir.

Yo soy feliz donde el canal me ubique. El trabajo que me den.

¿Te parece que a los nuevos reporteros la calle les parece solo un tránsito, que no les gusta?

No, creo que no. Todos quieren hacer periodismo. Pero hay una diferencia de mi generación. Tengo 49 años, acabo de cumplirlos en marzo. A nosotros nos criaron distinto que a los millenials. Éramos disciplinados o en todo caso, era otra la disciplina. En el colegio, cuando cometías una falta, a mí me daban una carajeada e íbamos con miedo a casa porque te caía el doble. Estamos formados así. Ahora el mundo ha cambiado: hay muchos que quieren todo fácil, ahorita, ya.

¿Cuestionan más que escuchan?

Sí. Nosotros antes escuchábamos. Panamericana TV ha sido una gran escuela. Por ejemplo, yo estaba tipeando mi reporte y pasaba José Mariño por mi computadora y me decía: "oye, ¿por qué no levantas por aquí? Y la chuntaba. Ahora te dicen: “oye, yo ya sé”. No son todos, felizmente.

¿Qué puede pasar con el coronavirus en el Perú?

Yo creo que se va a extender, por los contagios. Tenemos que llegar al pico. La vacuna ya está en camino, entiendo, hay esfuerzos en todo el mundo, también en Perú: en Pisco hay un laboratorio dedicado a hacer medicamentos para aves que trabaja en eso. Hasta que llegue a todo el mundo van a pasar un par de años. Imagínate que salga la vacuna en agosto, que la compren y la manden; enero. Y eso. Que la distribuyan. El mundo ya no es el mismo. Empezando por la naturaleza, que ha ganado su espacio. Ahora solo hay que mantenerla así.

¿Cómo ha sido recibir estos elogios hacia tu trabajo, tan abrumadores?

No sé qué ha pasado en mi vida, qué he hecho, les decía a mis compañeros, para que todas las luces estén conmigo. Este trabajo que hago yo lo cumplimos todos. Ustedes. Todos. Porque la noticia es, tienes que estar cuando aparece, nada más. No espera.

El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido informativo sobre el coronavirus.

--------------------------------------------------------

¿Qué es un coronavirus?

Los coronavirus son una amplia familia de virus que pueden llegar a causar infecciones que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, que se pueden contagiar de animales a personas (transmisión zoonótica). De acuerdo con estudios, el SRAS-CoV se transmitió de la civeta al ser humano, mientras que el MERS-CoV pasó del dromedario a la gente. El último caso de coronavirus que se conoce es el covid-19.

En resumen, un nuevo coronavirus es una nueva cepa de coronavirus que no se había encontrado antes en el ser humano y debe su nombre al aspecto que presenta, ya que es muy parecido a una corona o un halo.

¿Qué es la covid-19?

La covid-19 es la enfermedad infecciosa que fue descubierta en Wuhan (China) en diciembre de 2019, a raíz del brote del virus que empezó a acabar con la vida de gran cantidad de personas.

El Comité Internacional de Taxonomía de Virus designó el nombre de este nuevo coronavirus como SARS-CoV-2.

TAMBIÉN PUEDES LEER: